Los jóvenes viven la relación de noviazgo con excesos

De WikiNoticias UANL

4 de abril de 2006

Muchos jóvenes viven la relación de noviazgo con excesos: "conmigo o sin mí”, lamentó Maribel Sáenz Elizondo.

Los jóvenes viven la relación de noviazgo con excesos: "conmigo o sin mí”, lamentó Maribel Sáenz Elizondo, responsable de la Unidad de Servicios Psicológicos de la Clínica de Atención a la Violencia, que se ubica en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

La especialista participó en el segundo día de actividades del Simposio sobre Adolescencia que organiza el Programa Universitario de Salud de la Universidad Autónoma de Nuevo León y durante su conferencia pidió a los medios de comunicación no saturar más a las familias con casos de violencia.

“Parece que este caso (el presunto homicidio que cometió Diego Santoy) nos tiene encantados, nos tiene fascinados; ojalá se rompa esto, dejemos de hablar de ello, hay muchas cosas de qué hablar, se avecinan épocas importantes para estar en familia, las vacaciones, cosas más constructivas”, dijo a los asistentes al simposio.

EL NOVIAZGO Y LOS EXCESOS

Con la conferencia “Elección de pareja en adolescentes. Un grave problema social: la violencia en jóvenes parejas”, expuso los tipos de violencia, el impacto de ésta en los jóvenes e incluso compartió las señales de alerta para quienes viven la violencia.

De entrada, dijo que los muchachos viven en excesos y por tanto, la relación de noviazgo también; Maribel Sáenz Elizondo lo atribuye al consumismo que se vive en todo el país.

“A partir de lo tengo o no lo tengo, pareciera que los excesos es lo que mueve a los muchachos ahora, cuando hay muchas otras formas de expresión, más constructivas, como los deportes; antes teníamos excesos de ir al cerro de la Silla, a los parques públicos, la música”, ejemplificó.

El noviazgo, explicó la especialista, es la relación de pareja basada en el amor, el respeto, la confianza y donde los límites de la misma no son iguales a ninguna otra relación.

Pero lo cierto, es que actualmente la relación de noviazgo en los adolescentes es de mucha violencia: hay descalificación, chantaje emocional, aislamiento, empujones, pellizcos, golpes, burlas, amenazas, críticas, llamadas constantes (control), celos, prohibiciones, intimidad forzada, etc.

Refirió que en la Clínica de Atención a la Violencia el 98 por ciento de los casos que se atienden son mujeres, quienes presentan algún tipo de violencia: de género, física, patrimonial, sexual, emocional y hostigamiento sexual.

Explicó que el ciclo de la violencia es primero sentir tensión, luego viene la explosión (golpes, insultos) y concluye con la luna de miel; ciclo que se repite infinidad de veces.

Las parejas que sufren violencia presentan daños psicológicos (shock, terror, miedo, sentimiento de culpa, irritabilidad, ansiedad, depresión y baja autoestima); biológicos (trastorno del sueño, pesadillas, susto y síntomas somáticos) trastornos alimenticios y sexuales, daños cognitivos (falta de concentración, confusión y falta de resolución de problemas), conductuales (evitación, retiro social, estrés interpersonal y hasta tendencias suicidas).

Ante esta situación, compartió los signos para considerar si se vive violencia en su relación de noviazgo: hay daño físico, control en diversos aspectos, amenazas de hacer daño si lo (la) dejas, cambia las cosas verdaderas para hacerte sentir culpable de sus acciones, quiere saber dónde estás a cada momento, no puedes opinar, no escucha ni le preocupa lo que piensas, pierde la paciencia con facilidad, te acusa, te humilla.

Paradójicamente, quienes sufren violencia en el noviazgo se muestran renuentes a abandonar la relación.

“Muchas veces lo hacen por amor, hay que recordar que los abusadores no siempre dañan, son muy agradables y amables; por miedo, porque la pareja amenaza con suicidarse; por duda y por vergüenza”, explicó Sáenz Elizondo.

Casi al concluir, la especialista reconoció que la etapa de la adolescencia es muy dolorosa, “porque no se está jugando a ser adulto, se está intentando ser adulto y muchas veces el adolescente está solo buscando su identidad, porque los padres están interesados en otras cosas, menos importantes”.

Herramientas personales