Mujer de letras, filosofía y vocación humanista

De WikiNoticias UANL

13 de marzo de 2007

A la mujer se le agolpan las responsabilidades en el pecho y no importa cuántas sean, alguna fuerza natural le permite echarlas a andar. Sólo esto explica la trayectoria de Alejandra Rangel Hinojosa, mujer de útiles acciones constantes en favor del progreso humano, de modestia casi tímida, la cual mostró al recibir el Premio Flama, Vida y Mujer, en la categoría de Desarrollo Gubernamental.

A la mujer se le agolpan las responsabilidades en el pecho y no importa cuántas sean, alguna fuerza natural le permite echarlas a andar. Sólo esto explica la trayectoria de Alejandra Rangel Hinojosa, mujer de útiles acciones constantes en favor del progreso humano, de modestia casi tímida, la cual mostró al recibir el Premio Flama, Vida y Mujer, en la categoría de Desarrollo Gubernamental.

“Para mí es una sorpresa pues no estoy acostumbrada a los reconocimientos, pero sí es motivo de orgullo, sobre todo viniendo de la UANL y es un honor que asumo a nombre de muchísimas otras mujeres que trabajan día a día, que son muy exitosas y que de alguna manera viven en el anonimato. Esta puede ser una oportunidad para darles voz.”

Académica, ensayista, compiladora, mujer de letras y filosofía, funcionaria pública, humanista... protagonista, en fin, de tiempos retadores que hacen preciso un pensamiento colectivo coherente y equilibrado.

“Para las mujeres en cualquier época y, por supuesto, en esta actual, es muy complejo desarrollar el trabajo, las potencialidades, luchamos con una corriente un tanto adversa que es la de una sociedad sustentada en un sistema patriarcal, hecha por hombres y para hombres, donde las mujeres hemos tenido que demostrar mucho más que ellos, que conocemos cuáles son los caminos, que podemos crecer más, ser más fuertes, avanzar en las visiones y en todo nuestro desempeño.”

Presidenta ejecutiva del Consejo de Desarrollo Social del estado de Nuevo León desde 2003, Alejandra no pierde el brillo de mujer sensible, abocada al intercambio elocuente, la sonrisa, las innatas maneras femeninas y el diálogo enriquecedor. No sabe cómo, pero el tiempo le ha alcanzado a diario para enseñar, aprender, ayudar, contribuir...

“Pertenece a mis propias inquietudes, a mis deseos de trabajar en muchísimos campos, quisiera poder hacer aun más cosas, estar en muchos proyectos, pero las propias responsabilidades van poniendo sus límites, en ocasiones pienso que ni yo sé cómo acomodo mi tiempo. Ahorita tengo una responsabilidad muy demandante, estar al frente de las políticas sociales en el estado, pero también se da uno las habilidades y tal vez si tuviera demasiado tiempo, yo también me pregunto si podría hacer simultáneamente lo que estoy haciendo ahorita. O me confío, digo tengo más tiempo, lo puedo hacer otro día, pero no... Trato de aprovechar las horas de la noche, los ratos que tengo algo de libertad para ponerme a trabajar, y así sale todo.”

Como a todos, a ella también le cuesta definirse en una sola palabra. Sabemos que tanto hacer, en tantos ámbitos, dificulta la posibilidad de autodefinirnos. Pero Alejandra se esfuerza ante la pregunta y con gesto evocador, profundo, pronuncia una palabra que concreta su vida: ¡Universitaria!

PERFIL

Maestra en el área de filosofía de las universidades de Monterrey, ITESM y UANL, investigadora de temas socioculturales y editorialista del periódico El Norte. Fue directora del Sistema Estatal de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural del estado, presidenta del Consejo para la Cultura de Nuevo León, coordinadora nacional del Programa de Educación Artística y Desarrollo Integral en la Secretaría de Educación Pública en el área de educación básica. Actualmente se desempeña como presidenta ejecutiva del Consejo de Desarrollo Social del estado de Nuevo León.

Herramientas personales