Forman estudiantes curiosos de los procesos de la Tierra

De WikiNoticias UANL

3 de julio de 2009

El Dr. Juan Alonso Ramírez, en uno de los laboratorios de la Facultad de Ciencias de la Tierra, cuyo equipamiento es de primer nivel.

La Facultad de Ciencias de la Tierra de la UANL ofrece además de sus cuatro licenciaturas, la Maestría en Ciencias Geológicas y el Doctorado en Ciencias con especialidad en Geo-Ciencias. Ambos, gracias a su calidad, dentro del Padrón Nacional de Posgrados de CONACYT, lo que permite ofrecer becas a sus estudiantes para realizar trabajos en el área.

A la fecha, el posgrado de Ciencias de la Tierra cuenta con cerca de 30 alumnos que trabajan en cuatro líneas de estudio: Geodinámica, Paleontología y Estratigrafía, Geofísica Aplicada e Ingeniería Geológica; y sobre cada una de ellas se hace investigación y desarrollo de proyectos.

El Dr. Juan Alonso Ramírez Fernández, subdirector de Posgrado de la Facultad comentó que se tienen en la maestría y doctorado, estudiantes egresados no sólo de la UANL, sino también de universidades del país y de áreas afines como la Ingeniería Civil, Arquitectura, Química, Mecánica, etc.

Asimismo, hizo referencia a que, debido al momento social y económico que estamos viviendo en el país y el mundo, los intereses de los estudiantes del posgrado se han enfocado poco más hacia los estudios del petróleo, hidrocarburos y el medio ambiente.

“La Geología clásica también sigue interesando a los estudiantes, el conocimiento del medio geológico que es una base para resolver problemas de yacimientos, agua, riesgos de construcciones civiles” mencionó el Dr. Juan Alonso Ramírez.

Así, este posgrado que cuenta con seis investigadores adscritos al SNI (Sistema Nacional de Investigadores), compagina sus proyectos con dependencias gubernamentales como PEMEX, en las áreas de exploración y producción, el Servicio Sismológico Nacional, la Comisión Nacional de Agua y también con particulares de diversos ramos.

LA INVESTIGACIÓN

Además de las funciones que realiza en el posgrado de Ciencias de la Tierra, el Doctor en Ciencias Naturales, Juan Alonso Ramírez Fernández, dedica sus estudios a la Mineralogía, rocas ígneas, magmáticas, vulcanología y yacimientos:

“Tratamos de entender los procesos que llevan a la formación e historia de las rocas. Ellas son testigos, y tenemos que ‘jugar al detective’ para saber qué pasó en el pasado que las hizo formarse. Esa información nos permite entender el contexto geológico a nivel regional o de tectónica de placas”.

Por otro lado y gracias a los conocimientos sobre hidrocarburos, el personal de la Facultad tiene la capacidad para opinar sobre petróleo en México. Respecto a esta situación el Dr. Ramírez afirma que México siempre ha jugado un papel importante en los hidrocarburos, sin embargo los yacimientos importantes han disminuido su producción.

Mas también asegura que debido a la facilidad y tamaño de estos yacimientos, no se buscaron o explotaron otros. El futuro del petróleo en México depende de la búsqueda e investigación que se está realizando en el presente, especialmente en la región marina, como en el Golfo de México.

“Ahora tendremos que aplicar más tecnología, correr más riesgos en la explotación, requeriremos más recursos humanos. Pero es lo mismo que pasa con los recursos hídricos. Necesitamos prepararnos y preparar a los alumnos” comentó el Dr. Ramírez Fernández.

Además, como parte de las maravillas de esta ciencia, los procesos geológicos no paran. Lo que sucedió antes seguirá sucediendo, son procesos muy largos y que no vemos, porque casi todos están en el subsuelo.

Es por ello también que el campo laboral de los egresados de Ciencias de la Tierra es muy amplio. A la fecha están trabajando gran parte en docencia e investigación, otros con hidrocarburos, en industria, etc. Y es tal la formación de sus estudiantes que la Facultad también lleva a cabo cursos para empresas o industria y recomienda o recibe estudiantes de las mismas.

Por último, Juan Alonso Ramírez mencionó que quien desee estudiar una profesión como ésta, necesita: amor por las ciencias duras, la matemática, física, química; compromiso por el medio ambiente; mucha curiosidad y también la disposición para hacer largas caminatas, llenarse de tierra y estar bajo el sol.

Herramientas personales