Informe Anual de Actividades

De WikiNoticias UANL

4 de diciembre de 2008

El ingeniero José Antonio González Treviño, Rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, rindió su Segundo Informa de Actividades.
  • DISCURSO DE ENTRADA

En cumplimiento con lo dispuesto en los artículos 28 de la Ley Orgánica y 79 del Estatuto General, he rendido al Honorable Consejo Universitario, en la primera parte de esta sesión, el Informe de las actividades realizadas en este segundo año del segundo periodo de mi gestión, al frente de la Rectoría de esta Máxima Casa de Estudios de Nuevo León.

Agradezco a todos los integrantes del Consejo Universitario la aprobación del Informe.

Con respeto y profunda emoción asisto ahora a este acto de rendición de cuentas que toda universidad pública tiene que realizar, para presentar a ustedes, y a la sociedad nuevoleonesa en general, las actividades desarrolladas durante este año por una comunidad universitaria que diariamente se esfuerza para ofrecer servicios educativos de buena calidad, y para contribuir con iniciativas y soluciones a la atención de problemáticas diversas del desarrollo social y económico del Estado y del país.

Considero este acto como una oportunidad privilegiada para reconocer los avances institucionales, identificar las áreas de oportunidad y analizar y reflexionar sobre nuestro quehacer presente y futuro.

Para la Institución es un honor contar en esta Ceremonia con la presencia de nuestros invitados, distinguidas personalidades benefactoras de la Universidad, quienes en variadas formas siempre expresan su simpatía y manifiestan su apoyo a la causa de la UANL.

Nos honra la presencia del Dr. Reyes Tamez Guerra, Secretario de Educación, en representación del Lic. José Natividad González Parás, Gobernador Constitucional del Estado; de la Mtra. Sonia Reynaga Obregón, directora de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública, en representación del Dr. Rodolfo Tuirán Gutiérrez, Subsecretario de Educación Superior del Gobierno Federal. Bienvenidos siempre, Señores. Nuestra Alma Máter los recibe con mucho afecto.

Asimismo, damos la bienvenida y extendemos nuestro agradecimiento por su presencia a los Ciudadanos Senadores de la República, a los Diputados Federales y Estatales y a los presidentes municipales del Estado; a las autoridades educativas estatales; a los señores Rectores de las instituciones de educación superior; a los ex Rectores de nuestra Universidad; a los integrantes de nuestro Consejo Consultivo Externo presidido por Don Miguel Barragán Villarreal, a los integrantes del Consejo Consultivo Internacional, así como de la Fundación UANL, presidida por el Ing. Fausto Ibarra de la Garza; a las autoridades eclesiásticas; a los dignos representantes de los diversos sectores sociales; a los profesores eméritos; a los líderes del Sindicato de Trabajadores de la UANL; a los ex-alumnos, a los universitarios y sus familiares.

Gracias a todos ustedes por su amable presencia.

Hace 75 años, gracias a la visión de un grupo de mexicanos con pleno convencimiento de que la educación es un medio estratégico para impulsar el desarrollo y el bienestar social común, se creó la Universidad de Nuevo León en un acto de estado de gran significancia para la sociedad mexicana, del Norte del país, y en particular del Estado de Nuevo León.

A lo largo de los últimos 75 años casi todo se ha transformado de manera radical, y diversas organizaciones han evolucionado de forma sobresaliente; nuestra Universidad no ha sido la excepción.

De atender en 1933 a 1229 estudiantes de bachillerato y 197 de licenciatura, hoy atiende a más de 125,000 alumnos que realizan sus estudios en 29 escuelas preparatorias que ofrecen los programas de bachillerato general, bilingüe, bilingüe progresivo, internacional y bachillerato técnico con 31 especialidades, y en 14 programas de técnico superior universitario, 70 licenciaturas, 48 especializaciones, 48 maestrías y 26 doctorados, impartidos por casi 6 mil profesores calificados.

De contar con una sola sede en ese año, “El Colegio Civil”, hoy, la Universidad ofrece servicios educativos en 26 municipios, estratégicamente seleccionados para atender a miles de jóvenes nuevoleoneses que provienen de los 51 municipios del Estado y que desean construir un proyecto exitoso de vida a través de una educación de buena calidad.

