Lucha de los pueblos indígenas requiere un nuevo enfoque

De WikiNoticias UANL

9 de marzo de 2011

La Universidad Autónoma de Nuevo León reconoció a la activista social Rigoberta Menchú con el Premio “Flama, Vida y Mujer”, por su labor en pro de los derechos de los indígenas, los que vislumbra en una nueva era, “con un cañaveral que está vivo y puede retoñar”.

“No es posible legislar el sistema de los pueblos indígenas, el reto es cómo dar un salto hacia su calidad de vida; ya no más programas de capacitación que además resultan racistas -quiere decir que los indígenas no son capaces-, es urgente ofrecer oportunidades”, sentenció la doctora Rigoberta Menchú Tum, Premio Nóbel de la Paz 1992.

Lo anterior durante su conferencia “La Lucha por los Derechos de los Indígenas”, que dictó en el Aula Magna Fray Servando Teresa de Mier del Colegio Civil Centro Cultural Universitario, como parte del ciclo de conferencias “La Historia de las Mujeres por el Derecho a la Inclusión”, convocada por la Secretaría de Extensión y Cultura, a través del Centro de Información de Historia Regional de la UANL.

Previo a este encuentro con la comunidad universitaria, el Rector Jesús Ancer Rodríguez entregó a la activista guatemalteca el Premio Flama, Vida y Mujer, en el área de Vinculación Internacional, por su incansable labor a favor del respeto de los derechos humanos, en especial de los campesinos e indígenas de su país.

ABORDA LA INCLUSIÓN DE LOS INDÍGENAS

Rigoberta Menchú, quien tiene el sueño de abrir la Universidad Maya en Guatemala, fue enfática al señalar que el sistema que sostienen los pueblos indígenas en Centroamérica es sólido y que ha superado todas las pruebas, “creo que es muy importante dar un nuevo enfoque a la lucha de los pueblos indígenas, no los veo perdidos, esperamos una nueva era, con un cañaveral que está vivo y puede retoñar”.

La académica, con más de veinte doctorados Honoris Causa, exhortó a quienes tienen ese poder de liderazgo, a plantear una alternativa real para la dignificación de la participación de los pueblos indígenas.

“Luchemos por el respeto profundo que cualquier ciudadano le da a un indígena a su lado, y no sólo la Premio Nóbel, a mí me respetan cuando saben que soy Premio Nóbel, pero cuando no, mmhh; hay una criminalización fuerte a los pueblos indígenas donde quieran que estén y es algo que no podemos tolerar y estamos luchando por cambiar esta situación”, convocó Menchú Tum.

Dejó claro que los pueblos indígenas han tenido derechos desde que la humanidad existió, toda persona tiene derechos inherentes, “la forma de convivencia, eso es lo que podemos reglamentar, pero basado en respeto; no vengo a decir nuevas cosas porque la situación de los pueblos indígenas es muy antigua, lo que podemos hacer es replantear la situación”.

Propuso al Rector Jesús Ancer Rodríguez crear en alianza un programa de educación superior en contexto multicultural en donde participen sus hermanos indígenas, “si no lo hacen bien, critiquémosle con todo el rigor, porque los estaremos tratando de manera igual; todavía hay mentes en America Latina que lamentan que los indígenas ya tienen casas de concreto y consideran que por eso ya no son indígenas”.

Menchú Tum lamentó que actualmente hay muchas mujeres que no creen en su propio poder y no creen en su participación, considera que esto es debido a la falta de políticas complementarias, que permitan la dualidad en una sociedad, lo que afecta a la familia.

“En ese sentido, creo que la humanidad está necesitada de nuevos valores, de enriquecimiento personal, colectivo, social y espiritual; invito a nuevos procesos guiados en el sentido común y para mí los jóvenes son los depositarios más importantes del sentido común, anímense a participar, tomen su silla, estén presentes y escuchen para enriquecerse”, expuso la activista social.

Rigoberta Menchú, quien fue analfabeta hasta los 17 años, destacó que la misión de educar es importante, porque es la forma de salvación, “jóvenes, ustedes deben entender que la libertad de expresión es plena, educar de muchas maneras es lo que debemos hacer frente a la crisis”.

El ciclo de conferencias “La Historia de las Mujeres por el Derecho a la Inclusión”, continuó su programación con la ponencia “El Pensamiento Feminista Flores-Magonista a Principios del Siglo XX”, con la participación de la maestra Hortencia Camacho Cervantes, Investigadora del CIHR- Cronista del municipio de Anáhuac.

Herramientas personales