La poesía es una forma del exilio

De WikiNoticias UANL

4 de agosto de 2009

El destacado poeta y ensayista uruguayo, Eduardo Milán, presentó en la Sala Zertuche del Colegio Civil Centro Cultural Universitario “Obvio al desnudo”.

El poeta y ensayista, Eduardo Milán, presentó su libro Obvio al desnudo, editado por la UANL, que pertenece a la trilogía formada por Índice al sistema del arrase y Silencio que puedes despertar. El autor uruguayo explicó pertenecer a un tipo de escritura que pretende cultivar desde distintos ángulos el valor del fragmento poético, lo que llama lo fragmentario.

“Cada libro, cada poema es diferente”, dice el autor. “Si hay algo que me da gusto y placer es esa especie de entrar al territorio de la incógnita, la incertidumbre”.

Uno, en la medida de lo posible, agregó debe ser quien intenta decidir sobre su destino en contra o más allá de ciertas sujeciones sociales, es decir, debe de jugarse algo con lo que escribe.

“Empleo la misma lógica en el poema, no puedo ser de una manera y en el poema vestirme de Góngora, Becquer, Benedetti, Sabines, no. Ellos hacían poemas esperados por el público, jugaban a público cautivo, yo no quiero cautivar al público. Si hay algo a lo cual uno no puede deberse es a un público cuando la mayoría del público no sabe, no hemos hecho una tarea de educación sino de demolición del público”.

Milán expuso que es algo demasiado seguido por los poetas, al menos de su generación y posteriores, a descubrir algo y cultivarlo como si fuera la única y última carga posible dentro del fondo del mar, “no es así”, sentenció.

Al responder las preguntas de Gabriela Cantú Westendarp, presentadora de la obra, Milán, quien en agosto de 1979 llegó a México, reconoció en la poesía una forma de exilio de lo que está canonizado, bien representado y admitido por todos.

“El exilio puede encontrarse con lo que la poesía es en esencia, yo no se de que reino se exilió la poesía o de dónde la corrieron. Es además una salida metafórica a un lugar que no es el original; yo diría que hay que escribir en un lugar que no sea la patria en la medida de lo posible y si hay que escribir en un lugar que es la patria hay que escribir de la manera más distanciada posible”.

Finalmente, el exilio genera esa sensación de suspensión, “uno está literalmente en el aire” y recordó el momento de subir al avión en el aeropuerto de Montevideo, “como dijo San Juan, ‘voy de vuelo”.

El exilio es ser salido de una tierra a la cual uno llegó por azar o la voluntad de los padres, pero donde uno como hijo no fue consultado.

Además Milán habló del poema como núcleo de lo creado, como especie de imán con fuerza magnética particular que atrapa al mundo, sin filtros. “En principio no hay nada antipoético, nada, el siglo XX abolió las categorías de lo poético y no poético, estamos nosotros que creo que nadie se atrevería a decir que somos poéticos”.

ENFRENTA UNA PARADOJA

La tarea del poeta es desnudar la palabra para crear con ella una nueva realidad, la realidad del poema. Obvio al desnudo es una especie de strep tease, expuso Gabriela Cantú Westendarp. “El poeta se desnuda, nos presenta su batalla, su enfrentamiento entre el fuego y la nieve.

“El misterio en Obvio al desnudo se presenta a través de un auténtico oximorón, fuego y nieve, la paradoja entre la urgencia de decir (lava y volcán) y el temor ante el horizonte de la hoja en blanco (nieve)”.

El poeta al desnudo busca también desnudar la palabra, quitarle la carga, buscar la palabra primera, primordial para que el poema salga limpio y puro.

El poema es un objeto de arte irrenunciable y en el camino para lograrlo el poeta está expuesto a la intemperie, entre el calor y el frío, el fuego y la nieve, la palabra y el silencio, el objeto y el deseo.

Cantú, quien cursa la Maestría en Educación Superior con especialidad en Enseñanza de la Lengua y la Literatura en la Facultad de Filosofía y Letras, reconoció en Milán una sabiduría acerca del oficio del poeta y una autocrítica constante.

La lectura de su trabajo como poeta y ensayista es obligada para los estudiosos de la lengua y la poesía contemporánea.

Herramientas personales