Instalaron altares de muertos

De WikiNoticias UANL

31 de octubre de 2008

La Universidad Autónoma de Nuevo León recreó en sus preparatorias, facultades y escuelas técnicas, una de las más arraigadas tradiciones mexicanas: altar de muertos.

En víspera del 2 de noviembre, la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) recreó en sus preparatorias, facultades y escuelas técnicas, una de las más arraigadas tradiciones mexicanas: altar de muertos.

El colorido del papel picado y las flores de cempasúchil, mano de león y copos de nieve; los aromas del copal e incienso, los sabores de los platillos, bebidas y postres, se combinaron en las centenarias ofrendas a los difuntos.

Herencia de las culturas mesoamericanas, enriquecida con la tradición cristiana, los altares se instalaron en interiores y exteriores de 30 planteles universitarios, atendiendo la convocatoria de la Dirección de Artes Musicales y Difusión Cultural de la Universidad Autónoma de Nuevo León UANL.

En las ofrendas a personajes de la historia, política, cultura, ciencia, educación y las artes, se colocaron los alimentos favoritos de los difuntos, así como sus fotografías, objetos y accesorios personales.

La mayoría de los altares utilizaron los siete niveles y colocaron los cuatro elementos: agua (espejos), tierra (barro), fuego (velas) y aire (papel picado); asimismo no pudo faltar la sal, cruz de cal, las semillas o frutos, las claveras de azúcar, el pan de muerto, las veladoras e imágenes religiosas, así como el rosario, escapulario y Biblia.

Los maestros y alumnos también incluyeron en los altares el petate, silla o cojín para representar la mortaja, cobijo, aposento, descanso del ser querido. Los sahumerios, parafina, velas de sebo y veladoras ilustradas con la virgen y santos, iluminaron y fueron ejemplo de la hibridez cultural de nuestro pueblo.

ALTARES EN COMUNICACIÓN

La Facultad de Ciencias de la Comunicación se sumó a la tradición nacional de altar de muertos, mediante la instalación de cinco ofrendas a personajes de la vida institucional: ex Rectores y maestros que dejaron profundo legado en los campos de la docencia, investigación y difusión cultural.

El primer lugar correspondió al homenaje del maestro Raúl Rangel Frías, universitario de siempre que impulsó desde la Rectoría y gubernatura de Nuevo León, la creación de carreras, facultades y Ciudad Universitaria.

El equipo comandado por Nelly Jeraldine Rivera Castillo y supervisado por el maestro Enrique Lupercio montó un retablo monumental para honrar al humanista, escritor, educador y político regiomontano, en el vestíbulo del edificio administrativo de la FCC.

Fundamentado en la tradición tabasqueña, el Grupo 14 de Cultura Regional instaló un altar en memoria de la Canaca, también conocido como el “hijo del papá” o Guillermo López Langarica.

El equipo liderado por Laura Uicab Carrillo, Dennisse Lucas Fernández, Zaira Nalley González Flores, Mayra López Grijalva y Rodolfo Rojas, utilizaron elementos típicos de la región del Golfo, tal como hojas y fruto de plátano verde, naranjas, mandarinas, caña de azúcar, así como la estructura de tres niveles.

El grupo del maestro Eduardo Loredo Rivera seleccionó este personaje mediático, que cobró popularidad a través de You Tube, cuyo video hasta entonces tenía más de seis millones de visitas y que ha acaparado los titulares y espacios de los periódicos y noticieros de televisión más influyentes del país, además de contar con videojuego, canción y oración.

El altar a El Canaca obtuvo el segundo lugar del jurado. Colaboraron en su creación: Jesús Francisco Sánchez, Laura Zarur, Raúl Morquecho, Carolina Garza, Raymundo Gaytán, Anai Peña, Luis Antonio Elizondo, Elena Herrera, Alonso Sánchez, Lorena Hernández, entre otros alumnos de primer semestre.

El tercer lugar correspondió para la ofrenda del doctor Francisco Cerda Muñoz, realizado por el grupo del maestro Daniel García. Los otros altares fueron a las víctimas del 68, que instalaron Daniel Gómez y Álvaro Guevara, así como un homenaje a los ex Rectores de la UANL, por parte de los alumnos de la maestra Ana Bertha Padilla.

El entonces Director Roberto Silva Corpus presidió la ceremonia de premiación, acompañado por los miembros del jurado: Napoleón Nevarez Pequeño, Benjamín Solís y Sergio de la Fuente, así como de la entonces titular de Difusión Cultural, Zuzanka Villareal.

Herramientas personales