Los sencillos secretos de la Señorita Universidad

De WikiNoticias UANL

14 de noviembre de 2005

Mercedes Selenia Guadalupe Lozano Mata, es una joven que sabe hablar de futuro, de relaciones humanas, de sueños y de realidad.

La belleza es casi siempre un término relativo. Antiguos diccionarios lo definen como armonía física, espiritual o artística que inspira placer y admiración. Pero los conceptos estéticos de su percepción varían de acuerdo a lugares, tiempos, edades; y lo cierto es que su forma subjetiva viene a ser más perdurable y proporciona más gozo que la belleza material.

De todo esto estuvo consciente Mercedes Selenia cuando oyó hablar del evento Señorita Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). El participar o no, provocó en sus inicios dudas, inquietud, curiosidad, pero en todo momento estuvo segura de que no era un evento de belleza más, implicaba un compromiso con quienes le escogerían para ser su imagen.

Finalmente se decidió a participar, y fueron muchos los que la animaron en el empeño. La noche del 26 octubre, cuando escuchó una voz que la anunciaba ganadora en el Teatro Universitario, se le aflojaron las piernas, sintió que le faltaba el aire, no podía creerlo.

“Lo primero que experimenté fue asombro, tanto nervio no te deja despejar la mente, habían muchas participantes. Las 46 muchachas tenían grandes posibilidades de obtener el primer lugar. Y después del asombro vino la felicidad absoluta, la conciencia de la realidad. Desde que me inscribí empecé a pensar en el proyecto, ya supe que todo implicaría un compromiso. No vas a que te vean la cara, vas a trabajar. No es pararte y sonreír, es hacer algo en beneficio de los estudiantes.”

Cuando se va a su encuentro, se piensa encontrar a una barbie súper maquillada, una jovencita altiva, vanidosa, o simplemente orgullosa por haber obtenido su condición de Señorita Universidad 2005. Pero cualquiera se lleva una sorpresa. Le espera un rostro sencillo de ojos grandes, con mirada profunda y expresiones inteligentes. Una cara bonita, sí, pero no solo eso, una joven que sabe hablar de futuro, de relaciones humanas, de sueños y de realidad.

“Lo que más me apasiona de todo esto es que voy a ser vocera y representante de las necesidades y motivaciones de la comunidad universitaria. Y eso contribuye a la felicidad que ya siento por estudiar una carrera que siempre fue mi sueño.

“Toda la vida me ha gustado hablar, y siempre supe que me llamaba mucho la atención la Comunicación. Luego al ver los planes de estudio me llenó totalmente mi propósito inicial pues esta carrera te prepara de una manera integral.

“Desde que naces, al llorar emites sonido, así te empiezas a comunicar, luego la vida te demuestra lo importante de tener una buena comunicación en cada etapa de tu vida. Eso te permite hacer cosas por ti mismo y por los demás.”

Con ella se puede hablar de situaciones cotidianas: de la marcha de su tercer semestre en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, de su perro Toys, de la manera en que procura cada tarde comer en casa con su familia, de cómo le gusta la música y la gente cubanas, el gusto por los aeróbicos y el yoga, el amor por su país, la preferencia por el cine, el disgusto ante nada que hacer…

“Algo en que me ocupé con mucho placer fue en diseñar el proyecto que pedían para el certamen. En él sugiero la creación de una microempresa dentro de la Universidad donde los alumnos puedan trabajar aplicando sus conocimientos aún antes de graduarse.”

La utilidad es uno de sus preciados tesoros. También lo son la familia, los amigos, su novio, la profesión, una puesta de sol, el color rosa, la sinceridad, bailar, intentar el canto en el baño, leer un libro, la sencillez… y la vida.

Para Mercedes Selenia Guadalupe Lozano Mata, o simplemente Selenia, como prefiere que le llamen ante la extensión de su nombre, su encuentro fue una buena oportunidad para enviar un mensaje a los universitarios.

“Quiero agradecer que me hayan elegido para representar la imagen de la Universidad. Soy una más de ustedes, y por eso puedo hacerlo. También deseo compartirles una filosofía de vida que me ha servido de mucho: no se queden con las ganas de hacer algo, si tienen algún proyecto, si se les ocurre de pronto algo que hacer con sus vidas, inténtenlo, no se queden con la intención. Regálense en todo momento la satisfacción personal. Y en lo que pueda yo ayudar, aquí estaré”.

Ahora le espera mucho trabajo –lo sabe; y aquel comprometedor sentimiento de no defraudar. Pero su paso seguro la alienta, y también su convicción de que la belleza es un término relativo. Se trata de ser bello por dentro y dejar que afuera, las personas lo sepan.


Herramientas personales