Nos falta construir una democracia de ciudadanos

De WikiNoticias UANL

7 de marzo de 2007

Tenemos instituciones y normas democráticas pero lo que no tenemos todavía en México son ciudadanos debidamente preparados para vivir la democracia y para dar ese paso es importante la educación ciudadana, afirmó Gilberto Guevara Niebla.

Tenemos instituciones y normas democráticas pero lo que no tenemos todavía en México son ciudadanos debidamente preparados para vivir la democracia y para dar ese paso es importante la educación ciudadana, afirmó Gilberto Guevara Niebla.

Este 7 de marzo de 2007 el profesor del Colegio de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional (UNAM), afirmó la necesidad de construir una democracia de ciudadanos, es decir, una donde participen realmente en el gobierno de su sociedad.

Sin embargo, la cultura política actual es vieja, “fenómenos como la corrupción, el paternalismo, el clientelismo, la compra y venta de votos, la demagogia son moneda corriente en la vida nacional, lo vimos en la elección presidencial y lo seguimos viendo en las elecciones locales”.

Esta es producto de 70 años de régimen presidencialista, autoritario y corporativo que se trasfiere políticamente a la educación donde se enseñó a obedecer, pero no a mandar ni a gobernar, “podríamos hacer una crítica muy dura contra la educación que se fomentó durante setenta años”, dijo.

Guevara Niebla afirmó que frente a esto, las dos grandes tareas por emprender en materia educativa son, por un lado generar una nueva generación de líderes políticos que compartan los valores de la democracia honestos, sencillos, críticos, con una gran capacidad de servicio a la comunidad y, por otro lado, formar a los ciudadanos para que gobiernen.

El tipo de ciudadano a formar se relaciona con el modelo de democracia que se quiere construir, en este caso, según la postura de Guevara Niebla, apoyado en Giovanni Sartori, Robert Dale y Norberto Bobbio, es la democracia liberal.

Se requieren elementos sustantivos de la democracia como libertades básicas, estado laico, estado de derecho, bienestar, seguridad y justicia, así como los elementos adjetivos como poder ejecutivo y legislativo electo, electores con peso en su voto sin distingo de ninguna clase, contienda y alternativas reales, entre otros.

Pero en México estas precondiciones no están dadas con 44% de la población pobre y 16% en pobreza extrema, y el otro gran sector perdido en la economía de consumo en olvido, desprecio, ignorancia, desconfianza e insatisfacción de la vida política.

Además, resultó lamentable el intento de formación moral en la educación a través de la materia de formación cívica y ética incorporada en 1999, según la evaluación de 2003 del Centro de Estudios Educativos.

“Tenemos un problema con la educación nacional –advirtió- la educación debe servir para la vida, sino sirve para la vida, es una educación inútil. Y un aspecto de la vida de los seres humanos es la organización política de las sociedades”.

Herramientas personales