Los inexistentes de María de la Cruz Bayá

De WikiNoticias UANL

11 de febrero de 2009

La poetisa boliviana María de la Cruz Bayá Claros estuvo en la Biblioteca Universitaria “Capilla Alfonsina” para presentar su libro Los inexistentes.


“Claro que me he sentido inexistente; todavía me siento inexistente en mi país, con las reformas que existen”, reveló tajante la poetisa boliviana María de la Cruz Bayá Claros, quien estuvo en la Biblioteca Universitaria “Capilla Alfonsina” para presentar su libro Los inexistentes.

Y claro, en dicho texto habla de esa condición humana que todos la experimentamos, aún sin proponérnoslo: la inexistencia, estado que parece ser “el nuevo posicionamiento del mundo”, para parafrasear a la maestra Minerva Margarita Villarreal, escritora y entonces directora del recinto universitario en donde se presentó esta obra literaria.

En este acto, que se realizó el 10 de febrero de 2009, estuvo el maestro Abraham Nuncio quien presentó el trabajo de María de la Cruz Bayá como “poesía escrita desde el reverso de la moneda”; el libro Los inexistentes tenía un costo de 100 pesos y se encontraba en las librerías de la Máxima Casa de Estudios.

DÍA DE FIESTA DE LA PALABRA

Indistintas son las huellas que de tu destino se desprenden Tus instintos borran las señales del camino No insistas, no hay tranvía, ni estaciones

“Así es la poesía de María de la Cruz, una poesía escrita desde el reverso de la moneda, desde la carencia, desde la ausencia de destino, desde el espacio inhabitable e inhabitado, desde el pecho que siente lo indeseado, que sufre la muerte, desde los confines de la miseria y del hambre, desde el amor y sus filiales”, definió así Abraham Nuncio el trabajo de la boliviana y dejó claro que en la propuesta de María de la Cruz Bayá no hay lugar para las concesiones.

Minerva Margarita Villarreal dijo que la poesía de Bayá Claros registra con lente de aumento el paso de los abandonados, por esas zonas del planeta donde pareciera no ponerse la luz.

“Y contra la imagen, el lenguaje directo se posiciona como un diario que abarca, en versos breves y un lenguaje desnudo, el delirio de la calle, en un texto divido por esquinas: matriz de los inexistentes, la cornisa de la noche (dividido en siete esquinas como es la miseria, el hambre, la enfermedad, el olvido, la embriaguez, el abandono y la locura) y las huellas de nadie”, expuso.

La entonces Directora de la Capilla Alfonsina, enfatizó en que insistir en la inexistencia es el verbo que enriquece este libro, es el verbo que lo potencia y da vida: inexistir.

“Los inexistentes de María de la Cruz Bayá es un llamado a encontrar la liebre agazapada de la poesía que siempre salta donde menos se les espera y suele respirar donde no se le ve”, concluyó Minerva Margarita Villarrreal.

En su oportunidad la poetisa boliviana dejó claro que no se necesita ser marginado para ser inexistente, “en algún momento de nuestra vida somos inexistentes, en cada uno de los estados cuando las políticas públicas se diseñan en torno a las mayorías que existen, pero las minorías no existen; cuando nuestras ideas y nuestras palabras no se escuchan”.

Herramientas personales