Mujeres trabajan doble jornada

De WikiNoticias UANL

8 de marzo de 2011

Por cuestiones económicas o voluntarias, el 42.5 por ciento de las mexicanas de 14 años y más, participan en la fuerza productiva del país; mujeres que además de cumplir su jornada de trabajo fuera del hogar, realizan los quehaceres domésticos.

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) reporta que el 42.5 de las mujeres de 14 años y más, forman parte de la población económicamente activa (PEA), de las cuales, 96 por ciento combina sus actividades con quehaceres domésticos.

“Estamos hablando de una doble jornada, que trabaja la mujer dos veces, porque independientemente de que tenga quien la apoye en el hogar, que no siempre es así, de todas formas ella sigue siendo la responsable de todo lo que ocurra al interior”, comentó la doctora María Luisa Martínez Sánchez al conmemorarse el Día Internacional de la Mujer.

La Directora de la Facultad de Filosofía y Letras reconoció el incremento de espacios para el desarrollo profesional y laboral de las mujeres, pero no tienen las condiciones de equidad, ya que su remuneración es inferior al de los hombres, sufre discriminación, por la dificultad de acceder a puestos de toma de decisiones y de tener el cuidado de la familia.

"Hace algunos treinta años, la participación andaba en el nueve o 10 por ciento; ahora estamos más del 40, entonces quiere decir que independientemente que sean cuestiones económicas o voluntarias, las mujeres quieren seguir participando en la fuerza laboral.

“La participación crece y continúa creciendo, pero sí hay muchos temas pendientes alrededor de esta participación como la asignación de tareas y el compartir; parece que sí estamos muy dispuestos a compartir los salarios, pero no a compartir las tareas del hogar, entonces eso culturalmente está costando y sigue costando”, comentó la socióloga de la UANL.

Frente a esta situación Martínez Sánchez se cuestiona ¿por qué si la mujer trabaja dos veces, sigue saliendo de casa para incorporarse a la fuerza productiva?, y responde: “algo gana la mujer en autoestima e independencia cuando participa en la fuerza laboral porque no hay otra explicación que ella continúe con una doble carga”.

En la cuestión de los salarios la socióloga mencionó que en México y en todo el mundo las remuneraciones económicas no son iguales y que hay una discriminación de género en esas cuestiones.

"Indiscutiblemente hay un proceso de inequidad, de desigualdad, porque es estructural y social, las mujeres llegan hasta ciertas posiciones, pero ya no brincan a las primeras, entonces, hay algo cultural que también se le niega", dijo la doctora Martínez Sánchez.

El INEGI reporta que el ingreso por hora trabajada en todos los niveles educativos es mayor en los hombres y se hace más pronunciado cuando el nivel de escolaridad es mayor; las mujeres con instrucción medio superior y superior ganan 5.4 pesos menos por hora que los varones con la misma instrucción.

Frente a estas desigualdades, la profesora e investigadora de la Universidad Autónoma de Nuevo León concluye: "los retos hacen que el espíritu se fortalezca y una vez que la mujer dice con toda la voluntad, quiero hacer esto, ya es difícil que la detengan cuestiones de prejuicios sociales y culturales”.

Por su parte, la Coordinadora del Colegio de Sociología de la UANL, Rebeca Moreno Zúñiga comentó que las mujeres son las que están impulsando al cambio y se enfrentan a varias situaciones, y hasta que trascienden en cuestiones laborales, educativas u otras actividades, se les toma en cuenta.

”Creo que una mujer que se decide a aceptar retos es una mujer que se enfrenta con muchos obstáculos, que vienen de su propia familia y de la sociedad en general, tiene que demostrar que es buena y que se lo está tomando en serio; emocional y físicamente es un costo muy alto el que juega porque no siempre se cuenta con el apoyo del varón y esas son las cosas que tendrían que cambiar”.

Herramientas personales