La Química y la tecnología en nuestra comida

De WikiNoticias UANL

27 de octubre de 2009

Muestra de Phaffia rhodozyma.

La tendencia actual son los alimentos orgánicos libres de sustancias tóxicas, plaguicidas y fertilizantes. En ésta área ha estado trabajando en la Facultad de Ciencias Biológicas (FCB), por casi veinte años, la Doctora en Ciencias con especialidad en Biotecnología, Graciela García Díaz.

El trabajo de la Dra. García se desarrolla en el Laboratorio de Química Analítica de la FCB, donde trabaja con Biotecnología en el área de alimentos en acuicultura (nutrición de peces y crustáceos?. Su línea de investigación se avoca a desarrollar levaduras para producir pigmentos naturales vía bio reactor.

“Estas levaduras que manejo son un hongo filamentoso, un basidiomiceto que se llama Phaffia rhodozyma y tiene la particularidad de poder cultivarlo en medio mineral, con agua de la llave, y como fuente de carbono el alcohol etílico para obtener una biomasa pigmentada que utilizo como aditivo para dárselo a dietas de camarones y peces”.

“El pigmento es importante porque es una xantofila llamada Astaxantina que pertenece al grupo de carotenos, 100 veces más potente que la vitamina E, entonces funcionan como antioxidantes”.

“Ellos neutralizan los radicales libres que se producen tanto en el organismo (endógenos), como fuera (exógenos como el tabaco y los contaminantes del medio ambiente), y van a las membranas celulares, llegando a dañar el ADN”, describió la Dra. Graciela García.

Gracias a los antioxidantes se pueden neutralizar estos radicales libres que podrían llegar a causar enfermedades degenerativas cardiovasculares y del sistema nervioso. Es decir, se alimenta y mejora la calidad de los camarones o peces y en consecuencia, nosotros nos nutrimos al comerlos.

Por otro lado, la Dra. Graciela García también trabaja con peces, exponiéndolos a contaminación con diesel (que es un hidrocarburo poli cíclico aromático), para encontrar si el antioxidante también los protege contra la contaminación.

“Los estudios que realiza en las enzimas de los peces dieron respuesta positiva, gracias a los antioxidantes endógenos, en este grupo tenemos al glutatión, coenzima Q, ácido tioctico. Pero también ayuda que se les den antioxidantes exógenos a través de la dieta”.

Todas estas investigaciones se realizan por medio de bioensayos, experimentos donde agregan o no, sustancias contaminantes para luego comparar cómo está la producción de enzimas. Por ejemplo, en el caso del diesel, aumenta su producción de enzimas cuando están expuestos a él, respuesta parecida tendrían con otros hidrocarburos.

Así, la unión de ambas líneas de investigación aparecen ya que: “El objetivo conjunto es formar camarón y pez de mayor calidad, pero a su vez son bio marcadores de contaminación. Si voy a una área puedo ver qué tanto está afectado el ecosistema a través de los peces”.

El objetivo final del proyecto, según comenta la Dra. García, es lograr la producción natural de pigmentos. Posteriormente se podrá venderlos a las áreas de alimentos, dejando a un lado los pigmentos sintéticos que provocan alergias o cáncer.

Por otro lado, la Dra. Graciela García ha trabajado, desde sus estudios de posgrado en la UANL y en estancias en la Universidad de Heidelberg, Alemania, en las áreas de farmacología y toxicología.

Durante este tiempo se dedicó a estudiar la interacción del alcohol con contaminantes del medio ambiente, como insecticidas, pues tienen un grupo de NSC (Nitrógeno, Azufre y Carbono), que bloquean las enzimas para metabolizar el alcohol, dando por resultado su rechazo y otras sintomatologías.

“Alcoholizaba ratas antes expuestas a insecticidas y revisamos también una serie de medicamentos que tenían este grupo de NSC de rechazo y hacían el mismo efecto. Trabajé con varios antibióticos del grupo de Cefalosporinas, hipoglucemiantes, albendazol, que también provocan los efectos, y algunos potencian o inhiben el efecto de las sustancias”.

Mas la Doctora García no sólo está consciente de la importancia de su trabajo como investigadora y como docente, pues a lo largo de sus casi 40 años de servicio en la UANL, sino se ha dedicado a concientizar a la población en temas de ecología y manejo integral de residuos reciclables.

Ella, en conjunto con compañeros de generación formaron casi desde hace 10 años el Instituto de Ecoeficiencia Ambiental (IDEA), dedicado a participar en la protección del ambiente a través de un uso racional y eficiente de los recursos naturales, mediante consultoría y gestión ambiental, capacitación y formación de instructores y promotores ambientales.

Después de 40 años de trabajo constante y al estar a punto de retirarse, la doctora Graciela García Díaz asegura que sigue disfrutando enormemente trabajar con levaduras y animales de laboratorio, ya sean peces o camarones; y además valora la oportunidad de viajar, en estancias, en cursos y congresos.


  • Graciela García Díaz es Químico Bacteriólogo Parasitólogo por la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL; realizó su Maestría en Salud Pública con especialidad en Nutrición Comunitaria; y el Doctorado en Ciencias con especialidad en Biotecnología. Su área de especialidad es la Biotecnología y Ciencias Agropecuarias. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I, desde el año 2003.
Herramientas personales