La más hermosa fue... Ángela Anahí

De WikiNoticias UANL

12 de noviembre de 2009

Ángela Anahí Cantú Sánchez, entonces estudiante de décimo semestre en la Facultad de Odontología, fue elegida como la reina del certamen universitario de belleza Señorita UANL 2009.


La belleza es un estado efímero del cuerpo, solo perdura en la sencillez y la bondad, de esta manera Ángela Anahí Cantú podría perpetuar el nombramiento que la hace por un año, la mujer más hermosa de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Desde su ingreso a la Facultad de Odontología en el 2004, la regiomontana de 21 años tuvo ganas de participar en el certamen Señorita Universidad, organizado por la Dirección de Actividades Estudiantiles, para esto debía integrarse primero al concurso interno de su facultad.

“Participé en primer semestre, pero pronto supe que no estaba bien preparada, en octavo semestre volví a participar después de cuatro años de preparación y fui elegida Señorita Odontología.”

Así llegó al concurso a nivel Universidad, poco más de un mes de preparación la hizo convivir con otras cuarenta y dos contendientes por el título de belleza 2009.

“Pensamos que sería estresante, cada chica con su manera de ser bien diferente, pero todas nos acoplamos muy bien, la convivencia fue muy buena y aprendimos mucho de una menara divertida, las clases de oratoria, de pasarela, fueron ensayos constantes y eso nos va a servir toda la vida.”

Un programa de capacitación a cargo de Alberto Roque y su equipo de trabajo, especialistas en certámenes de belleza ocupados de coordinar el evento universitario desde 2004, ofreció a las participantes elementos de oratoria, pasarela, cultura, belleza y liderazgo.

“Yo llevaba todas las ganas aunque cuando llegué y vi a las muchachas, todas muy guapas, con muchas oportunidades, bien preparadas, supe que la competencia sería fuerte; el día de la ceremonia estuve tranquila, pensé vamos a divertirnos, pero cuando nombraron finalistas llegó el nervio, las preguntas finales, fue lindo salir adelante.”

ÁNGELA ANTES Y DESPUÉS DEL TÍTULO

Desde el 2008 a la fecha, Ángela Anahí combinó su quehacer académico y de servicio odontológico, con el modelaje a través de una agencia.

“He hecho trabajos para modelar ropa de Palacio de Hierro y Liverpool, también practico basquetbol desde preparatoria, el deporte me gusta mucho y me ayuda para hacer ejercicios, mantener la salud y un buen peso.”

La agenda de actividades diarias se engrosó con sus responsabilidades como imagen de la UANL.

“Desde que somos alumnos tenemos un compromiso con las institución pero ser la imagen de la universidad implica hacer más espacio en mis tiempos, estar en constante preparación, todo el año hay que prepararse para cada evento, para ser mejor cada día y tener un buen desempeño.”

Fue la insistencia de familiares y amigos una vez que decidió participar.

“Me apoyaron mucho, me alentaron a trabajar para hacer un buen papel, algunos me decían, si no ganas no te vayas a agüitar, estamos para apoyarte, y otros me decían, si ganas no nos vayas a dejar de hablar.”

Ángela ríe casi tímida recordando los consejos de sus seres queridos, y agrega saberse una persona sencilla, “dije si gano que bueno y si no, no pasa nada, habrá otras oportunidades”.

Desde chiquita siempre fue la flaquita de la casa, tiene dos hermanas y un hermano, pero nadie de la familia había participado antes en un concurso similar, fue un acontecimiento, asegura.

El título de Señorita Universidad ha sido una alegría y compromete aun más su condición de universitaria, pero no ha modificado en esencia la mujer que Ángela es.

“Siempre he sido muy tranquila, nada de vicios ni excesos, pero ahora ser la Señorita Universidad tal vez voltee más miradas sobre mi y ante eso el comportamiento debe ser aún mejor, debo cuidar mi imagen y ser un ejemplo para que otras chavas interesadas por el concurso vean su importancia y su utilidad.”

Ser la voz de los estudiantes y las estudiantes entusiasma a la soberana de la belleza universitaria.

“Ahorita los jóvenes tienen mucha necesidad de comunicarse, tener acceso a información, tener acceso a las autoridades, cuando entré a este concurso me propuse, si gano debo ser un intermediario entre mis compañeros y las máximas autoridades para comunicar sus necesidades y de esta manera poder ser útil al alumnado.”

Dentro de los requisitos para aspirar a la corona de este certamen las muchachas deben presentar un proyecto de provecho para la comunidad universitaria.

“Yo propuse un centro de asesoría y consulta en Ciudad Universitaria para la comunidad en general, donde la gente pudiera acercarse y obtener información, consejos, consultar alguna duda, con expertos en medicina, odontología, arquitectura, ingenierías, en todas las áreas, y a la vez nosotros podríamos practicar sobre nuestras especialidades.”

La joven agradeció el apoyo del equipo de Alberto Roque, de Raúl Colosio, y en especial de Gracia Guajardo y Zoraida Jiménez, entonces coordinadores de actividades estudiantiles de la UANL, con quienes, durante su reinado, se mantendrá al tanto de su recién adquirida responsabilidad.

“Ahora viene el evento de Tigres al Rescate, seré la imagen del Sorteo de la Siembra Cultural, haré la conducción, cosa que nunca antes he hecho, pero también me prepararán, serán más cosas para aprender.”

De cualquier modo la profesión sigue siendo lo más importante para la universitaria, luego de un año para realizar su servicio social quiere continuar estudios a través de un posgrado.

“Me llama mucho la atención ortodoncia, aunque también me gusta la rama de la odontopediatría, me gustan mucho los niños, tengo mucha ternura para trabajar con ellos que necesitan un trato diferente de los adultos, y pues me encantaría ayudar a quitarles el miedo por los odontólogos.”

Entonces cursando el décimo semestre de la carrera, Ángela Anahí Cantú se ha vinculado a un módulo de la Facultad de Odontología donde atienden pacientes del municipio de Guadalupe.

Se considera una enamorada de su profesión aunque otra de sus ilusiones está en participar en el certamen de Nuestra Belleza.

“Desde pequeña lo pensé, aunque siempre lo había aplazado, prioricé los estudios, pero ahorita con este concurso mis amigos, mis conocidos, han vuelto a insistir en que tengo posibilidades, después de este año lo consideraré.”

Y combinando belleza, bondad y sencillez Ángela consideró que será más hermosa en la medida de su compromiso institucional, de su empatía por la vida estudiantil, de las pequeñas y grandes cosas que pueda hacer por sí misma y su Universidad.

Herramientas personales