HU Logró trasplante de células madre a un tercio del costo mundial

De WikiNoticias UANL

8 de junio de 2009

Especialistas del Servicio de Hematología del Hospital Universitario Dr. José Eleuterio González lograron aplicar con éxito una nueva modalidad única en México de trasplante haploidéntico, células de madre a hijo, con carácter ambulatorio.

Jorge Alan contó ante doctores, familiares y reporteros, que ha estado comiendo mejor, gracias a sus recuperadas energías y ha vuelto a ser un niño muy intranquilo. A más de cien días de haber recibido un trasplante de células de su madre Iliana Esther Ramos.

Se trata del primer caso de trasplante en México llevado a cabo en el Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González” (HU), de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), a través de su Servicio de Hematología, con una nueva modalidad en el trasplante de médula ósea y células madre.

El procedimiento, liderado esta vez por el doctor Óscar González, consistió en obtener células de la madre para transplantarlas a su hijo, lo cual en términos científicos se conoce como trasplante haploidéntico.

“Generalmente de cada tres personas necesitadas de un trasplante sólo una tiene donador, poder aplicar esta técnica de madre a hijo incrementa las posibilidades de encontrar donantes efectivos. Jorge Alan, al ser hijo único, no tenía un donador pues sólo los hermanos tienen compatibilidad completa, entonces se le hicieron estudios, fue candidato al trasplante y se le practicó la técnica el 6 de enero de este año”, comentó el doctor González.

La particularidad de este caso es que los pacientes no se hospitalizan a menos de sufrir complicaciones y Jorge Alan Muñoz Ramos no lo requirió. Según el doctor David Gómez, jefe del Servicio de Hematología del HU, este hecho conlleva a un notable abaratamiento de la técnica.

“Ser ambulatoria es nuestro mayor logro –comentó–, los costos bajan al no usar el hospital; hicimos ajustes en la tecnología, quitamos sin perder calidad y logramos el trasplante más barato del mundo a un tercio del costo mundial.”

La técnica adaptada de un programa diseñado en Alemania cambió la vida de la familia de Alan, pues en el estadío de su padecimiento si no se hubiera hecho el trasplante, el niño estaría muerto. Buscaron opciones pero no contaban con la capacidad económica necesaria. Hasta encontrarse con la técnica salvadora de su hijo.

“El niño llevaba un año y medio enfermo, estaba en lista de espera pero eran muchos, no podíamos seguir esperando, necesitaba el trasplante urgente”, comentó Iliana Ramos. “Teníamos dudas, era algo nuevo, desconocido, pero era una opción y para nosotros eso era suficiente.”

Madre e hijo se sometieron entonces al proceso de preparación e Iliana se dispuso a donar células de su sangre periférica.

“Fue agotador, exámenes tras exámenes, los dos debíamos estar bien. A mí me conectaron a un aparato y cuando me estaban quitando las células empecé a temblar, me dieron calambres, estaba perdiendo calcio; como dos horas duró el procedimiento, pero ha valido la pena, la evolución de Alan es sorprendente, milagrosa, ahora estamos más relajados, libres de aquella situación tan angustiante.”

Para María Eugenia Reséndiz, abuela del paciente, es admirable el estado actual del niño y muy gratificante para la familia vecina de la colonia Arcos del Sol.

“A mí me daba mucha tristeza verlo, no comía, se volvió muy tranquilo, después de lo hecho por el doctor Óscar y su equipo volvió a ser de nuevo Alan, un niño muy alegre, hiperactivo. Iliana estuvo mal durante el proceso de donación, yo tenía miedo por ella, por los dos y ahora los veo y pues la verdad fue un milagro.”

De cuatro mil a seis mil pacientes por trasplantarse al año en México, la cifra alcanza en realidad menos de quinientos.

“Nuestro hospital realiza el mayor número de trasplantes en el país con las técnicas más accesibles –agregó el doctor David Gómez–, esta nueva modalidad tiene un impacto en la falta de donadores, no sabíamos del éxito a obtener y el resultado ha sido sorprendente. Un acto quirúrgico muy complicado desde el punto de vista biológico, pero sencillo en cuanto a técnica. Queremos darlo a conocer al país, difundirla como una opción.”

Saliendo de su encuentro con la prensa Alan conoció a Gladys Verenisse Estrada Rodríguez de 28 años, quien en septiembre de 2007 fue diagnosticada con leucemia aguda, y sería la próxima paciente del trasplante ambulatorio dirigido esta vez por el doctor César Homero Gutiérrez.

En este momento su donadora, su madre, se encontraba conectada al aparato para extraerle las células hematopoyéticas para el trasplante. Gladys recibió diez días de quimioterapia, le fue bastante bien, y por la tarde del 27 de abril se le trasfundieron estas células por medio de un catéter en las venas.

De pie y muy optimista la segunda paciente del país compartió su esperanza.

“Me emociona mucho conocer a Alan, ver su positiva respuesta a esta técnica, yo estoy feliz por esta nueva oportunidad ofrecida por los doctores y la ciencia.”

Herramientas personales