Los talleres de novela y David Toscana

De WikiNoticias UANL

9 de junio de 2009

Comparte David Toscana opiniones y experiencias en taller en el Centro Cultural Universitario Colegio Civil.

El escritor regiomontano, autor de las novelas “El Ejército Iluminado” y “Santa María del Circo”, ofreció asesoría literaria en las instalaciones del Centro Cultural Universitario Colegio Civil, en el marco del Festival Alfonsino 2009.

Considerado uno de los máximos representantes de la nueva narrativa del norte de México, Toscana, brindó sus perspectivas acerca de las composiciones de los asistentes.

El literato dio una serie de recomendaciones a los escritores en formación, entre ellas, el no dejar de escribir, ir buscando la oralidad y tener la capacidad de formar su universo de palabras e ir estableciendo un diccionario que habrán de utilizar en sus futuras publicaciones.

“A todo mundo le recomiendo que después de uno, dos, tres talleres, ya se lancen por su cuenta o formen un grupo de escritores, porque pasarse toda la vida en los talleres no es bueno, es sólo para comenzar”, dijo el novelista, a quien los talleres le dieron su punto de arranque.

Dentro de las actividades desarrolladas en este curso, los asistentes se enfrentaron a las críticas por parte de sus similares, pues revisaron los textos y comentaron sobre ellos, resaltando las innovaciones y la originalidad.

“En la escritura, por un lado se dice que ya todo está escrito, pero no es cierto, aún hay muchas cosas por escribir”.

“El que ve el mundo de manera ordinaria, escribe libros ordinarios y el que lo ve profundamente y desde una perspectiva muy personal, escribe libros muy profundos y personales”, afirmó Toscana.

Este Taller, gracias a su formato, permitió que los asistentes hicieran lecturas y comentaran sus experiencias, mientras que el escritor de Duelo por Miguel Pruneda daba consejos, anécdotas y recomendaciones.

“Es bueno, después de andar en uno y en varios talleres, ubicar a la gente que comulga con tus intensiones y que sabes que podrías tener una relación muy enriquecedora con ellos”.

Con atmósferas y espacios literarios, situados en algún lugar de su infancia o de su imaginación, el escritor combina vivencias y capacidad creativa al momento de desarrollar una historia, sin dejar de lado las influencias que tiene.

“Cuando uno escribe siempre va a tener influencias, pero entre más influencias tengas menos se nota, pero además es importante ponerle un ingrediente personal”, finalizó el autor, cuyas novelas han sido traducidas a varios idiomas.

Herramientas personales