Historia, surrealismo y color en la obra de Raúl Óscar Martínez

De WikiNoticias UANL

23 de mayo de 2009

“De los enigmas a las interpretaciones”, propuesta plástica de Raúl Óscar Martínez.

Un solo cuadro resume fechas axiales del pasado siglo, 1914, el inicio de la primera Guerra Mundial; 1917, el triunfo de la Revolución Rusa; 1989, la caída del Muro de Berlín, alrededor de otro hecho relevante para la historia mexicana, la manifestación estudiantil de Tlatelolco en 1968. Otro cuadro junta rostros del surrealismo, Bretón, Buñuel, Dalí, Aragón y todo se vierte desde una mirada, la del artista plástico regiomontano Raúl Óscar Martínez.

El ojo como ventana o frontera, situando límites entre la individualidad y lo sucedido al exterior, predomina en la muestra “De los enigmas a las interpretaciones”, inaugurada en la sala de exposiciones temporales del Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

Exhibir su obra en este espacio le parece al artista “como si estuviera en un examen. Sí, para presentar una exposición necesitas prepararte con determinada obra, debe tener congruencia y a eso le sumo haber estudiado la preparatoria justamente en estas aulas de la parte superior. Aquí desarrollé una gran etapa de mi vida como artista, a media cuadra por Colegio Civil estaba la Escuela de Artes Plásticas y cuando tenía tiempo libre me iba a la escuela, ahí reforcé mi vocación y viví mucho estos espacios. Estar aquí de nuevo es de mucha significación”.

Trece piezas pictóricas centradas en tema de la visión conformaron la muestra museografiada por Rosa María Rodríguez. Predominaban los rostros, las miradas inquisitivas, vivas, dentro del cuadro.

“La mayoría de las piezas están ubicadas dentro de una idea, la temática de la visión -comentó el artista-, además de ser obra lo más reciente posible y presentar diferentes técnicas, hay lienzos, obra sobre madera, papel, pues el recinto es muy agradable para mezclar un poco de papel, obra gráfica, óleo y dentro del óleo hago un movimiento al encausto, muy laborioso, pero nos da personajes con mucho énfasis.”

El conjunto constituye una poética visual cargada de enigmas descifrables, apunta la crítica de arte e investigadora Raquel Tibol en el catálogo de la exhibición y esta poética se encabeza por el políptico El ojo que ves no es (2009), la obra más grande y reciente. A decir de Tibol: “Le permite a Raúl Óscar Martínez explayarse en la función objetiva y subjetiva, orgánica y filosófica del ojo”.

La obra más antigua, Clara y tangible (2003), escrito en braille, revela la avidez del autor por quitarle barreras al arte o como lo expresara la propia Tibol, “amplía su impulso solidario con un público diverso”.

Cohabitaban otras piezas las cuales otorgaban contundencia a la fiesta de color: De los enigmas a las interpretaciones: el óleo sobre lino Lontananza (2007), el óleo sobre panel de madera Alter ego (2007) o el óleo sobre lienzo Pléyades (2008), todos indagando el mundo a través de rostros observantes.

De alguna manera es la mirada propia hacia lo ajeno, añade el artista, junto al agradecimiento por la invitación al espacio y por las observaciones de Raquel Tibol hacia la obra seleccionada.

“Me siento muy halagado de haber sido invitado, afortunadamente la maestra Raquel Tibol me hizo un texto maravilloso, incluso descubre cosas de las obras no vistas por mí. Me sorprende, me gusta también ver sorpresa y reacciones en los espectadores.”

Rogelio Villarreal Elizondo, entonces secretario de Extensión y Cultura, dio la bienvenida institucional a la muestra cuya permanencia será hasta el 18 de junio de 2009.

Estas obras encierran enigmas, pero en realidad manejan mucha información, mucho conocimiento de la sociedad y el autor lo hace además con un estilo único, expresó Villarreal.

SOBRE EL AUTOR

Raúl Óscar Martínez (Monterrey, 1941) se graduó de arquitecto en la Universidad Autónoma de Nuevo León, cursó talleres de arte en España y México. Cuenta con veintisiete exposiciones individuales —en México, los Estados Unidos, Francia y España―, entre las que destacan Kew Gallery, Nueva York, (1999); Galerie Valtat, París (1994); y Galería Vell I Nou, Barcelona (1982). Su obra ha representado la plástica mexicana no sólo en su país, también en los Estados Unidos, Canadá y Cuba.

Herramientas personales