Jóvenes talentos ofrecieron deleite musical

De WikiNoticias UANL

7 de noviembre de 2008

El Ensamble IMUSI de la Facultad de Música.

Desde la exquisita sobriedad del escenario se dejaron escuchar las melodías de Handel, J. C. Bach, Komarovsky, Shostacovich y Leroy Anderson. El concierto ofrecido en el Teatro Universitario por el Ensamble IMUSI de la Facultad de Música, dirigido por el maestro Raúl Sánchez, reunió a quince talentosos jóvenes en la armonía de la música clásica.

“Este es un trabajo de muchos años -señaló el maestro Sánchez, violinista regiomontano, graduado con título de Maestría en Carnegie Mellon University- algunos de estos muchachos están en nuestra orquesta desde los niveles infantiles, ahora la mayoría están en el nivel técnico, dos o tres en la licenciatura y son jóvenes que desde los 10 años están estudiando música en nivel elemental primero, ya mínimo tienen cinco o seis años con su instrumento y desde entonces trabajamos en orquesta para lograr ese sonido limpio, ese escuchar al compañero, ese ir juntos, hacer música completa y para esta ocasión quisimos invitar a otros niños”.

A través de un concurso interno se seleccionaron solistas que acompañarían al ensamble en su propuesta musical, y los elegidos fueron dos niños brillantes, Francisco Moreno, de quince años, ejecutor de un hermoso violoncello, y la pequeña Marienn Sánchez, de nueve años de edad, con una maestría sorprendente en el violín.

La estatura de Marienn es casi imperceptible entre sus compañeros, pero su instrumento la acrecienta en el escenario.

“Me siento pequeña tocando ente puros grandes, pero estoy muy a gusto, cuando estoy de solista me pongo muy nerviosa, pero trato de hacer todo bien y me gusta que venga mucho público a vernos tocar”.

Recientemente la niña participó y obtuvo tercer lugar en el Concurso Nacional de Jóvenes Pianistas Parnassós, cuyo objetivo es encontrar y promover a niños y jóvenes con talento. Con un total de seis ganadores entre once participantes de la Facultad de Música de la UANL, la escuela alcanzó el más alto resultado a nivel nacional, de entre doce estados y 81 participantes.

“Estoy muy contenta porque gané un concurso nacional, era la primera vez que participaba, había gente de muchos lugares del país, de Guanajuato, Guadalajara, Zacatecas, el DF, y me emocioné mucho por ganar entre tantos participantes que sabían mucho de piano”.

Por su parte, Francisco Moreno, violonchelista del nivel técnico en la FAMUS, vio la convocatoria para el concurso y animado por su maestro Cástulo Conde se decidió a participar.

“Me seleccionaron y me puse a ensayar con ellos, me he acoplado muy bien, el ensamble está muy padre y siento que hemos ido progresando juntos, el nivel está muy bien”.

Francisco tocaba el violín desde sus seis años, pero desde entonces tenía manos muy grandes y su mamá lo motivó a cambiar de instrumento por un año para tener otras experiencias.

“Yo no quería -recuerda Francisco- pero me fui un año con el cello, me empezó a gustar y ahí me quedé, ahora lo disfruto más”.

Como invitados estuvieron el arpista César Secundino Méndez y el clarinetista Bertrand Pacheco Blas.

EXCELENTE AÑO PARA IMUSU

En el 2008, la Temporada Primavera Musical, de Radio Nuevo León, presentó a la Orquesta Infantil Ensamble de Cuerdas IMUSI, dirigida por el maestro Raúl Sánchez, quienes ofrecieron un concierto con piezas de los compositores Handel, Vivaldi, Bloch y Anderson, recientemente se presentaron con éxito en el Museo Pape de Monclova Coahuila, en la Pinacoteca de Nuevo León realizan sus temporadas regulares, se han presentado en el Centro de Estudios Artísticos del INBA (CEDART), el Teatro Universitario, el Museo de Historia Mexicana, el Museo Metropolitano de Monterrey, la Facultad de Música de la UANL, la Universidad de Montemorelos, así como en escuelas, hospitales, asilos de ancianos e iglesias.

Los resultados de tan buen año se conjugan entre la dedicación de maestro y alumnos.

“Puedo decir que dedico mi tiempo completo a la Facultad -dijo el maestro Raúl Sánchez-, tengo la materia de violín desde elemental, técnico y licenciatura y también atiendo este ensamble de muchachos seleccionados, ahorita somos alrededor de quince, hay mucho rigor, tienen que tener cierto nivel, muchas aptitudes para poder estar en un ensamble y hacerlo bien, trabajamos mucho para esto”.

El estudiante de la FAMUS, Arnoldo Aguirre Marroquín, integra el ensamble hace un año y medio. Desde que tenía cuatro años tocaba el violín, estudió seis años saxofón tenor y piano y desde muy pequeño integró orquestas.

“Por eso para mí ensamblarme es algo normal, pero reconozco que desde que integro este ensamble mi técnica en el violín ha mejorado, con el maestro Raúl siempre hemos tenido avances muy específicos, en esto debe caracterizarse una orquesta chiquita, el maestro nos pone mas atención a cada uno, y la técnica mejora”.

Belinsol Martínez Muñoz, del quinto semestre de licenciatura en la Facultad de Música es una de las manos mágicas del violoncello dentro del ensamble.

“Antes de entrar a este ensamble yo no había tocado nunca en ensamble u orquesta, al principio cuando entré me sentía un poco rara pues ya todos tocaban, tenían experiencia, pero poco a poco me fui integrando, esto me ha servido para acoplarme a tocar en grupo, para la lectura a primera vista”. Dedicada por dos años a la guitarra, se sintió luego atraída por el cello, instrumento que toca hace cinco años.

“Prefiero el cello, aunque amo las cuerdas en general. Lo complejo de este grupo de instrumentos es tener en cuenta todo el tiempo la afinación, requiere mucho del oído, y aunque es normal ponerse un poco nervioso, esa adrenalina en mi caso sirve para tocar mejor y no descuidar la afinación”.

El concierto del 15 de octubre de 2008 mostró una uniformidad de sonidos clásicos, la armonía de sus jóvenes integrantes y una destreza que ha sabido unificar el maestro Raúl Sánchez entre sus dictados musicales, la ejecución instrumental de trece jóvenes destacados y el aporte eficaz de los niños solistas.

Herramientas personales