Las amenazas se convierten en parte del trabajo cotidiano

De WikiNoticias UANL

7 de octubre de 2009

“Proteger el ejercicio periodístico significa proteger el derecho colectivo, a contar con información clara, objetiva y oportuna”, expresó el licenciado Emilio Alfaro Castillo al participar en el Seminario de Comunicación y Derechos Humanos.

El periodismo está bajo amenaza no sólo por los grupos del crimen organizado, sino también por la impunidad, los ataques del Estado e inclusive desde los mismos medios de comunicación.

Así diagnostica la salud del ejercicio periodístico, Emilio Alfaro Castillo, director de orientación y recepción de quejas de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León (CEDHNL).

“Las amenazas se convierten en parte del trabajo cotidiano”, alertó Alfaro Castillo durante el taller Defensa y Protección de los Derechos Fundamentales de los Periodistas que se impartió durante el Seminario de Comunicación y Derechos Humanos, en la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Tan sólo en el 2008, según cifras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, se presentaron 5 mil 376 asesinatos a mansalva, de las cuales 13 fueron periodistas, ocho reporteros fueron desaparecidos, además de más de un centenar de hostigamientos contra periodistas y medios de comunicación.

Vale la pena destacar que México es el segundo lugar en el mundo en atentados contra periodistas, el primero en América.

En Nuevo León, en el lapso 1999-2009 se han presentado seis casos de violación a los derechos humanos contra periodistas.

Durante el periodo 2005-2008, según comentó el integrante de la CEDHNL, es el de mayor cantidad de casos relacionados a la violación de derechos humanos contra periodistas desde que la CNDH fue fundada en 1991.

La libertad de expresión, sentada desde 1948 en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, forma parte de la primera generación de los derechos ciudadanos, es decir, es tan importante como el derecho a la vida.

Alfaro identificó seis obstáculos en el libre ejercicio de libertad de expresión y de prensa en México: relacionados con los propietarios de los medios de comunicación, con el Estado, con el acceso a la información pública y privada.

Los otros tres valladares son: la necesidad de mayor formación y capacitación, atributos asignables a la región y los actos de violencia contra periodistas.

No obstante que en el imaginario popular, los actos de violencia contra periodistas pudiesen ser colocados como el principal obstáculo, éste es rebasado por los impedimentos a publicar al interior de los medios de comunicación.

Algunos de los impedimentos que se presentan al interior de los medios de comunicación –dijo Alfaro- son la concentración de la propiedad de los medios de comunicación, la ocultación deliberada de información, la interferencia directa de dueños y el otorgamiento de favores a los periodistas.

“La responsabilidad de garantizar la libertad de expresión es exclusivamente del Estado. Pero la gravedad de la situación exige que la sociedad en su conjunto demande las condiciones necesarias para ejercer este derecho humano.

“Proteger el ejercicio periodístico significa proteger el derecho colectivo a contar con información clara, objetiva y oportuna”, expresó.

No obstante y el panorama obscuro que planteó, Alfaro Castillo se mostró optimista para enfrentar el statu quo.

“El movimiento que se está dando en los últimos diez años en torno a los derechos humanos es increíble”, señaló.

Asimismo, conminó a crear un frente común para asociarse y presentar iniciativas de ley que enmienden la legislación en pro de la libertad de expresión.

El seminario se llevó a cabo el 6 de octubre de 2009, en el auditorio Alfredo Piñeyro López de la FCC.


Herramientas personales