Inscriben Mario Vargas Llosa en Capilla Alfonsina

De WikiNoticias UANL

10 de marzo de 2011

El escritor Mario Vargas Llosa develó la placa conmemorativa del Premio Internacional Alfonso Reyes 2010, en la Capilla Alfonsina de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Mario Vargas Llosa, Premio Nóbel de Literatura 2010, descubrió la obra alfonsina en su infancia; hoy, este prestigiado escritor visitó la Universidad Autónoma de Nuevo León –casa del Regiomontano Universal- a fin de develar la placa que lo reconoce como recipiendario del Premio Internacional Alfonso Reyes, también en su edición 2010.

Y es que, a tan sólo dos semanas de resultar ganador de este premio creado en 1972 por Francisco Zendejas y que desde 1980 tiene como sede a la Capilla Alfonsina de la Máxima Casa de Estudios, fue avisado desde Estocolmo que recibiría el Premio Nóbel de Literatura; esta misma situación la vivió el mexicano Octavio Paz.

“Recibir el Premio Alfonso Reyes me conmovió profundamente porque Alfonso Reyes ha sido un autor que yo he admirado desde hace muchos años, cuando era todavía estudiante de secundaria en el Perú; leer un libro pequeño, de pocas páginas, pero de una extraordinaria belleza y poder vocativo como es Visión Anáhuac, me descubrió un mundo de una extraordinaria riqueza y a un modelo de escritor que siempre he querido imitar”, pronunció Vargas Llosa.

VARGAS LLOSA, ADMIRADOR DE REYES

La Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria lució abarrotada ante la presencia de Mario Vargas Llosa. En el mensaje de bienvenida, el Rector Jesús Ancer Rodríguez destacó que este momento es histórico para una institución de cultura superior como es la UANL.

“Celebro que llegue el momento de sellar el lazo de amistad literaria del que ya hablamos, Alfonso Reyes y Mario Vargas Llosa cubren un vasto territorio de nuestra cultura; que esta placa que hoy se devela con el nombre de este hermano peruano, sea el símbolo para la apuesta por la civilización y su irrenunciable vocación por la libertad”, expresó el funcionario universitario.

Alicia Zendejas, fundadora del Premio Internacional Alfonso Reyes, dijo que este galardón se entrega en su edición 2010 a Mario Vargas Llosa por su literatura diversa y por El Sueño del Celta, de reciente aparición; libro en el que se dan cita el ensayista, el historiador, el crítico y el extraordinario novelista.

“En Vargas Llosa convive el artista que crea y recrea la realidad, y el periodista que la retrata, a éste último también hay que agradecerle su Piedra de Toque con que enaltece nuestra desayuno dominical; asimismo, hay que destacar al dramaturgo que, como Alfonso Reyes en Landrú, Vargas Llosa escribe obra de teatro memorables”, expresó Zendejas.

Previo a su mensaje, Mario Varga Llosa y el Rector Jesús Ancer Rodríguez develaron la placa que se instaló en la galería de recipiendarios del Premio Internacional Alfonso Reyes, a quien reconoce como un escritor que supo llevar a México y su tierra natal al mundo y traer al mundo a México.

“Reyes es un ejemplo para el escritor latinoamericano, que debe tener las raíces bien hundidas en su tierra y nutrirse de su historia, problemática y su propia tradición, y al mismo tiempo abrirse al mundo y no cerrarse a él, porque esa integración de lo propio y lo ajeno es lo que crea la verdadera cultura; nadie lo hizo mejor que Alfonso Reyes a lo largo de su vida tan rica, tan fecunda y tan múltiple”, dijo el Premio Cervantes y Príncipe de Asturias en Letras.

El autor de La Fiesta del Chivo y Pantaleón y las Visitadoras, tuvo sólo palabras de admiración para el Regiomontano Universal, dijo que la obra que mejor representa a Alfonso Reyes son los artículos de los tomos Simpatías y diferencias, “amaba la cultura, la literatura y la vida, y todo ello aparecía en esas crónicas maravillosas, donde nos hacía compartir sus aficiones y diferencias, pero cuando compartía sus diferencia lo hacía con tanta caballerosidad, que uno incluso se sentía atraído por aquello que él criticaba”.

Destacó la bondad en la obra de Reyes, algo que no se encuentra en ninguna literatura universal, porque era un hombre que gozaba con el talento ajeno y promovía así como estimulaba extraordinariamente a los jóvenes, “por todas esas razones recibir el Premio Alfonso Reyes es un extraordinario honor, es pasar a formar parte de un grupo de verdaderos maestros del pensamiento y la literatura, y eso representa, además de un estímulo, una enorme responsabilidad”.

Algunos galardonados con el Premio Internacional Alfonso Reyes son: Jorge Luis Borges (1973), Jorge Guillén (1977), Carlos Fuentes (1979), Juan José Arreola (1995), Marcel Bataillón (1974), José Emilio Pacheco (2004) Adolfo Bioy Casares (1990), entre otros.

En esta ceremonia, destacó la presencia de los integrantes de la Sociedad Alfonsina Internacional: Jaime Labastida, Presidente; Alicia Zendejas, Secretaria Técnica y Alicia Reyes, vocal y nieta del Regiomontano Universal; así como Teresa Vicencio Álvarez, Directora General del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el maestro Alfonso Rangel Guerra, ganador del Premio Internacional Alfonso Reyes 2009, autoridades universitarias, profesores, creadores y estudiantes.

Herramientas personales