La herbolaria y la fitoterapia reclaman su lugar dentro de la medicina

De WikiNoticias UANL

29 de octubre de 2008

Diplomado en Herbolaria Científica y Fitoterapia Clínica.

En palabras de Juan Manuel Alcocer González, entonces director de la Facultad de Ciencias Biológicas (FCB), la herbolaria es “un conocimiento aprovechado desde nuestros ancestros”.

En efecto, la posición de México como líder en biodiversidad en América Latina provocó que desde la antigüedad la herbolaria ocupara un lugar privilegiado en las culturas mesoamericanas.

Ya el Códice Badiano, en 1552, se ilustraba el uso de las plantas medicinales por parte de los indios, así como en el Códice Fiorentino, parte de la Historia general de las cosas de la Nueva España de Fray Bernardino de Sahagún.

Entre los recientes hallazgos, según detalló el entonces director, relacionados con la herbolaria, se cuenta el descubrimiento de hormonas naturales, de las cuales nuestro país es uno de los principales productores.

En México, el cuarto país con mayor diversidad biológica en cuanto a plantas, la herbolaria y la fitoterapia reclama con mayor fuerza su lugar dentro de la medicina.

“El grupo de inmunología y virología de esta facultad, entre otros, desde mediados de los ochenta han estado interesados en buscar nuevos caminos, nuevas alternativas de tratamiento a las enfermedades”, destacó.

Por tanto, la facultad arrancó el 27 de septiembre de 2008 un Diplomado en Herbolaria Científica y Fitoterapia Clínica, organizado por el Laboratorio de Inmunología y Virología que entonces dirigido por la doctora Cristina Rodríguez Padilla.

El diplomado se desarrollaría hasta el 27 de junio de 2009, en sesiones sabatinas de 9:00 a 18:00 horas, y estaba dirigido a los profesionales del área de la salud.

Los temas del diplomado irían desde la historia y filosofía de las plantas medicinales hasta el estudio de la etnobotánica y la morfofisiología de los plantas. Los asistentes elaborarían un herbario y conocerían la aplicación clínica de sus elementos.

Conocería también los métodos de extracción de aceites esenciales, así como las plantas usadas como materia prima de principios activos. En el campo de la fitoterapia conocerían las más recientes investigaciones tanto regionales como internacionales.

El programa incluiría también práctica en campo, laboratorios, herbarios, así como práctica clínica y en legislación. El diplomado sería impartido por especialistas en cada campo específico del programa.

El doctor Jorge Valdés, entonces director general de Planeación, Desarrollo y Salud, resaltó el hecho de que sea en Monterrey donde se estableció este primer diplomado a nivel nacional. Ya en 1796 existía una botica en el Hospital del Rosario, donde se encuentra el actual Museo de Culturas Populares. Es en este hospital donde se impartieron las primeras cátedras de botánica y anatomía, así como el primer jardín botánico.

“La medicina siempre ha ido buscando solucionar los problemas del hombre a través de la herbolaria. Está en nuestra tradición, no sólo de la medicina, sino en la tradición de educación universitaria, así que no extraña que ahora estemos buscando esto”, afirmó.

Gilberto Montiel Amoroso, entonces director de Salud del Estado de Nuevo León, apuntó que el cambio en la estructura poblacional, el envejecimiento paulatino, la urbanización e industrialización de las ciudades conduce a nuevos y numerosos riesgos a la salud, por lo que la herbolaria se vuelve de vital importancia para enfrentar los nuevos retos de la medicina.

Durante la inauguración estuvieron presentes el entonces director de la FCB, así como el doctor Jorge Valdés, entonces director general de Planeación, Desarrollo y Salud; y José Alejandro Almaguer, entonces director de Medicina Tradicional y Desarrollo Intercultural de la Secretaría de Salud.

Herramientas personales