Grandes figuras arroparon el nacimiento de la Universidad

De WikiNoticias UANL

26 de noviembre de 2008

Como parte del Seminario el doctor Alberto Enríquez Perea y el maestro Alfonso Rangel Guerra presentaron por la tarde el libro Trayectoria y pensamiento de Pedro de Alba editado por la UANL.

Arropado por una juventud intelectual local urgida de conocimiento, y con la certera esgrima intelectual de Alfonso Reyes, es en la figura clave de Pedro de Alba (1887-1960) que la fundacional Universidad de Nuevo León cobró vida.

Lo anterior según encuentra en sus estudios el investigador Alberto Enríquez Perea y que compartió ante alumnos y maestros en el Seminario “Pedro de Alba y la fundación de la Universidad de Nuevo León”, realizado el 12 de noviembre de 2008 en la Sala de Usos Múltiples II de la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria.

El seminario tuvo dos objetivos, ver quién fue Pedro de Alba y ver cuál es su participación en la fundación de la Universidad de Nuevo León.

La historia comienza en 1933, explicó, cuando de Alba es comisionado por parte de la Secretaría de Educación para concretar la iniciativa que había por fundar una universidad en Nuevo León.

“Pedro de Alba viene comisionado para aglutinar y ordenar todas estas inquietudes y darle un impulso a la universidad local y esto se logra”, dijo.

Al recordar a Alfonso Reyes subrayó Enríquez Perea la importancia que intelectualmente tuvo en dicha empresa el “Voto por la Universidad del Norte” que publicara el ‘Regiomontano Universal’.

“El voto es uno de los grandes documentos de Alfonso Reyes pensado para la universidad, que debe ser leído y releído. La última parte es una verdadera invitación a que no se nos olvide lo que es la universidad en México”.

MÁS ALLÁ DEL ATENEO DE LA JUVENTUD

Destacó que la efervescencia política revolucionaria de principios del XX arrojó inquietudes en grupos literarios en México más allá del conocido “Ateneo de la Juventud” integrado por José Vasconcelos, Alfonso Reyes, Henríquez Ureña o Antonio Caso.

Y añade que, muy cercano a Vasconcelos, en su labor como diputado Pedro de Alba defendió la Ley orgánica de la Secretaria de Educación Pública en México, de ahí que cuando llega a la ciudad ya contaba con una amplia experiencia.

Al hablar de los primeros pasos de De Alba refirió la apropiación intelectual como experiencia en quien fuera amigo de un grupo de artistas que formaron López Velarde, Saturnino Herrán, Enrique González Martínez en el centro y occidente de la República.

“En la época no sólo existió el 'Ateneo de la Juventud', hubo otros grupos que han sido poco estudiados pero también son importantes”.

El investigador considera que en Monterrey hubo un agrupamiento de jóvenes escritores, de esa época, que tiempo después se volverían paradigmas locales.

Comentó, por ejemplo, los esfuerzos que hicieran Raúl Rangel Frías, José Alvarado y Juan Manuel Elizondo.

“La Universidad que hoy es la Autónoma de Nuevo León, nació rodeada de los mejores éxitos y con muy buenas intenciones por gente verdaderamente extraordinaria. La gente de Nuevo León debe estar orgullosa que la arroparon grandes figuras locales, nacionales e internacionales”.



Herramientas personales