Noche de Consejo: Un legado poco conocido de la obra de Alfonso Reyes

De WikiNoticias UANL

24 de julio de 2009

Archivo:2207-173106.jpg
Doctor Alfonso Rangel Guerra, Premio Internacional Alfonso Reyes 2009

En el 2009 conmemora el 120 aniversario del natalicio, y el 50 luctuoso, de una de las figuras literarias más importantes de nuestro país: Alfonso Reyes.

El bien llamado Regiomontano Universal dejó un rico legado en las letras. Muchos escritores y literatos contemporáneos siguen su ejemplo como fuente de inspiración en la carrera por el arte de la palabra.

Mucho se ha escrito sobre la vida y obra de Reyes, destaca un trabajo del doctor Alfonso Rangel Guerra, Premio Internacional Alfonso Reyes 2009.

El doctor nos ofrece un análisis minucioso sobre uno de los poemas pocos conocidos de Alfonso Reyes: Noche de Consejo.

En este poema, Rangel Guerra encuentra que Reyes habla sobre un triste acontecimiento en su vida, la muerte de su padre, el general Bernardo Reyes, muerto durante una rebelión el 9 de febrero de 1913 frente a Palacio Nacional.

“Es un poema en el cual se acusa a sí mismo (Alfonso Reyes) de intentar obtener reconocimiento como poeta”, comenta el Dr. Rangel.

“Me intrigó mucho porque cuenta con tres estrofas: la primera dice que la nave de la media noche es la que explica los problemas de la vida, las circunstancias del vivir; la segunda cuenta, en primera persona Reyes, que ha notado en el cielo signos terribles que alteran el orden cósmico, entonces, dice que ahora está solitario y sin la mansión dorada que tuvo durante la niñez”, aseveró Rangel Guerra.

En el poema no se sabe porqué Alfonso Reyes habla de que perdió “el gozo de la vida y la Mansión Dorada”, refiriéndose a la casa que construyó su padre en Monterrey, y que se localizaba en la bifurcación de la calle Morelos e Hidalgo, en el centro de Monterrey; casa en la cual Reyes pasó su niñez.

Sin embargo, el doctor añade que “la tercera estrofa comienza muy categóricamente: Por ladrón lo he merecido. Por quererle arrancar al tiempo su condición de poeta”.

“Entonces, me interesaba mucho en ese poema porque no lograba descifrar lo que quería decir; después recordé que había una página en sus Memorias de Parentalia con el nombre de Crónica de Monterrey. En esa crónica Reyes escribe un texto sobre la casa de su padre, una casa muy bella donde había arcos, que seguramente es la casa a la que se refiere el poema Sol de Monterrey”, argumentó.


Herramientas personales