Jóvenes universitarios comprometidos con la sociedad

De WikiNoticias UANL

30 de julio de 2009

Archivo:3007-225627.jpg
¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? Lo interesante, lo original, sería que alguien lo amenace a uno con la inmortalidad.

“Quién no vive para servir, no sirve para vivir”, esta frase representa la filosofía de vida que los becarios del programa SELÍDER practican desde hace varios años y que los ha llevado a cristalizar sus propios sueños.

Gerardo Vázquez Hernández, estudiante de la carrera de Ingeniero Químico en la UANL, dijo que pertenecer a este grupo es “simplemente grandioso”, ya que le marcará una profunda huella en su formación académica y personal.

“Es una oportunidad maravillosa por el hecho de mi situación económica, yo veía difícil poder estudiar una carrera universitaria, pero ahora esto me permitirá seguir superándome y poder seguir aportando algo a la sociedad y a mi familia de lo mucho o poco que sé”, refirió el egresado de la preparatoria bilingüe de la UANL.

Para Antonio Guatemala Colt el formar parte de SELÍDER representa una de las cosas más importantes de su vida por la posibilidad de seguir con sus estudios en nivel superior, además le emociona el poder hacerlo en la Máxima Casa de Estudios.

“Hoy cumplo uno de mis grandes anhelos, el poder cursar mi carrera, la licenciatura en Actuaría y qué mejor que sea en la Uni; desde pequeño siempre soñé estar dentro de ella, portar con orgullo los colores azul y oro por la importancia que representa a nivel nacional”, mencionó el egresado de la preparatoria número 7 Las Puentes.

Los dos nuevos estudiantes de la UANL coincidieron en que no fue nada fácil competir entre 170 candidatos para adquirir esta beca, pero siempre confiaron en que el trabajo realizado junto con sus aptitudes, habilidades y conocimientos los llevaría por el camino del éxito.

Gerardo destacó la importancia que la labor social tiene para ser un líder.

“Creo yo que los grandes líderes del ayer nos han enseñado que no hay que ver por uno mismo, sino ver primero por lo demás para luego obtener grandes recompensas. Además nosotros los jóvenes no debemos desaprovechar el tiempo, al contario debemos de trascender aportando algo a nuestra comunidad a nuestro entorno”, indicó estudiante de primer ingreso de la Facultad de Ciencias Químicas.

Por su parte, Samuel González García, becario desde la primera generación, cuenta que el haber entrado a este programa le trajo muchas bendiciones, empezando por la oportunidad de cursar una carrera profesional.

“Estar en SELÍDER me ha abierto muchas puertas, la principal ha sido mi carrera de doctor en la Facultad de Medicina de la UANL, también me ha dado la posibilidad de conocer a nuevas personas que se han convertido en mi familia y de seguir ayudando u orientando a chavos de secundaria”.

Asimismo felicitó a los nuevos integrantes del programa y les aconsejó que aprovecharan esta oportunidad que se les presenta porque no todos los días se dan.

“A mis nuevos hermanos les doy la bienvenida, los felicito por haber logrado ser los elegidos y les deseo que mucho éxito en sus próximos estudios, pero también les recomiendo que aprovechen al máximo esta beca porque es una bendición obtenerla”.

Finalmente, González García declaró que a lo largo de cinco años su vida ha cambiado radicalmente y se ha dado cuenta que la pregunta que todos los adultos se hacen sobre ¿Qué México le vamos a dejar a los jóvenes?, está mal planteada porque lo correcto sería ¿Qué jóvenes le vamos a dejar a México?, porque ellos son los que podrán cambiar el rumbo del país.

Herramientas personales