La ciencia contra el cáncer

De WikiNoticias UANL

8 de febrero de 2010

Uno de los objetivos del Dr. Eugenio Hernández es sintetizar compuestos con mayor actividad en contra de células cancerígenas.

Al cáncer se le atribuyen 7.9 millones de defunciones tan sólo en el año 2007 (aproximadamente el 13 por ciento de las muertes mundiales), según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Actualmente, a pesar de los avances de la ciencia, la OMS pronostica que las muertes asociadas al cáncer a nivel mundial seguirán aumentando; se calcula que serán 12 millones en el año 2030, esto sin importar las crecientes campañas internacionales para la prevención de esta enfermedad y de la utilización de diferentes tratamientos para combatirla, entre los cuales destacan la cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Y es que la quimioterapia, por ejemplo, se basa en el uso de medicamentos para eliminar las células afectadas, así como controlar su proliferación; pero al mismo tiempo estos fármacos pueden deteriorar físicamente a los pacientes debido a que destruyen también las células sanas, por lo que los efectos secundarios están directamente asociados a la pérdida de dichas células.

Ante esta doble problemática, investigadores de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), realizan estudios para encontrar fármacos más eficientes y así combatir esta enfermedad sin consecuencias desvastadoras para el paciente.

Tal es el caso del Doctor Eugenio Hernández Fernández, quien en conjunto con un equipo especializado de colaboradores, realizan síntesis de compuestos orgánicos, que esperan en un futuro, puedan combatir al cáncer.

“En la industria farmacéutica hay medicamentos que curan ciertos padecimientos o malestares que nosotros como personas presentamos. Muchos de esos fármacos inicialmente fueron sintetizados a nivel laboratorio, y después de muchas pruebas y años de estudio, ahora son aprobados para su uso como medicamentos”.

“En el laboratorio, nuestro Grupo de Investigación se encarga de diseñar y preparar compuestos con posible actividad farmacológica (sustancia activa), sustancia con la cual se pretende prevenir, tratar o curar el padecimiento que una persona va a presentar”.

“Para ello, hacemos uso de la síntesis orgánica; es decir, preparamos moléculas orgánicas con estructuras y características diferentes. Estas características estructurales son las responsables de conferir las propiedades farmacológicas a las moléculas”, comentó el Dr. Eugenio Hernández Fernández.

Aunque la primera síntesis orgánica data de 1828, cuando el investigador Friedrich Wöhler obtuvo urea a partir de cianato amónico, en nuestros días, la síntesis de compuestos continúa siendo una de las partes más importantes de la química orgánica.

Una de las líneas de investigación del Cuerpo Académico al cual pertenece el Dr. Eugenio Hernández, busca elaborar compuestos que tengan alguna actividad como tratamiento contra el cáncer.

Es uno de los objetivos de este equipo de investigación el sintetizar compuestos con mayor actividad en contra de células cancerígenas, reduciendo a su vez –o incluso anulando– los efectos colaterales que los actuales fármacos provocan en los pacientes con cáncer.

“Muchos de los productos que actualmente conocemos como anticancerígenos inicialmente fueron aislados de plantas naturales”.

“Cuando los investigadores nos damos cuenta de que ciertas plantas son utilizadas para tratar algunos padecimientos en determinada población, el siguiente paso consiste en identificar cuál es la estructura de la sustancia activa; una vez que la conocemos, intentamos prepararla en el laboratorio”.

“El hacer síntesis orgánica es preparar moléculas, ya sea sencillas, con estructuras bastante limitadas en cuanto a carbono, hidrógeno y demás elementos, o con sistemas más complicados.”

“Cuando en el laboratorio, logramos preparar una molécula, el siguiente paso es evaluar si tiene alguna actividad farmacológica, y para eso tenemos que realizar pruebas citotóxicas.”

“Para ello, tenemos la colaboración de investigadores de la misma facultad que son especialistas en esa área”.

“Actualmente, estamos interesados en que las moléculas que preparemos en al laboratorio tengan actividad en contra de células cancerígenas; es decir, que las moléculas puedan destruir las células que son malignas, sin afectar –o en menor grado- a aquéllas que no lo son, buscando con ello una actividad más selectiva”, explicó el Dr. Hernández Fernández.

En nuestros días, los científicos reconocen la existencia de diferentes fármacos que se utilizan como tratamientos en quimioterapia para pacientes con cáncer; sin embargo, el trabajo de investigación dentro de la síntesis orgánica en este aspecto es muy amplio y prometedor.

“Diferentes fármacos comerciales se utilizan en la quimioterapia. Sabemos que muchas moléculas usadas para este tratamiento tienen efectos adversos; entonces, lo que procuramos como investigadores en la Facultad de Ciencias Químicas, es preparar nuevos compuestos con mayor actividad que aquellos que ya existen, buscando siempre que tengan menos efectos adversos y proporcionado más alternativas para el tratamiento”.

“Para cumplir con este objetivo, partimos de moléculas sencillas y de fácil adquisición, tal como los aminoácidos. Posteriormente, al hacer diferentes transformaciones químicas, se obtienen compuestos con estructuras más complejas con características bien definidas, (responsables de conferir las propiedades físicas y químicas a las moléculas) y posteriormente aptas para ser evaluadas en contra de diferentes líneas celulares cancerígenas“, afirmó el investigador.

NOTA: La síntesis orgánica es la construcción planificada de moléculas orgánicas mediante reacciones químicas. Con frecuencia, las moléculas orgánicas pueden tener un mayor grado de complejidad, comparadas con los compuestos puramente inorgánicos.

      • Eugenio Hernández Fernández cuenta con un Doctorado en Ciencias Químicas por el Centro de Investigaciones Químicas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Es profesor investigador de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, con especialización en Síntesis Orgánica.

Actualmente pertenece al Cuerpo Académico de Química Sintética de la misma Facultad y es miembro Nivel I del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

Herramientas personales