Todo lo anterior nos coloca como la tercera institución más grande de educación media superior y superior del país; con amplias y reconocidas capacidades para la formación de bachilleres, técnicos, profesionales, científicos y humanistas altamente competentes, y para la generación y aplicación innovadora del conocimiento y la creación, preservación y difusión de la cultura.

Durante estos 75 años la Universidad ha formado a miles de profesionales que desde diversas posiciones han contribuido -y están contribuyendo- a nuestro desarrollo como Nación. También ha sabido enfrentar los muy variados y complejos retos que se le han presentado, contando para ello con el compromiso de una comunidad abierta al cambio y a la transformación, y con esquemas de planeación participativa en todos los ámbitos de su quehacer, que le han permitido identificar el rumbo a seguir para hacer realidad las aspiraciones institucionales en el mediano plazo, y enriquecerlas periódicamente conforme la Institución ha ido avanzado.

Al tomar posesión del cargo de Rector, me comprometí a realizar mi mayor esfuerzo en la tarea de impulsar una nueva etapa de desarrollo de la Universidad, que la consolidara como una institución socialmente responsable, caracterizada por sus respuestas oportunas y con altos niveles de calidad a las demandas de la formación profesional y ciudadana, y del desarrollo social y económico sostenible de la región y del país. Para ello contaba con un importante andamiaje construido con el trabajo comprometido de muchos a lo largo del tiempo.

En el segundo semestre de 2007 impulsé un intenso y participativo proceso de planeación estratégica en todas las dependencias académicas y administrativas, con el propósito de actualizar el Plan de Desarrollo Institucional para el periodo 2007-2012.

Este Plan, aprobado por el Honorable Consejo Universitario en diciembre del mismo año, tiene cuatro propósitos fundamentales: Primero, clarificar el marco de las acciones que la comunidad universitaria debe realizar para lograr que la Universidad Autónoma de Nuevo León sea en el año 2012 “la universidad pública de México con el más alto prestigio nacional e internacional”, tal como lo establece nuestro proyecto de Visión 2012.

Segundo, contar con una guía explícita para que sus 29 escuelas preparatorias, 27 dependencias de educación superior, 18 centros e institutos de investigación y departamentos centrales de gestión, formulen sus programas de desarrollo, cuya realización coadyuve articuladamente y de manera coherente al propósito de lograr los objetivos estratégicos y las metas del Plan de Desarrollo.

Tercero, reafirmar los compromisos que la Universidad tiene ante la sociedad, y hacer partícipe a la misma sobre sus aspiraciones y compromisos para consolidarse plenamente como una universidad con estándares internacionales de desempeño.

Cuarto, contribuir a la construcción de un sistema de educación media superior y superior abierto, flexible e innovador; con un alto grado de coordinación para responder oportunamente y con calidad a las demandas del desarrollo nacional, así como a hacer realidad la Visión 2020 del sistema de educación superior formulada por la ANUIES.

El Plan de Desarrollo Institucional 2007-2012 establece cinco objetivos estratégicos, 127 políticas, 144 estrategias, 42 metas relevantes y 15 programas institucionales prioritarios, que en conjunto están marcando el rumbo y sustentando la toma de decisiones en la Universidad.

Mediante las políticas y estrategias consideradas en el Plan, la Universidad se propone incidir eficazmente en el fortalecimiento de su capacidad y competitividad académicas, de vinculación, difusión de la cultura y extensión de los servicios, y en la consolidación de sus esquemas de gestión para responder a los complejos retos del contexto actual y futuro de la educación superior, derivados, entre otros, de los fenómenos de globalización, del desarrollo de la sociedad del conocimiento, y de las tendencias nacionales e internacionales del mundo laboral y de las ocupaciones.

Nuestras actividades deben realizarse con los más altos niveles de calidad y desempeño para ser reconocidas tanto a nivel nacional como internacional, con base en un sistema de gestión transparente y de rendición de cuentas.

En este año logramos establecer los sistemas de educación media superior, de posgrado, y de investigación, innovación y desarrollo tecnológico. Estos sistemas, creativos e innovadores, que representan una contribución importante al desarrollo de la educación media superior y superior de México, descansan en nuevas estructuras académico-organizativas que fomentan la colaboración institucional para potenciar nuestras capacidades en la formación de profesionales de todos los niveles, en la producción y distribución del conocimiento, y permiten hacer un uso más eficiente de los recursos disponibles, así como sustentar de manera más eficaz los procesos de mejora continua y aseguramiento de la calidad de las funciones universitarias.

