La mujer y la fuerza laboral en NL

De WikiNoticias UANL

19 de marzo de 2010

Doctora María Luisa Martínez Sánchez, Directora de la Facultad de Filosofía y Letras.

La participación laboral de las mujeres en la sociedad actual, no es para nada un fenómeno.

Sin embargo, es interesante conocer el cómo interaccionan los mecanismos sociales que intervienen para que las mujeres ingresen a la vida económica de la sociedad.

Lo anterior (la participación femenina en el aspecto laboral) es una de la líneas de investigación de la Doctora María Luisa Martínez Sánchez, Directora de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

“Algo que está ocurriendo de manera incremental con el paso de las décadas, es la participación de las mujeres en el plano laboral. Actualmente, ésta equivale a un 40 por ciento, presentándose con mayor recurrencia, en mujeres casadas.

“Una de las razones por las cuales la mujer participa más, hoy por hoy, en la fuerza laboral, es porque ha disminuido la tasa de fertilidad. Hace algunas décadas las parejas acostumbraban a tener alrededor de 10 hijos, actualmente tienen en promedio, dos. Ahora con menos hijos, la mujer sale más a trabajar.

“Otro factor importante, es que la mujer tiene mayores oportunidades educativas que antaño, y esto trae como consecuencia, que al prepararse más, participe con mayor frecuencia en la fuerza laboral. Son explicaciones tradicionales”, mencionó la investigadora universitaria.

Cabe mencionar que la Teoría del Capital Social, empleada por la Dra. María Luisa Martínez Sánchez para realizar su investigación, es de reciente aplicación dentro de las Ciencias Sociales en nuestro país.

El término de Capital Social proviene de una analogía de capital económico. El concepto de capital social fue utilizado por Pierre Bourdieu en 1985 como una de las tres formas del capital además del financiero y el cultural. Recientemente se utiliza como un elemento a considerar en el desarrollo comunitario. El concepto de capital social es ahora utilizado ampliamente en el mundo para denotar vínculos sociales de intercambio y se aborda desde las dimensiones individual, colectiva y hasta la social.

“El Capital Social es una nueva teoría que indagué en los Estados Unidos y la cual apliqué por primera vez en México para explicar la participación de la mujer en la fuerza laboral.

“De manera muy general, es hablar de los beneficios que obtenemos los seres humanos gracias a los intercambios construidos con otros seres humanos en las diferentes redes sociales. Por mencionar un ejemplo, cuando tenemos un amigo, en cuanto nos surja un problema, ese amigo nos dará un apoyo, ya sea material o psicológico.

“Lo anterior está relacionado con una serie de beneficios que obtenemos al tener confianza en alguien, y que otras personas confíen, del mismo modo, en nosotros.

“Hablar de capital social en mi investigación, es hablar de las redes que construyen las mujeres: redes de intercambio con sus amigos o vecinos; de las relaciones laborales que van formando a lo largo de los años y que conforman una especie de soporte cuando ellas requiera de un apoyo, ya sea psicológico, social o económico”, indicó Martínez Sánchez.

Durante el desarrollo de la investigación, la actual directora de la FFyL de la UANL, tuvo la oportunidad de utilizar tanto el método cuantitativo, como el cualitativo, dando como resultado de su trabajo, la publicación del libro titulado “El capital social y la participación de las mujeres en la fuerza laboral: una colonia de Monterrey”, una coedición UANL- Instituto Estatal de la Mujer.

“A lo largo del estudio multi-método, realicé alrededor de 170 encuestas en una de las colonias de la capital del Estado de Nuevo León. De éstas seleccioné, en base a cierto criterio, 20 casos, para posteriormente hacer entrevistas a profundidad.

“Para la investigación era importante conocer qué tanto la mujeres utilizaban su capital social para participar en la fuerza laboral. Incluso uno de los aportes de este trabajo de investigación, es que éste va más allá de la Teoría del Capital Social y la divida en dos, el capital social efectivo y el potencial.

“Una de las principales hipótesis respecto al capital social en el aspecto de la fuerza laboral que esta investigación abordó, planteaba que la mujer utilizaba más su capital social efectivo.

“Entendiéndose, el potencial como aquel que la mujer piensa que tiene, pero no necesariamente es así. Es una especie de confianza interna, que tienen en este caso las mujeres, de que sus redes sociales (las personas que las rodean), las apoyarán en cuanto éstas lo requieran. Por su parte, el capital social efectivo son los beneficios que en realidad sí obtienen.

“Uno de los resultados que publicamos dentro del estudio cuantitativo y que cabe resaltar, señala que el capital socia potencial, es el que incide, el que tiene influencia en que la mujer participe o no en la fuerza laboral, contrario a lo que planteábamos como una de nuestras principales hipótesis.

“Dentro del área cualitativa pudimos ver como influye la cultura en la participación de la mujer en la fuerza laboral. En el libro incluimos citas de las mujeres que entrevistamos, a quienes se les preguntaba por ejemplo, si piden permiso para trabajar, y los resultados fueron sorprendentes.

“Tenemos casos de mujeres maduras, que a su edad (alrededor de 50 años), y con carrera profesional, no trabajaban porque no les daban permiso en la casa. La parte cualitativa enriqueció mucho el trabajo, ya que encontramos muchos hallazgos como éste, porque ellas nos contaban abiertamente de su vida.

“Otro hallazgo que arrojó el estudio, fue que la mujer que participa en la fuerza laboral toma más decisiones que la que no participa”, comentó Martínez Sánchez.

“Además, la dependencia de las mujeres que no trabajan es constante, ya que incluso en situaciones tan comunes como salir a pasear, ellas no salen por iniciativa propia, es decir, ‘no salen si no las sacan’.

“Entre las entrevista realizadas sale a relucir la idea o creencia de que si ellas no necesitan dinero, no deben trabajar y que saldrán a trabajar sólo el día que sea indispensable”, apuntó la Doctora María Luisa Martínez Sánchez.

Uno de los motivos para que las mujeres de la colonia estudiada participen en la fuerza laboral, más allá de la escolaridad con la que cuenten, es la influencia de la figura materna en sus vidas.

“Tiene gran influencia en la vida de estas mujeres, la percepción que tienen sobre sus propias madres. Encontramos que las mujeres que trabajan, tienen o tenían madres que las impulsaron mucho, que las motivaron y les dijeron: tú vales y hay que salir; aunque ellas no hubiesen salido.

“En cambio las mujeres que no participan en la fuerza laboral, tienen o tenían madres más tradicionales y más apegadas al rol tradicional de la mujer mexicana”, declaró la investigadora.

Nota

Fuerza de trabajo: es un término acuñado por Karl Marx y desarrollado en profundidad en su obra cumbre, ‘El Capital’, cuya primer edición data de 1867. Hace referencia a la capacidad física y mental, inherente a todo ser humano, de realizar un trabajo.

El Capital Social: es considerado la variable que mide la colaboración social entre los diferentes grupos de un colectivo humano, y el uso individual de las oportunidades surgidas a partir de ello. Tiene como fuentes principales: la confianza mutua, las normas efectivas y las redes sociales.

Herramientas personales