La Universidad debe enseñar para ayudar a vivir

De WikiNoticias UANL

22 de septiembre de 2006

Pensador francés Edgar Morin.

Ante los problemas cotidianos y simultáneamente globales que desafían nuestro futuro, el pensador francés Edgar Morin señaló que la misión de las universidades es enseñar para ayudar a vivir.

“Pienso que la misión esencial de las universidades es evidente, enseñar para formar profesionales, especialistas en distintos campos del saber y de las actividad humana y social, pero al mismo tiempo enseñar para ayudar a vivir”, afirmó el filósofo y escritor.

“Es una empresa, la más importante para las personas, para los ciudadanos y ciudadanas de una ciudad, ciudadanos de una patria, ciudadanos de una nación, ciudadanos también de la humanidad.”

Morin resaltó que la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), empezó el nuevo camino de la reforma del conocimiento y la reforma de los conocimientos es también una reforma del pensamiento, lo que llama pensamiento complejo.

El gran problema de la ciencia a la fecha (22 de septiembre de 2006), es su cada vez mayor carácter disciplinario especializado del conocimiento, por lo que enfrenta cada vez mayores dificultades para su puesta en contexto.

Para entender la complejidad del mundo humano y social debe tomarse en cuenta el contexto social, político humano, ecológico; es decir, la relación recíproca de todas las partes de todo hecho importante. Para tener la posibilidad de articular y organizar esta información, Morin propone una reforma del pensamiento. Esta reforma es lo que llama pensamiento complejo.

Explicó que el significado de complejidad, en el sentido original de la lengua latina complexus, es el tejido común; es decir, “no es cuestión de reducir los saberes especializados de las disciplinas a una pequeña parte, sino amplificar su valor”. Se trata “de pensar las cosas no en pedacitos separados, sin que se pueda hacer una ligación”, agregó.

Enseñar la complejidad es un problema muy difícil porque la complejidad se presenta con los rasgos de la perplejidad, la incertidumbre, la ambigüedad y muchas contradicciones, “pero me parece que es una necesidad vital para nosotros, para todos”.

La reforma del pensamiento es una necesidad social clave: formar ciudadanos capaces de enfrentar los problemas de su tiempo bajo el principio de que los conocimientos científicos deben difundirse entre los ciudadanos para esclarecer sus decisiones ético-políticas y ejercer con plenitud sus derechos. Ello permitiría frenar el debilitamiento democrático suscitado por la expansión de la autoridad de los expertos, especialistas de todo orden que limitan progresivamente la competencia de los ciudadanos, condenados a la aceptación ignorante de las decisiones de quienes son considerados como conocedores.

El desarrollo de una democracia cognitiva sólo es posible en una reorganización del saber donde resucitarían de manera novedosa las nociones trituradas por el parcelamiento disciplinario: el ser humano, la naturaleza, el cosmos y la realidad.

En la UANL inició una encarnación y una concretización de algunas de estas ideas a través del proyecto de diseño, creación y gestión académica del doctorado en Ciencias Humanas y Pensamiento Complejo en la Facultad de Filosofía y Letras en colaboración con el Instituto Internacional para el Pensamiento Complejo (IIPC) y la Cátedra Itinerante UNESCO “Edgar Morin” (CIUEM) en la ciudad de Monterrey.

Con este doctorado se pretende formar investigadores y profesores que alcancen a introducirse en la comprensión de la complejidad humana y de la epistemología compleja.

Herramientas personales