Consistente con lo establecido en nuestro Plan de Desarrollo, la intensa actividad universitaria desplegada en este año se realizó en el marco de cada uno de los 15 programas institucionales prioritarios. En la siguiente proyección, que respetuosamente los invito a presenciar, se muestra un sumario de las mismas.


  • MENSAJE DE CIERRE

Muy apreciables amigos:

Necesitaríamos más tiempo para poder describir cada una de las acciones y logros alcanzados en este 2008. Lo que observamos en el video es una muestra representativa de la ardua labor de la Universidad, resultado de horas, días y meses de trabajo intenso y motivante.

Todas ellas son producto del generoso y fructífero desempeño de la comunidad universitaria: alumnos, docentes, investigadores, personal administrativo y de apoyo, que con nuestro emblema y nuestros colores azul y oro grabados en el corazón y en la mente, se esfuerza todos los días por seguir construyendo la grandeza de nuestra Alma Mater, la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Ésta es una comunidad creativa comprometida con el objetivo de ofrecer servicios educativos de buena calidad, como un requisito indispensable para ofrecer igualdad de oportunidades de formación a los jóvenes mexicanos, y contribuir de manera relevante a la atención de complejos retos, en términos del desarrollo humano sostenible: justicia, equidad y derechos humanos; paz, democracia, ciudadanía y gobernanza global; tecnología, ciencia y cambio climático; convivencia intercultural; ética y valores.

La Universidad Autónoma de Nuevo León es una institución que, acorde con las tendencias internacionales de la educación superior, realiza esfuerzos todos los días en pro de la superación institucional; que oportunamente transforma y moderniza su oferta educativa y de servicios; que evalúa y acredita sus programas académicos para dar cuenta de su calidad; que certifica sus procesos administrativos por normas internacionales; que hace de sus funciones sustantivas –educación, investigación, difusión de la cultura, servicio social y vinculación– un mecanismo de inclusión social; y que rinde cuentas públicas claras para mostrar el manejo transparente de sus recursos y la optimización de los mismos.

En estos últimos cinco años hemos dado pasos sólidos en el camino que nos propusimos recorrer para lograr que en el 2012, la Universidad Autónoma de Nuevo León sea reconocida como la universidad pública de México con el más alto prestigio nacional e internacional. Nos hemos esforzado para lograr que esta institución permanezca al servicio de los nuevoleoneses y del progreso económico y social de los mexicanos.

Hemos conseguido ampliar y diversificar las oportunidades de acceso a un mayor número de jóvenes; incrementar la capacidad y competitividad académicas; participar en las redes mundiales de distribución del conocimiento y fortalecer los esquemas de vinculación con la sociedad.

Nuestra Universidad, al igual que otras en el mundo, está viviendo uno de los momentos más importantes y comprometidos de su historia, dado que la globalización permite aprovechar grandes oportunidades, pero al mismo tiempo, plantea serios problemas para el futuro, cuestionando, el que debería ser el valor principal de la educación superior: servir al bien común.

Por ello, ante los procesos de globalización y el escenario adverso que estamos viviendo, generado por la crisis financiera mundial y el incremento en la inseguridad y la delincuencia organizada, que está poniendo en riesgo el desarrollo armónico de la sociedad, la mejor respuesta que podemos ofrecer los universitarios, es redoblar nuestro esfuerzo para asegurar la buena calidad de los servicios educativos que ofrece la Universidad, propiciar la democratización del acceso al conocimiento, en particular y de manera prioritaria de los grupos en condición de desventaja, y contribuir activamente a la solución de problemáticas relevantes de nuestro desarrollo, procurando siempre el desarrollo humano sostenible.

Tenemos que continuar fortaleciendo las capacidades institucionales para consolidar una universidad plural, abierta, transparente, responsable en el ejercicio de los recursos que la sociedad le destina para su funcionamiento, que identifica con oportunidad las demandas de la sociedad, vinculada a lo local pero trabajando en redes globales.

Una Universidad con grandes capacidades para identificar, dónde se necesita nuevo conocimiento y dónde hay que difundirlo; al servicio de la construcción social y de su desarrollo armónico sostenible, y que articule de manera efectiva sus relaciones con todos los actores sociales, tarea de gran alcance que demanda un significativo esfuerzo institucional.

