Experto del Banco Mundial habla sobre la universidad de rango global

De WikiNoticias UANL

1 de noviembre de 2010

El coordinador de Educación Superior para el Banco Mundial, Jamil Salmi, mencionó en la UANL los desafíos de transitar hacia una institución de calidad internacional.

Con una pequeña historia Jamil Salmi ilustró el empuje que puede tener una universidad para su entorno. El coordinador de Educación Superior para el Banco Mundial contó cómo décadas atrás un fabricante de pulpa de madera para la producción de papel –preocupado por el futuro de su industria en una pequeña comunidad finlandesa–, planteó a las autoridades la necesidad de crear una universidad. Se creó así la Universidad de Oulu y la citada empresa tiene hoy presencia en todo el mundo: Nokia.

Profesores, autoridades y alumnos de la UANL escucharon atentos la conferencia “El desafío de las universidades de rango mundial” del economista marroquí Jamil Salmi, el viernes 29 de octubre de 2010 en las instalaciones de la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías”.

El autor de la estrategia para la educación superior del Banco Mundial "Construcción de Sociedades del Conocimiento: Nuevos Desafíos para la Educación Superior", relató que el principal medidor para una universidad de rango mundial es tener egresados de alto nivel en el mercado laboral, investigación de punta y transferencia de conocimientos y tecnología.

“Para lograr esto en primer lugar se necesita una concentración de talentos: una buena universidad requiere de buenos profesores, académicos, investigadores, ser selectiva de buenos alumnos, estudiosos y tener un buen equilibrio entre estudiantes de pregrado y posgrado”.

Informó que en las universidades top de Estados Unidos (Harvard, Stanford, Berkeley) el 60 por ciento de sus estudiantes son de posgrado, en Inglaterra el 40 por ciento y en Tokio el 45 por ciento.

El experto insistió en la necesidad de alcanzar dimensiones internacionales, reclutar profesores con gran experiencia, contar con estudiantes y profesores de otras partes del mundo que aporten nuevas ideas, que la investigación tenga un enfoque internacional y que el diseño del currículo contenga aspectos globales.

Resaltó la urgencia de conocer idiomas extranjeros y señaló que en México solo el 27 por ciento de los investigadores publica sus trabajos en otro idioma.

Otro de los factores, según Jamil Salmi, tiene que ver con los recursos.

“Aquí hay que ver la dependencia de la contribución del Estado, tener buenos fondos de donaciones, una gran matrícula y sobre todo fondos concursables para la investigación”, dijo.

De acuerdo con el consejero de la reforma de Educación Superior en más de 60 países de Europa, Asia, África y Suramérica, la gobernabilidad favorable es otro punto decisivo en el camino.

“Las universidades de ranking mundial tienen autonomía, flexibilidad para responder a los cambios del medio ambiente y toma de decisiones en los cambios de liderazgo”.

Ejemplificó con su equipo de futbol favorito: si los jugadores del Barça durante el juego tuvieran que escuchar instrucciones del ministro de deportes o si no pudieran despedir a los jugadores que no dan resultados, no serían campeones.

Dijo que el trayecto para lograr una universidad de rango mundial incluye mejorar las instituciones existentes y crear otras nuevas desde cero, pero las instituciones de educación no operan en el vacío sino que forman parte de un ecosistema.

“En este ecosistema entran la estabilidad política, económica, un buen marco de legalidad y libertades básicas, visión para implementar reformas, recursos e incentivos, telecomunicaciones e infraestructura digital y la articulación interinstitucional (universidad-empresas-instituciones)”.

Salmi resaltó los esfuerzos de la Universidad Autónoma de Nuevo León para obtener certificaciones de calidad.

“Hay que respetar una secuencia lógica del concepto inicial al plan estratégico, de los arreglos de gobernabilidad a la ejecución, del plan académico primero a la construcción de la infraestructura física después, y ustedes lo están haciendo bien”.

Dijo que al ranking mundial no se asciende por autoproclamación o fama, “lograr la excelencia requiere tiempo, años de perseverancia, inversión, trabajo muy duro y sustentabilidad financiera a largo plazo”.

El especialista del Banco Mundial opinó que rector y colaboradores deben lograr un equipo dinámico y tener la habilidad de desarrollar juntos una visión que sea asumida por la comunidad universitaria.

“La primera vez que visité la Universidad de Beijing vi con sorpresa que en un país de mil millones de habitantes tenían solamente 16 mil estudiantes y yo admiro al señor rector de esta universidad que tiene a cargo 130 mil estudiantes: me parece un gran desafío”, dijo refiriéndose al doctor Jesús Ancer.

Advirtió que en el mundo global que vivimos es importante la movilidad estudiantil: la oportunidad de adquirir conocimientos de otras culturas y descubrir otros mundos.

El Rector Jesús Ancer agradeció a Jamil Salmi su provechosa presencia en la UANL y dijo que en los últimos años la Universidad ha hecho un esfuerzo enorme precisamente para transitar hacia esa institución de rango mundial que exige nuestro tiempo.

El doctor Jamil Salmi es miembro del Consejo de Administración del Instituto Internacional para Planeamiento Educacional, el Grupo Internacional de Expertos en Rankings, la Red Internacional de Asesores de la Fundación del Reino Unido para el Liderazgo en Educación Superior y el Comité Editorial del Periódico de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico para las Políticas y el Manejo de la Educación Superior. Su más reciente libro es "El Desafío del Establecimiento de Universidades de Primer Nivel".

Herramientas personales