Fiesta de aptitud y creación en la Facultad de Arquitectura

De WikiNoticias UANL

28 de marzo de 2006

38 estudiantes que participaron en la cuarta edición del Concurso Nacional de Diseño Industrial.

Por muchos días un grupo de jóvenes no hizo más que trazar líneas, dibujar ideas y crear. De los 38 estudiantes que participaron en la cuarta edición del Concurso Nacional de Diseño Industrial (CONEDI), Jesús Alan Torres Ramírez representa a la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) entre los finalistas que pasarán a la segunda etapa del CONEDI.

Situado frente a su proyecto, este estudiante del octavo semestre de la Facultad de Arquitectura (FARQ) nos muestra los conceptos creativos que maneja en la propuesta.

Trabajé el diseño del escritorio con ideas básicas, formas rectas, tradicionales, que dieran un entorno limpio. Me basé en pantallas de gráficos, con sistemas de guardado por la parte posterior, con el propósito de hacer ver un ambiente gráfico, con los lugares de guardar ubicados sutilmente, valoré el espacio, y que se contara con un sitio agradable para trabajar.

Las diversas tecnologías y métodos utilizados antiguamente para la manipulación y transmisión de comunicación visual intencionada, han ido modificando sucesivamente los conceptos de diseño. ¿Cómo valoras el nivel de los trabajos concursantes en esta primera etapa del CONEDI?

A pesar de que estuvimos un poco presionados por el tiempo y por los nervios ante un concurso de esta magnitud, vi mucho potencial, manejo de programas diversos por parte de los participantes. Y además una excelente apreciación estética de la utilidad de formas y espacios.

Si tuvieras que resumir las principales características de tu diseño…

Prevaleció en esta creación el uso del vidrio, lámpara de base transversal, módulos agradables, fácil fabricación y armado, módulo de luz, arte visual en todo el mobiliario, y sobre todo un diseño minimalista.

LO DIFÍCIL

Cada uno de los participantes prometía. La labor del jurado fue el ente delimitador, no bastaba seleccionar diseños bonitos o diferentes, era necesario compendiar estética, valor de uso, practicidad y técnica. Pero los estadounidenses Jorge Gómez Abrams, Jeffrey Nowak y Alberto Villarreal, el francés Marc Berthier y el mexicano Ezequiel Farca supieron distinguir.

Raúl Cepeda Badillo, director de la Facultad de Arquitectura y Diseño Industrial agradeció al jurado y a empresas como Vitro y la Asociación de Fabricantes Muebleros de Nuevo León (AFM) por el aporte al concurso y destacó la importancia del diseño como recurso modelador de la cultura material en el mundo, la cual a su vez incide en la calidad del medio ambiente y en la vida de la humanidad.

Y por su parte Jorge Palau Blanco, representante de la AFM consideró que el agradecimiento era de ellos hacia la Universidad.

“Aquí se ha dado rienda suelta al ingenio y la imaginación –manifestó Palau. “La convivencia de ideas, métodos y tendencias también fue un aporte para cada uno de los participantes, logrando tener una visión integrada y perspectivas diferentes. Estamos muy complacidos de que la Universidad promueva eventos que contribuyen a la buena salud de nuestra industria.”

Con el fin de la primera etapa del Concurso, inició el XIV Simposio de Diseño Industrial en la propia facultad. Y mientras los asistentes a cada evento echan a andar su arte y aprenden de cada encuentro, es válido ofrecer un ¡enhorabuena! por estas fiestas de aptitudes y creación.


Herramientas personales