La agenda de trabajo de los próximos años es clara y está bien definida. Establece nueve ámbitos, en los que es necesario enfocar los esfuerzos institucionales, para alcanzar los cinco objetivos estratégicos y las 42 metas del Plan de Desarrollo Institucional 2007-2012, y con ello hacer realidad nuestras muy relevantes aspiraciones, plasmadas en la Visión 2012:

PRIMERO. Continuar ampliando las oportunidades de acceso, en condiciones de equidad, a un mayor número de jóvenes que deseen realizar sus estudios del nivel medio superior o superior, en programas de buena calidad.

SEGUNDO. Lograr que el nuevo modelo educativo, que privilegia la formación integral, se incorpore plenamente a la operación de todos los programas educativos de los niveles medio superior y superior.

TERCERO. Consolidar los programas de atención individual y grupal de estudiantes que coadyuven a su formación integral.

CUARTO. Consolidar los cuerpos académicos y sus líneas de generación y aplicación innovadora del conocimiento, y cerrar brechas de calidad entre los programas de posgrado que ofrecemos, a fin de que la Universidad, sea en 2012, un polo de desarrollo científico, tecnológico y humanístico, de alto impacto social y académico.

QUINTO. Fortalecer y ampliar la cobertura de los programas de promoción y conservación de la cultura y el arte, para trascender como motor de desarrollo en la materia.

SEXTO. Ampliar, diversificar y consolidar los esquemas de vinculación y cooperación académica con los sectores social y productivo.

SÉPTIMO. Fortalecer los ámbitos de participación internacional de la Institución.

OCTAVO. Consolidar el sistema de educación continua y permanente mediante el cual se organice la oferta educativa de este ámbito, a fin de ofrecer opciones de actualización y reconversión de recursos humanos, en todas las áreas del conocimiento; y

NOVENO. Afianzar el sistema de gestión para la mejora y el aseguramiento de la calidad de todas las funciones institucionales.

Especial atención demandará, en el 2009, el desarrollo y funcionamiento de los sistemas de educación media superior, de posgrado, y de investigación, innovación y desarrollo tecnológico, a través de los cuales buscamos potenciar y fortalecer nuestras capacidades académicas, para responder oportunamente, y con niveles crecientes de calidad, a los retos de la educación superior, generados por la globalización, la emergencia de la sociedad del conocimiento y el desarrollo social sostenible.

Mi compromiso sigue inquebrantable: Dedicar cada día mi mayor esfuerzo y entrega para que la Universidad, siga ofreciendo a los jóvenes mexicanos una educación de buena calidad, mediante la cual puedan desempeñarse como profesionistas competitivos en el contexto mundial, y como ciudadanos responsables que ejerzan y cumplan con responsabilidad sus derechos y obligaciones; que valoren el impacto de sus acciones en el desarrollo sustentable global; conocedores de los problemas de su comunidad y de la patria y comprometidos para resolverlos; autónomos en el conocimiento y la acción; transformadores propositivos de su entorno; cultos y expertos en el manejo de tecnologías de punta; dispuestos a asumir el compromiso ético, profesional y social en el desempeño de todas sus acciones.

Para esta gestión, la promoción y el cultivo del arte y la cultura, de las humanidades y las ciencias sociales, son, desde el origen mismo de la Institución, responsabilidad histórica ineludible.

La Universidad debe seguir siendo el espacio idóneo para el pensamiento analítico, para el libre debate de las ideas, para el análisis crítico y la capacidad argumentativa, para generar el conocimiento, fomentar la imaginación y la creatividad. Solo así, una universidad pública puede cumplir con la encomienda de la sociedad.

En la Universidad Autónoma de Nuevo León nos sentimos muy orgullosos de nuestros trabajadores. Gracias a la cordial relación con el Sindicato de Trabajadores, encabezado por su Secretario General, Ing. Graciano González Alanís, ha sido posible avanzar con firmeza, en la mejora de la calidad de las condiciones de trabajo y de vida de todos los que integramos esta Institución.

Los proyectos y las reformas estructurales que se han emprendido, para garantizar la viabilidad financiera de la Institución, en el mediano y largo plazos, con el fin de asumir sin riesgo los compromisos acordados con los trabajadores universitarios, han sido posibles gracias al respaldo y la solidaridad del Sindicato de Trabajadores. Prueba de ello, es la creación del Fondo de Pensiones y Jubilaciones, que a la fecha cuenta con 5 mil 668 millones de pesos.

