José Emilio Pacheco: No me preguntes cómo pasa el tiempo

De WikiNoticias UANL

11 de septiembre de 2009

La lente del fotógrafo Rodrigo Cuéllar capturó a lo largo de 35 años instantáneas del escritor e intelectual José Emilio Pacheco rodeado de personalidades y libros, que ahora exhibe la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria.

Momentos memorables que fueron congelados en el tiempo por el fotógrafo Rodrigo Cuéllar, hicieron revivir al maestro José Emilio Pacheco algunas mágicas épocas de su vida.

El 10 de septiembre de 2009 en la Capilla Alfonsina de la UANL se inauguró la exposición “José Emilio Pacheco: No me preguntes cómo pasa el tiempo”, muestra que contiene 24 fotos del poeta mexicano en compañía de sus más entrañables amigos: los libros.

Acompañados del Rector de la Máxima Casa de Estudios, ingeniero José Antonio González Treviño; del Secretario General, doctor Jesús Ancer Rodríguez, y de la directora del espacio alfonsino, Minerva Margarita Villarreal, más de un centenar de personas apreciaron las fotografías tomadas al autor de “Las batallas en el desierto”, en el periodo de 1973 a 2008.

Entre libros, en las calles, en un bar, en su biblioteca, a la que Pacheco se refiere como su comedor; acompañados de muchas personalidades como José Luis cuevas, Elba Macías y Octavio Paz, son tan solo algunas imágenes captadas por Cuéllar.

“Yo no me dediqué a hacer una obra, solo hacía fotos, y ahora con el tiempo sé que hice algo serio”, señalo Rodrigo Cuéllar.

Además mencionó que lo que más admira del poeta es su honestidad, su literatura, y su vehemencia; la poesía “No me preguntes cómo pasa el tiempo”.

Además de fotografías, también fueron expuestas algunas obras literarias del narrador, traductor y ensayista, obras tales como “Las batallas en el desierto”, “El silencio de la luna”, “La edad de las tinieblas” y “La fábula del tiempo”.

Algunas de las fotografías fueron donadas a la Máxima Casa de Estudio, una de ellas era de José Emilio Pacheco en el Congreso del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, en el antiguo Colegio Civil, que fue tomada en 1988, y una más del poeta en su casa de la colonia la Condesa rodeado de libros en 1989.

Herramientas personales