Necesario relacionar ciencia y sociedad

De WikiNoticias UANL

7 de octubre de 2008

El profesor Abdelkrim Hasni, académico de la Facultad de Educación de la Universidad de Sherbrooke, estuvo en la UANL.

El profesor Abdelkrim Hasni, académico de la Facultad de Educación de la Universidad de Sherbrooke, estuvo en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) para compartir la fórmula para enseñar las ciencias desde un programa basado en la ciencia y la tecnología.

A través de la Cátedra de Estudios de Investigación sobre el Québec Contemporáneo, el investigador explicó que el programa basado en ciencia y tecnología es más bien una construcción social de diferentes influencias en el que se debate mucho sobre desafíos como el contenido y la interdisciplinariedad.

Fue en el auditorio “Alfonso Rangel Guerra” de la Facultad de Filosofía y Letras donde se llevó a cabo la octava edición de esta cátedra que fue inaugurada por el doctor Jesús Ancer Rodríguez, entonces Secretario General de la Universidad Autónoma de Nuevo León, quien estuvo acompañado por el maestro José Reséndiz Balderas, entonces director de la escuela de humanidades.

MODELO EDUCATIVO BASADO EN CIENCIA Y TECNOLOGÍA

En las instituciones de educación en el mundo, hay desafíos de dos tipos en relación al modelo educativo basado en ciencia y tecnología: formar futuros científicos y técnicos; y el desafío cultural, dado que vivimos en una sociedad marcada por la tecnología y muy poca formación científica que también es necesaria.

“Estos desafíos nos han llevado a un gran número de países para reformar el sistema de educación, Québec hizo lo mismo y comenzó una reforma mayor de la enseñanza científica y tecnológica de una forma particular en la que el Ministerio de Educación tuvo mucho qué ver par definir orientaciones precisas”, dijo Abdelkrim Hasni.

Durante su conferencia “Los nuevos retos de la educación científica y tecnológica en Québec: el contenido de la educación y las prácticas de enseñanza”, el académico canadiense explicó que la ciencia y tecnología deben tener un vínculo estrecho con otras disciplinas del conocimiento.

“En un estudio hecho en Québec pudimos observar que en las secundarias las ciencias no son una disciplina fundamental como es la enseñanza del francés, el inglés o las matemáticas; en cambio, los maestros que trabajan las ciencias saben que es necesario una interdisciplinariedad”, enfatizó.

El invitado a la Máxima Casa de Estudios expuso su ponencia desde tres puntos distintos: contextualizar la enseñanza científica y tecnológica en el cuadro de reforma por competencias que considera al mismo tiempo a la educación científica y tecnología con la formación de la enseñanza; ofreció un cuadro conceptual curricular para el estudio de la educación científica y tecnológico e hizo una aproximación a la investigación y la enseñanza con la intención de mejorar la educación científica y tecnológica.

Abdelkrim Hasni abundó en cada uno de los puntos señalados arriba y dejó claro que los trabajos de la educación científica deben apoyarse sobre un buen número de preguntas en tres dimensiones: el aspecto disciplinario, las ligas entre las problemáticas de la vida cotidiana y ahondar en la naturaleza del quehacer científico.

“Es muy importante que el aprendizaje de las ciencia no se limite a la adquisición de ciertos conceptos, es vital que se introduzca a los desafíos sociales que están unidos, que los alumnos lleguen más allá de los centros, que se den una idea de lo que es la ciencia y su relación con la sociedad”, insistió.

En esta octava edición de la Cátedra Québec también participó el catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras, doctor José María Infante con la ponencia “Problemas de la enseñanza de las ciencias sociales”, para tener la visión de dos académicos universitarios.

Herramientas personales