Garfias reivindicado

De WikiNoticias UANL

31 de mayo de 2007

Con motivo de la conmemoración del aniversario cuarenta de la muerte de Pedro Garfias, la UANL recordó al poeta español exiliado en Monterrey con la revelación de una escultorrelieve en el pasillo de los Escritores de la Facultad de Filosofía y Letras.

Por Jessica Balderas Salazar

Pedro Garfias, asteroide de la constelación poética del 27, nació en Salamanca en 1901 y falleció exiliado en Monterrey, Nuevo León, en 1967, donde dejó honda huella.

Con motivo de la conmemoración del aniversario cuarenta de su muerte, la UANL recordó al poeta “lleno de dolores como río de aguas amargas que vivía y bebía de recitar poemas con una voz durísima de juglar”, como él mismo recitara en uno de sus célebres poemas, “ni el vuelo de los trinos ni el canto de las ramas han de romper el duro silencio de mi boca”, así se refirió José Antonio González Treviño, al poeta galardonado.

El escultorrelieve diseñado por el artista Héctor Cantú Ojeda, dedicado a la memoria del poeta español, se agregara a los existentes en el Pasillo de los Escritores, ubicado a un costado de la Facultad de Filosofía y Letras.

“Hoy estamos reunidos, para rendir homenaje a uno de los poetas más olvidados”, dijo durante la revelación José Reséndiz Balderas, entonces director de la facultad, “creador del ultraísmo junto con José Luis Borges y otros poetas de gran renombre”.

El ultraísmo, agregó, representa precisamente la vanguardia que se mueve en el modernismo y sus elementos son llevados por la actividad poética de Pedro Garfias de Europa a España, fue también un poeta que dada la naturaleza de su nacimiento vivió en carne propia todos los estragos de la guerra civil española y lo supo aglutinar en su poesía que en 1941 publicara en México la editorial Minerva.

“Esperamos que esta obra lo recuerde siempre para seguir perpetuando su obra y tenerlo presente como uno de los poetas que escogió a Monterrey como su casa para sus últimos momentos.”

González Treviño inició su discurso con algunos versos del poema “Entre España y México” compuesto a bordo del barco Sinhaya en el viaje de exilio, “versos delgados como juncos pero resistentes como el acero”.

En Monterrey, Garfias legó sus poesías y enseñanzas, además de su cuerpo, su sepultura en suelo regiomontano es parte de su entidad, “nuestra institución valora enormemente la presencia de Garfias, protagonista de la legendaria Escuela de Verano de Raúl Rangel Frías y Francisco Zertuche y un autor reivindicado”.

Recordó que la Dirección de Publicaciones de la UANL publicó “Entre la prosa y el verso” dentro de la colección de Nuestros Clásicos.

Finalizó el acto, invitando a que la lectura de la poesía de Pedro Garfias se vuelva el complemento a este homenaje, para los universitarios de hoy y mañana.

Herramientas personales