Los contemporáneos universitarios en Colegio Civil Centro Cultural Universitario

De WikiNoticias UANL

14 de febrero de 2007

“Ludus” es una muestra destinada al arte joven, representativa del talento generado desde la Universidad y que expresa el proceso de profesionalización del arte.

“Ludus”, el amor como juego, o el juego-escuela, o la intención magnífica de reunir artistas que alguna vez tuvieron a la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) como escenario para jugar, aprender y amar... de cualquier manera ha sido feliz la tentativa de ofrecer al público esta primera muestra de la Sala de Exposiciones Temporales en el renovado Centro Cultural Universitario Colegio Civil.

“Lo que más me emociona como artista es que hayan habilitado un lugar tan bonito, yo estuve haciendo mi servicio social y terminando mis estudios universitarios aquí, era un lugar antiguo, casi una ruina, y verlo así me entusiasma a seguir produciendo.”

Israel Mercado, graduado de Artes Visuales en la UANL integra la muestra conjunta con su serie de seis piezas Desapariciones asombrosas.

“En mi obra predomina la búsqueda constante por salir de un arte pretencioso que surgió hace una década más o menos, basado en la moda, no sólo se veía en la pintura, sino también en el cine, en el teatro, en la música y veo que ahorita ya se están haciendo cosas mejores que reflejan lo que sucede en la sociedad”.

En “Ludus” confluyen el arte, las ideas y la diversidad. Mediante la pintura, la escultura, el arte digital o la instalación, los coordinadores Rocío Cárdenas y Hugo Chávez atraparon un trozo de realidad visto por los exponentes contemporáneos de la más hermosa subjetividad humana.

Según Rocío: “Lo concebimos como un espacio artístico para convivir, que no representara un choque con el espacio y que expresara en sí mismo un proceso de profesionalización del arte”.

Hugo coincidió en que el conjunto tuvo como resultante un sitio destinado al arte joven, muestra del talento que se genera desde la Universidad.

Marcela Quiroga y Gina Arizpe, egresadas de Artes Visuales, trabajan juntas desde 1997 y han sido multipremiadas por la objetividad y el encanto de sus obras. Whish me luck, cross your heart, es el título de su simulación escultórica constituida por cinco cámaras de llantas suspendidas con cintas de seguridad.

“La pieza es parte de una investigación fronteriza en el estado de Tamaulipas y recrea las formas y figuras que hacen los emigrantes en el momento de cruzar el río Bravo. El juego es parte integral de los procesos creativos en nuestro trabajo, tomamos de la realidad y lo transportamos al asunto del juego”, explicó Marcela.

Adrián Procel integra el conjunto con una obra excepcional, Espacio que recibe, de la colección Conarte; y aunque para él sus procesos de producción no son juego, su presencia en “Ludus” realza el espacio.

“Es aleatorio, las ideas llegan, yo las agarro y procuro desmenuzarlas hasta que quede lo que tenga que quedar, es un oficio, no lo veo como un juego; en este caso expresé la existencia de una persona, el movimiento que realiza y lo quise hacer en pintura sin que fuera estática.”

Pilar de la Fuente, premiada en 2005 por la UANL debido a su trayectoria profesional ha expuesto su arte diverso en escenarios de México y el mundo. Con “Ludus”, se mostró satisfecha ante el dibujo que seleccionaron Hugo y Rocío. “Me pidieron una pieza bastante representativa del trabajo que he estado haciendo en los últimos diez años y escogieron una pintura con ciertas partes en lápiz, sin pintar, que tiene mucho que ver con el proceso de mi trabajo, es muy didáctica y como el espacio esta destinado fundamentalmente a universitarios tiene que ser de alguna forma un poco explicativa, creo que funciona muy bien en el contexto de Colegio Civil, y de esta exposición”.

Daniel Lara nos ofrece su Programación para dibujo aleatorio; Damián Ontiveros, su Minerva; la obra de Jesica López la “Negra” habla nuevamente de su talento, esta vez expresado a través de Paper doll de la serie “A partir de la inutilidad de la muñeca Barbie 21 años después”, y así encuentran armonicidad el colectivo La lucha libre, Lorenzo Ventura, Mayra Silva, Mike Rodríguez, Oswaldo Ruiz, Salvador Díaz y Samuel Cepeda en una circunstancia común que viene a confirmar al arte como evolución de la estética, modernidad que se comparte y expresión íntima. Todo como un delicioso juego.


Herramientas personales