La complementariedad entre hombres y mujeres es fundamental

De WikiNoticias UANL

12 de marzo de 2007

La periodista Valentina Alazraky recibió el reconocimiento “Flama, Vida y Mujer” en la categoría de vinculación internacional por su trayectoria de tres décadas como corresponsal en la Ciudad del Vaticano.

Con más de treinta años de actividad periodística, Valentina Alazraky es uno de los rostros más conocidos en los medios de comunicación de México. Como corresponsal de Televisa fue un puente entre nuestro país y una figura universal como fue el Papa Juan Pablo II.

Incluso, cuando falleció el pontífice, cuenta Héctor Hugo Jiménez “recibió las condolencias de los mexicanos que la reconocieron caminando por la plaza de San Pedro como si adivinaran su gran cercanía, casi familiar con su Santidad”.

La periodista confiesa que su vida cambió en una forma extraordinaria con la elección de Juan Pablo II.

“Estuve cubriendo al líder religioso más importante del planeta pero también a un jefe de estado, junto con él recorrí el mundo, lo acompañé en más de cien viajes. Ha sido la experiencia más importante que yo hubiera podido tener”.

“Cuando en 1974 llegué a Roma a estudiar la carrera de ciencias de la comunicación y empecé a colaborar con Televisa un poco, porque realmente no sabía mucho, me acredité ante el Vaticano y traté de unirme con los corresponsales extranjeros. La verdad, por ser mujer, me costó muchísimo trabajo.

“En la Sala de Prensa del Vaticano si me aceptaron, pero recuerdo que eran puros hombres de mediana edad, yo entraba y nadie me saludaba. Empezaron a saludarme después de la primera visita de Juan Pablo II a México porque ellos viajaban con el Papa y me vieron hablar en Televisa y descubrieron que a pesar de ser joven y mujer, pues también trabajaba”.

Pero además de tener la suerte de cubrir el Vaticano por más de 26 años, cubrió las cumbres de Carter-Breznev y Reagan-Gorvachov, la enfermedad del lider yugoslavo Tito y varias conferencias de la OPEP.

“La verdad en como reportera en muchas ocasiones tuve la condición de ser al menos testigo de momentos históricos”.

En su mensaje videograbado desde Roma dirigido a las mujeres mexicanas, Alazraky les pidió sentirse animadas por su sano feminismo.

“No por un feminismo exacerbado para el que los hombres representen un enemigo. Yo creo que la complementariedad entre hombres y mujeres es fundamental, se necesita mucha colaboración y también me gustaría decirles, en base a mi experiencia personal, que no olviden el rol que pueden tener dentro de la familia.

“La verdad me llena de orgullo, felicidad y gratitud este reconocimiento por parte de la Universidad, es un premio importante para todas las mujeres que se han desarrollado en diferentes ámbitos de la sociedad, mujeres que son conocidas o en ocasiones pueden no serlo, pero mujeres que han puesto su pequeño granito de arena”.

PERFIL

Nació en la ciudad de México en 1955. Desde octubre de 1974 como corresponsal de Televisa en Roma cubrió la muerte de Paulo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II y los conclaves para la elección de los dos últimos y Benedicto XVI. Ha publicado los libros Juan Pablo II, viajero de Dios y Juan Pablo II y la Virgen de Guadalupe. Ha recibido el Premio Adelaida Ristori para las Mujeres del Año (1981); el Modello como enviada en los viajes papales (1987), La Calabria como mejor corresponsal (1992) y el Premio Academia Nacional (2005).

Herramientas personales