Herbolaria, una alternativa vegetal

De WikiNoticias UANL

24 de marzo de 2009

Las hierbas se han convertido en una alternativa para la salud.

Un análisis realizado por el doctor Alfredo Piñeyro López, -ex Rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y profesor emérito de Farmacología y Toxicología de la misma-, en la revista ‘Ciencia, Conocimiento, Tecnología’ del Gobierno del Estado (no. 89, febrero 2009), revela que en la actualidad alrededor del 30 por ciento de los fármacos utilizados en medicina proceden del reino vegetal, con una tendencia notoria a crecer, ya que progresivamente se aíslan nuevos medicamentos de este origen.

La observación del doctor señala que “en la antigüedad, el reino vegetal fue la mayor fuente de medicamentos y de venenos utilizados por los médicos, quienes por acierto-error, durante milenios, separaron las plantas alimenticias de aquellas que no lo eran.

Además, destacó la importancia de estudios como la Teoría de los receptores, patentada a finales del siglo XIX por Paul Erhlich (1896), que permitieron desarrollar el conocimiento del mecanismo y sitio exacto de acción de los medicamentos; primero a nivel molecular, tanto a nivel membrana como al intracelular y luego al nanomolecular.

A lo largo de la historia de la humanidad, el empleo de las plantas como medicina, con el método conocido como herbolaria, ha sido una odisea al momento de certificar y ofrecer una gama de alternativas para la curación de un paciente.

La herbolaria se define como un conjunto de conocimientos relativos a las propiedades curativas de las plantas; se ha practicado por miles de años y, asimismo, se considera que el conocimiento de éstas es todo un verdadero arte. En contraparte, hoy en día el término herbolaria es una forma anticuada de referirse a la botánica orientada a la terapéutica médica. Según el diccionario de la Lengua Española, Vigésima Segunda Edición, debiera preferirse el vocablo herbología.

Sin embargo, en el contexto aplicado a los alimentos del reino vegetal, el doctor añade que “esto no es herbolaria, sino sólo la fuente del origen de nuestro abastecimiento de materia prima, a veces interconectado con la síntesis artificial de nuevos fármacos”.

“Herbolaria sería el uso directo de las plantas como medicamentos, lo que es frecuentemente posible, pero se requiere de severos controles, donde se conozca la naturaleza química de los diversos compuestos que la planta produzca; donde se determinen las concentraciones de ellos; donde se establezcan las características de estabilidad, como son humedad, temperatura, y luz permitida; donde en estudios clínicos controlados se pueda establecer, en función de la dosis, la actividad y seguridad del medicamento; en fin, tratar ese medicamento herbolario como cualquier otro que deba ser incorporado en el arsenal terapéutico”.

En conclusión, Piñeyro López puntualizó que los factores que influyen en un fármaco son las características de la cosecha, de la naturaleza del suelo, de la genética de la planta, de la humedad recibida, de la luz y temperatura expuesta, de la forma de cosecharla, y de la forma de almacenarla. Destacando que “sólo así se puede llevar el control de estos medicamentos en la industria destinada a este fin y no en una hierbería, localizada en la penumbra húmeda de un mercado, revueltos con otras yerbas y sin controles de alguna clase".


Referencia: Revista quincenal "Ciencia, Conocimiento, Tecnología". Editor responsable: Dr. Luis Eugenio Todd Pérez. No. 89, del 6 al 19 de febrero de 2009. Página 4 y 5.

Herramientas personales