Homenaje a la construcción de un orgullo

De WikiNoticias UANL

19 de agosto de 2009

El libro "El Estadio Universitario: La historia de su construcción" se presentó en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

Majestuoso, imponente e insignia de la Universidad, son las características perfectas para un monumento como el Estadio Universitario, edificación digna del tributo que se realizó la noche del lunes 17 de agosto, en Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

La presentación del libro “El Estadio Universitario: La Historia de su construcción”, fue momento de nostalgia para todos los presentes y fieles testigos del levantamiento del también llamado ‘Coloso Nicolaíta’.

El evento estuvo presidido por los autores de la antología: los maestros Dinorah Zapata y Juan Ramón Garza Guajardo, quienes se mostraron satisfechos de la culminación de un trabajo ideado 10 años antes por el ingeniero Jorge Tanos Kuri. Él, junto con el maestro Celso Garza Guajardo tenían la idea de plasmar los antecedentes del surgimiento del estadio, encomienda que los autores desarrollaron con profesionalismo.

“Esto es para revalorar la construcción, para que los jóvenes conozcan todo el esfuerzo que se tuvo que hacer. Además es importante rescatar la historia de los edificios universitarios, pues son logros gracias a la lucha de los jóvenes de antes, para que los de hoy pueden gozar del privilegio de tenerlos”, manifestó Garza Guajardo, quien se mostró entusiasta por exponer este libro.

Y es que la historia de nuestro estadio ha sido gratificante, como lo mencionó el maestro Héctor Jaime González Villarreal, en sus palabras para el público: “Poca gente sabe que este proyecto sufrió muchas transformaciones, pues se tenía contemplado que cubriera un aforo para 70 mil personas. Con el paso del tiempo se redujo hasta tener la capacidad que ahora tiene (43 mil)”.

El distinguido orador indicó que antes de que se jugara un partido de futbol en el recinto universitario, se llevaron a cabo espectáculos ecuestres, carnavales y corridas de toros, así como también presentaciones de artistas de aquellos años, de la talla de Antonio Aguilar.

La inauguración de la efigie universitaria como templo deportivo fue el 30 de mayo de 1967, en un partido de futbol disputado por los Rayados de Monterrey y el Atlético de Madrid, el encuentro finalizó con un empate de 1-1.

De ahí en adelante, las historias tejidas en nuestro Estadio Universitario se siguen multiplicando: es, a la fecha, testigo de las hazañas del equipo de futbol Tigres, tuvo participación en la Copa del Mundo de México 1986, fue escenario de artistas de internacionales, como el grupo Menudo, los grupos de rock Queen y The Rolling Stones, Soda Stereo, entre otros.

Herramientas personales