Noche de danzones en el Aula Magna

De WikiNoticias UANL

26 de mayo de 2009

“Danzones de siempre: México y Cuba”.

El Aula Magna se vistió de guayabera, malecón, atardecer veracruzano y Habana Vieja, sonaron danzones legendarios, “Bodas de oro” de Electo Rossell “Chepín”, “Lindas cubanas” de Antonio María Romeu, “La mora” de Eliseo Grenet y todo el concierto “La Charanga” de la Orquesta Danzonera de Monterrey fue una evocación.

Bajo la dirección del maestro Guillermo Villarreal (Premio UANL (Universidad Autónoma de Nuevo León)a las Artes 2006) la primera agrupación musical del norte de México especializada en este género ofreció el espectáculo “Danzones de siempre: México y Cuba”.

Las composiciones cubanas que durante siglos han vivido en los salones de baile de México irrumpieron de la flauta magistral de Carlos Enríquez, en los violines Lucía Rodríguez, Karla Enríquez y Rodrigo Martínez; Mauricio Alvarado en la viola, Ana Karen Rodríguez al violoncello, Antonio Hernández en el contrabajo, Gustavo Ramos y Miguel Tovar en las percusiones, y un invitado especial: el habanero Alejandro Cervantes que puso un toque cubanísimo al conjunto sonoro desde su piano.

Los arreglos y versiones a cargo del maestro Daniel Guzmán Loyzaga, el entonces director de la Orquesta Sinfónica de Santiago de Cuba, sedujeron a un público abundante y de edades diversas. Tras escuchar otros temas como “El que más goza” de Orestes López, “Fefita” de José Urfé, “El niche” de Félix Reina, “Masacre” de Silvio Contreras, “Reina Isabel” de Chepín y “La flauta mágica” de Romeu, los asistentes pidieron otra, recibiendo la popular “Engañadora” de Enrique Jorrín y un popurrí de danzones, verdadero cierre de oro.

Bailarines del taller Patio del Danzón, bajo la dirección de Maru Ayala y Miguel Velazco, dibujaron pasos elegantes sobre el escenario del Aula Magna dotando de un especial colorido al espectáculo liderado por el maestro Villarreal.

Guillermo Villarreal, originario de Monterrey, ha sido director artístico de la Escuela de Artes Musicales y de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Nuevo León. Era el entonces director asociado de la Orquesta Sinfónica de Oriente, en Santiago de Cuba.

En Cuba se desempeñaba como director huésped de las orquestas sinfónicas de Matanzas, Camagüey, Holguín, Camerata Esteban Salas y de la Sinfónica de Oriente, así como de los conservatorios Amadeo Roldán y José María Ochoa. Hace seis años (al 26 de mayo de 2009) labora como maestro de la Facultad de Música de la UANL.

Herramientas personales