Honran a pionero de la investigación científica

De WikiNoticias UANL

16 de marzo de 2010

La Universidad Autónoma de Nuevo León rindió un tributo al doctor Eduardo Aguirre Pequeño (14 de marzo de 1904 – 18 de julio de 1988), pionero de la investigación científica y fundador de las facultades de Ciencias Biológicas y Agronomía.

El doctor Eduardo Aguirre Pequeño, iniciador de las tareas de investigación científica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, nació el 14 de marzo de 1904 en el municipio de Hualahuises y para conmemorar el 106 aniversario de su natalicio, el Rector Jesús Ancer Rodríguez encabezó la ceremonia de Guardia de Honor al pie de su efigie.

En la Plaza de las Universitarios Ilustres se reunieron investigadores, académicos, personal administrativo y estudiantes de la Máxima Casa de Estudios para honrar la figura de Aguirre Pequeño, quien perteneció a una notable corte de intelectuales que en los años treinta impulsarían la creación de la UANL.

“El doctor Aguirre Pequeño se distinguió por su orientación infatigable hacia las tareas de la Investigación científica, sin demérito de su labor docente que realizó con dedicación y compromiso en las aulas de la Universidad, en el Politécnico Nacional y la Universidad Nacional Autónoma de México”, pronunció el Rector de la UANL.

HONRAN SU MEMORIA

En la ceremonia que se efectuó el 16 de marzo pasado, el doctor Jesús Ancer Rodríguez recordó que en el área del conocimiento en biomédica, el doctor Eduardo Aguirre Pequeño fue nombrado primer Director del Instituto de Investigaciones Científicas fundado en la Universidad en 1943 y designado por el gobernador Arturo B. de la Garza.

Además impulsó y lideró la fundación de las facultades de Ciencias Biológicas y Agronomía, pero su faceta más destacada se dio en el campo de la investigación con sus estudios del mal del pinto, anemia y amibiasis.

“La Universidad mantiene viva la memoria del doctor Eduardo Aguirre Pequeño mediante actos como éste en que nos unimos a recordar al investigador emérito y universitario ejemplar, entregado a la causa de formar con integridad, rigor científico y vocación humanista a las futuras generaciones de médicos e investigadores de Nuevo León”, pronunció el Rector.

El funcionario universitario dejó claro que día con día se honra la memoria de Aguirre Pequeño cuando se realiza investigación en los nuevos centros, laboratorios e institutos universitarios.

“Cuando continuamos su ejemplo procurando que la Universidad produzca conocimientos valiosos, siempre para mejorar la calidad de vida de las personas”, destacó.

El doctor Eduardo Aguirre Cossío fue enfático al decir que su padre fue un hombre que amó mucho a su Universidad y casi legó su vida por ella; pero que fueron dos mujeres las que motivaron sus luchas: su madre, la señora Leoniditas y su esposa, doña Amparo Cossío.

“Mi madre fue su secretaria, compañera; qué tolerancia de mujer para aguantar a este señor que hacia de la casa un campo experimental, porque él nunca fue un hombre de escritorio, siempre trajo su microscopio, hombre de campo, de práctica, eso fue mi padre; amó a la Universidad con pasión”, dijo orgulloso.

Agregó que incluso en su casa se gestó el nacimiento del Instituto de Investigaciones Científicas y estuvieron las primeras oficinas de las facultades de Ciencias Biológicas y Agronomía.

“Mi padre yo te digo hoy, que has cumplido con la sociedad mexicana a la que te diste en cuerpo y alma y has cumplido con tu Universidad a la que quisiste mucho; y evoco tus palabras cuando hablabas de Gonzalitos, cuando decías que sus alumnos siempre evocarían su nombre y su memoria estaría de generación en generación”, concluyó Aguirre Cossío.

Herramientas personales