Ofreció una serenata en el Teatro Universitario

De WikiNoticias UANL

25 de noviembre de 2009

Creadas originalmente para interpretarse por la noche, tres obras de Mozart, Tchaikovski y Brahms deleitarían al público que asistiría al concierto de la Orquesta Sinfónica de la UANL, en el Teatro Campus Mederos.


Por Judith Itzel Montes Solís

La Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León ofrecería una serenata a sus seguidores, este 26 de noviembre, en el teatro del Campus Mederos, con tres obras de Mozart, Tchaikovski y Brahms.

El séptimo programa de la OSUANL integraría estas piezas musicales creadas para ejecutarse de noche, escenario envuelto por el misterio de la obscuridad, el romanticismo de la luna y la magia de las estrellas.

La conformación de este concierto, refirió el director Raúl Gutiérrez, estaría inspirado en el programa “El amor y la muerte”, interpretado por el ensamble universitario durante el mes de junio.

El director asistente de la orquesta comentó que la palabra serenata proviene del italiano, “alasera” que significa noche, de ahí la característica de que estas obras fueron creadas para tocarse al aire libre, al amparo de manto estelar.

Aunque este estilo de música nace en el periodo barroco, alcanzan su auge en el clásico, se convirtió en algo muy común escuchar a diversos en la mayoría de los países europeos, agregó Gutiérrez.

Las obras que se tocarían el 26 de noviembre a las 20:30 horas en el Teatro Universitario, serían: “Serenata No. 11” de Wolfgang Amadeus Mozart, “Serenata para cuerdas” en de Peter Ilich Tchaickovsky, y “Serenata No. 1” de Johannes Brahms.

La primera serenata del concierto, contaría con la característica principal de ser una obra hecha para instrumentos de aliento: dos oboes, dos clarinetes, dos conos y dos fagots, que serán los elementos que estelarizarán la noche.

La “Serenata No 11 en mi bemol mayor”, es uno de las obras de más interesantes, ya que está acompañado de un relato del mismo Mozart; la “Serenata para cuerdas en Do mayor, Op. 48” de Peter-Ilitch Chaikowsy, que ha sido considerada por la crítica como una obra perfecta dentro del género y una digna sucesora de las típicas serenatas dieciochescas, de las que Mozart fue el gran maestro.

“Serenata No. 1 en Re mayor, Op. 11” de Johannes Brahms, la cual es una de las dos únicas serenatas que escribió el compositor alemán, ya que abarcó este género con escaso éxito.

“Esa noche puede ser muy interesante para el público, y sobre todo bella”, comentó el director asistente Raúl Gutiérrez, ya que afirmó ser interesante por el concepto de los autores hacia la noche y bella por ser una música de alto valor estético.


Herramientas personales