La Facultad de Ingeniería Civil se reinventa en la formación de ingenieros comprometidos con su entorno

De WikiNoticias UANL

14 de diciembre de 2009

La evolución de ciencia y tecnologías revoluciona a su vez los conceptos relativos. Anteriormente la definición de ingeniería versaba en la transformación y aprovechamiento de los recursos naturales para beneficio de la sociedad.

La evolución de ciencia y tecnologías revoluciona a su vez los conceptos relativos. Anteriormente la definición de ingeniería versaba en la transformación y aprovechamiento de los recursos naturales para beneficio de la sociedad.

“Ahora la hemos modificado”, cuenta el doctor Benjamín Limón Rodríguez, toda una institución en ingeniería y ciencias del ambiente. “Es el aprovechamiento racional, con respeto a las leyes de la naturaleza.”

El catedrático e investigador de la FIC (Facultad de Ingeniería Civil) cree que el cambio debe partir de códigos culturales, crear conciencias y cambiar mentalidades hacia una sociedad menos agresiva con su entorno.

“Lo más importante ha sido la orientación de nuestra Facultad hacia el desarrollo sustentable, empezamos a hablar de medio ambiente y desarrollo en 1960 cuando casi nadie hablaba de esto en el mundo.”

En 1961 una maestría denominada Ingeniería en Salud Pública colocaba nuevos enfoques en la vida universitaria de Nuevo León.

“Fue la primer maestría establecida en la Universidad, estaba orientada a la prevención de las enfermedades, a la formación de recursos humanos colaboradores con la Secretaria de Salud, preparando ingenieros para el saneamiento ambiental.”

La FIC se convertía así en pionera del tema en el país. En 1974 inició la maestría de Ingeniería Ambiental, ya orientada con los conceptos actuales; en 1988 con la publicación en el país de la primera Ley Ambiental formal la facultad se hizo eco, en las maestrías de ingeniería ambiental se le dio mucha importancia al conocimiento de leyes, reglamentos y qué hacer para cumplir con ellas desde la ingeniería.

“Poco a poco se fue abriendo, al principio era sólo para ingenieros civiles, ahora hay químicos, biólogos, médicos, vinculados a esa maestría, en aquellos años fue muy difícil plantear el tema, ahorita en todos lados se habla de esto.”

Pero más relevante ha sido, a juicio del doctor Limón, el trabajo a nivel de licenciatura. Unos siete años atrás un proyecto consignaba la creación de materias con carácter obligatorio u optativo relacionadas con ingeniería ambiental para impartirse en todas las licenciaturas.

“Luego le cambiamos el nombre a Ciencias del ambiente, una materia de formación general universitaria. Nos dieron la tarea de preparar un libro entre especialistas en medicina, arquitectura, biología e ingenierías.”

El libro de texto Ciencias del ambiente de la autoría de Juan Manuel Alfaro, Benjamín Limón, Gustavo Martínez, María Magdalena Ramos, Juan Miguel Reyes y Gilberto Tijerina, ofreció principios de ecología, medio ambiente y sociedad, efectos de la crisis del medio ambiente, salud ambiental, políticas y administración del medio ambiente.

“Ahora está por salir un nuevo libro llamado Ambiente y sustentabilidad, con actualizaciones, adecuaciones a los tiempos, las leyes, los reglamentos, pues las normas ecológicas van cambiando, la ciencia va avanzando y las agresiones al medio ambiente crecen.”

Más de 130 estudios de impacto ambiental en proyectos de desarrollo de Nuevo León y otros estados avalan la experiencia de Benjamín Limón y sirvieron de lecciones amenas durante el Simposium “Ingeniería Ambiental y Arquitectura Sustentable”.

“Me tocó instalar las primeras redes de monitoreo del aire para medir su calidad, hicimos los estudios de la presa El Cuchillo, vimos qué impacto iba a tener una construcción ahí en el río, las consecuencias de 18 mil hectáreas donde se invadiría el suelo, sacamos 250 mil toneladas de basura de los ríos, en Guadalupe y San Rafael estaban los tiraderos de basura y si no los sacábamos eso se iba a ir a la presa, se hicieron labores de saneamiento con agua y drenaje.”

La preocupación latente en la Facultad de Ingeniería Civil por resolver problemas de carácter ambiental, es comparada por el doctor Limón con la medicina preventiva.

“Es como la labor de los médicos, nosotros también debemos prever, evitar que el ambiente se enferme, ¿como le hacemos? primero conociéndolo, lo que no se conoce no se cuida, luego curar el ambiente.”

La “cura” de varios predios en Monterrey ha tenido a Benjamín Limón como protagonista.

“En el caso del predio de Peñoles era un terreno contaminado de 28 hectáreas con cientos de toneladas de residuos industriales peligrosos, arsénico, cadmio, plomo, escoria de fundición almacenada, todo el volumen de residuos contaminados extraídos fue de dos millones y medio de metros cúbicos.”

Como director ambiental del proyecto de “Restauración Ambiental del Paseo Santa Lucía” trabajó con especialistas en rehabilitación de sitios contaminados durante tres años.

“Como estaba no podían hacerlo, era una violación de la ley, un peligro para la gente, allí a un lado hay un hospital donde nacen cientos de niños por mes, hay unas torres de departamentos muy cerca, está rodeado por el parque, por zonas habitacionales, así que debimos curarlo.”

Participó también en la elaboración de planes de restructuración ambiental de sitios contaminados con residuos peligrosos para el proyecto Céntrika.

“Es un terreno muy valioso, ubicado exactamente en el centro geográfico de la ciudad, había preocupación de los industriales en recuperarlo, pero eran 66 hectáreas con muchos residuos de la industria minero metalúrgica, ahí empezamos a curar hace quince años, lo rehabilitamos con obras de ingeniería civil y ahora esta totalmente curado.”

En las aulas de licenciatura el doctor Limón imparte la materia de Ambiente y sustentabilidad; en posgrado, Contaminación atmosférica, y ha impartido Abastecimiento de agua, Alcantarillado, Diseño de plantas de tratamiento, Sistemas de bajo costo para el tratamiento del agua, entre otras.

“Con nuestros estudiantes y maestros hemos insistido en la necesidad de desarrollar tecnologías a bajo costo, no agredir el medio, esta es una ciudad industrial que genera muchos desechos, pero también en el campo hay muchos problemas, la aplicación de los pesticidas, insecticidas, agroquímicos en general para fertilizar la tierra, todos esos son altamente agresivos, cancerigenos, traen problemas serios, no podemos descuidarnos.”

La Universidad se ha distinguido por ser pionera en los temas que afectan a la sociedad, asegura, y en este contexto la FIC se reinventa en la formación de ingenieros comprometidos con su entorno.

“Hoy los responsables de saneamiento de agua y drenaje en Monterrey son egresados de la Facultad de Ingeniería Civil, el sistema es de los mejores de América Latina, el agua que viene de la llave puedes tomarla tranquilamente, es potable, de calidad, a menos que tengas una cisterna, un tinaco, lugares donde se puede contaminar.”

Benjamín Limón Rodríguez ha escrito material didáctico para la enseñanza de diversos temas de ingeniería ambiental y es autor del libro Los Naranjos ¿Psicosis ambiental o realidad?, es coautor de Atlas de Monterrey, San Nicolás de los Garza a los 400 años. Retos frente al tercer milenio, Alba y horizonte, Ciencias del ambiente y Ambiente y sustentabilidad, estos dos últimos obligatorios en todas las licenciaturas de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Herramientas personales