A 75 años de fundada, la máxima casa de estudios de nuevo león, honra a las generaciones de hombres y mujeres ilustres que han entregado lo mejor de si mismos, para que la universidad sea hoy una institución consolidada que contribuye al desarrollo económico, social, cultural y humano del estado, de la región y del país, y de la cual podemos sentirnos satisfechos y orgullosos.

El camino recorrido -y los muy relevantes logros alcanzados por esta comunidad, en los últimos cinco años- no ha sido lineal, y la superación de los obstáculos, tampoco ha sido una tarea fácil. Para ello hemos contado con el invaluable apoyo del Presidente de la República, quien en este año, nos ha honrado con su presencia en dos ocasiones; del Lic. José Natividad González Parás, Gobernador Constitucional del Estado, quien además siempre ha demostrado un profundo cariño y respeto por nuestra Alma Mater; de la licenciada Josefina Vázquez Mota, Secretaria de Educación Pública de México; del Dr. Rodolfo Tuirán Gutiérrez, Subsecretario de Educación Superior del gobierno federal; del Dr. Rafael López Castañares, Secretario General Ejecutivo de la ANUIES; y del Maestro Juan Carlos Romero Hicks, Director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

También, hemos contado con la simpatía y el apoyo de los legisladores federales y estatales; del Consejo Consultivo Externo; del Consejo Consultivo Internacional y de la Fundación UANL, cuyos integrantes le ofrecen generosa y desinteresadamente a la Institución, su tiempo, sus conocimientos, su entrega y su confianza, para impulsarnos en el cumplimiento de nuestra misión educativa.

Asimismo, nos han apoyado muchos mexicanos, que al igual que aquellos que en 1933 impulsaron la creación de esta gran Institución, consideran que solo la educación de buena calidad es el medio estratégico idóneo para combatir las enormes desigualdades sociales de nuestro país.

Mi agradecimiento profundo a mi excelente equipo de trabajo, a los Secretarios, Directores, Personal Administrativo y de Apoyo, quienes han respondido siempre con oportunidad a las demandas del desarrollo institucional, enriqueciendo permanentemente mis ideas.

Agradezco a todos los jóvenes universitarios que se esfuerzan por cumplir con su responsabilidad de aprovechar las oportunidades que les brinda la Universidad, y por dar testimonio, con su conducta, del valioso significado de ser universitarios. Agradezco también a sus padres, por darnos la oportunidad y tenernos la confianza para colaborar en la formación de sus hijos, mujeres y hombres que construirán mañana la grandeza de sus familias, y de una Nación en la cual se hayan eliminado las grandes desigualdades sociales.

Mi cariño y reconocimiento a mi esposa, quien siempre me ha dado la fortaleza en todo momento y ha sabido justificar con amor las largas horas de ausencia que esta honrosa responsabilidad requiere; a mis hijos, que siempre han alegrado mi regreso a casa, y que seguirán siendo los mejores motivos para alcanzar nuevas metas.

A toda la sociedad nuevoleonesa, mi agradecimiento y el compromiso renovado de continuar esforzándome por hacer de ésta, su Universidad, la institución que Nuevo León y México merecen: Una institución educativa, orgullosamente pública, con prestigio nacional e internacional.

Vuelvo a refrendar mi convicción de que una institución más fortalecida, solo puede edificarse a partir de la participación activa de la comunidad universitaria. Por ello, convoco a profesores, investigadores, estudiantes, personal administrativo y de apoyo, y a los funcionarios de la Institución, a trabajar intensamente y de manera articulada en el desarrollo de la agenda que brevemente he descrito.

Hoy, la educación de buena calidad es la única que sirve para sustentar el desarrollo de una gran Nación como la Mexicana.

Por mi parte, reitero mi determinación de seguir entregando mi capacidad y esfuerzo, hasta el último minuto de mi gestión, en el proceso de consolidación de una universidad socialmente relevante que, privilegiando la equidad, contribuya efectivamente al desarrollo humano y social. Una universidad que alcance los atributos establecidos en su Visión 2012, y que siga cumpliendo su misión irrenunciable de alentar la flama de la verdad; la verdad alentada por el fuego del pensamiento humano.

Muchas gracias.

Herramientas personales