Estudioso de las particularidades del habla de Monterrey

De WikiNoticias UANL

19 de febrero de 2007

El doctor Armando González Salinas ingresó al Sistema Nacional de Investigadores gracias a su estudio, reflexión y difusión del uso del subjuntivo.

Gracias a su larga trayectoria como investigador, su experiencia docente en la enseñanza del inglés como lengua extranjera, así como por su arduo y continuo esfuerzo para publicar el fruto de sus investigaciones y reflexiones le ha permitido al doctor Armando González Salinas ser el único investigador de la Facultad de Filosofía y Letras en ser aceptado por el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) en 2006.

En una cálida charla el doctor González, platica sobre su ingreso al SNI, su trabajo de investigación y los planes a futuro para su carrera profesional.

¿Cómo se dio su entrada al SNI?

Debido a que en el SNI son muy estrictos en la elección, no me fue nada fácil. Tenía que reunir ciertos requisitos, así que me dediqué a cumplirlos. Pero lo que realmente detonó mi ingreso fue el premio que ganó mi tesis doctoral. Obtuvo el Premio de Investigación en el área de Humanidades en 2004 y el reconocimiento como mejor tesis doctoral en 2003 por parte de la UANL.

¿En qué consiste su investigación doctoral?

Consiste en el uso del subjuntivo, particularmente el presente del subjuntivo. Para estudiarlo lo dividí en tres grupos sociales: analfabetos, escolaridad mínima y licenciatura terminada. Lo hice tanto en mujeres como en hombres.

Fue un estudio minucioso y detallado, realicé un análisis lingüístico predominantemente de cómo se da el uso del presente del subjuntivo: en qué texto, en qué contexto, para qué se usa, cómo se usa, cuáles son los diferentes tipos de uso que se le da.

Los resultados fueron sorprendentes. Encontré muchas formas de emplearlo. Primero pensé que iba a encontrar unas 500 o 600 muestras, porque los estudios que había visto antes, más o menos eran basados en estos datos; así que seleccioné cinco hombres y cinco mujeres de cada grupo; pero en realidad fueron 1 500 formas en 32 entrevistas.

Un trabajo que requiere mucha precisión.

Te podrás imaginar la tarea tan tediosa, y a veces también muy divertida ver dónde aparece el subjuntivo, reconocerlo, ubicarlo en sus clasificaciones. Pero esa fue la parte más original, pues busqué clasificaciones del subjuntivo que estuvieran acordes a las encontradas en las entrevistas. Las fui acomodando una por una. Fue muy exhaustivo, porque todas las formas de subjuntivo encontradas tenían que caber en una u otra clasificación. Las que no cabían, basado en lo que había encontrado, les di una nomenclatura, una salida, una forma donde cupieran. Y esto es lo que he estado presentando en foros nacionales e internacionales.

¿Dónde lo ha presentado?

Lo he presentado en Argentina y en Chile y aquí en Monterrey.

¿Ha considerado incluir investigadores adjuntos, específicamente alumnos de la Universidad en sus futuras investigaciones?

Absolutamente. Lo hice desde que inicié mis clases en el posgrado de Filosofía y Letras. Una buena opción para iniciarse en el ambiente de la investigación del inglés como segunda lengua o en su traducción, puede ser que una vez ya terminada una tesis en inglés, un grupo de alumnos hicieran un acercamiento a dicha tesis a manera de investigación, en donde vieran cómo se hizo, qué se hizo y qué se tomó en cuenta para su elaboración y que al mismo tiempo la traduzcan. Esa sería una doble manera de educar, haciendo partícipe al alumno de la investigación mientras se les enseña a traducir.

¿Qué proyectos a futuro tiene en puerta?

Uno es personal, continuar con mi investigación del uso del subjuntivo, pero con los otros tiempos verbales: el haya, el hubiera. No son tantos, como 600 o 700, más o menos; ya los tengo detectados.

Los otros están ligados con el habla de Monterrey, así como con el diccionario de términos específicos que se piensa hacer del habla de Monterrey. Este diccionario de términos buscará presentar las particularidades del habla de nuestra ciudad. Y ahí está el área de las conjunciones que es de la que me voy a encargar, en la parte sintáctica. También pretendo indagar en la fonética del habla de Monterrey, es ahí donde sí requeriré de ayuda.”

Uso del subjuntivo

En una conversación informal, por ejemplo el siguiente diálogo:

-¿Qué música te gusta más?

Pues la que sea

-¿La música ranchera o la otra?

La que me pongan.

“Pongan” y “sea” son formas del subjuntivo. Aparecen como sustantivo, como adjetivo, pero entre cada una de ellas hay como siete u ocho formas más y no cabían en ninguna clasificación de las existentes. Se entiende que al decir “qué música” hay un antecedente. Ese antecedente dice automáticamente que la función de “lo que” (de la frase del individuo que responde) más el subjuntivo, tiene una función de referente anterior que no se menciona en el texto pero que se entiende. En eso ha consistido mi investigación. Sobre éstas.

Herramientas personales