La novela en la Revolución Mexicana

De WikiNoticias UANL

12 de marzo de 2010

Apoyado en sus ensayos sobre la narrativa de la Revolución Mexicana, el escritor Emmanuel Carballo identificó en la novela dos grupos claros: los actores y quienes reflexionaban sobre este movimiento armando.

El escritor Emmanuel Carballo habló sobre la novela de la Revolución Mexicana en el congreso “Comunicación, literatura, sociedad”, en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UANL.

El pensador tapatío explicó que en la época de la Revolución Mexicana, la forma de escribir se relacionaba con este movimiento, se escribía acerca de quiénes eran los buenos o los malos, dependiendo del bando al que pertenecieras, mientras leía fragmentos de su ensayo.

Figuras como Mariano Azuela, Emilio Rabasa, Martín Ruíz Guzmán, José Joaquín Fernández de Lizardi fueron mencionados como los principales escritores dentro de la novela de la Revolución Mexicana y como excelentes literato, ya que por medio de sus novelas se conocieron momentos importantes de este movimiento armando del siglo XX.

“Por lo que se ve la novela de la revolución tiene dos grupos perfectamente claros; uno, los actores y otro los que reflexionan sobre los acontecimientos”, comentó Carballo al mencionar que Mariano Azuela es un novelista por excelencia y que Martín Ruíz Guzmán era un seguidor de la revolución porque querían un México democrático.

Emmanuel Carballo expuso a los estudiantes de la UANL la importancia de saber comunicarse a través de la escritura y cómo es que la literatura siempre adquiere nuevos conocimientos a través de sus lectores.

“La literatura es exponer, no defender ni atacar, que el lector diga la última palabra; el escritor dice lo que ve y el lector toma decisiones en absoluta libertad respecto a lo que acaba de leer”, dijo el ensayista tapatío.

Las nuevas generaciones de comunicación, han marcado un entorno difícil para la literatura debido a que la información que se publica son solo noticias de impacto y que señalan al lector lo que debe hacer y hacia dónde dirigirse cuando es él quien debe dirigir al medio con su aprobación o desencanto.

“La literatura es eso, la buena literatura es tomarle el pulso a un momento y reflejarlo, no reflejarlo desde el punto de vista filosófico, sociológico, antropológico, sino literariamente”, puntualizó Carballo.

Herramientas personales