Estudios de Actuaría: primeros pasos de una generación histórica

De WikiNoticias UANL

17 de agosto de 2007

Diez jóvenes integran la primera generación de la Licenciatura en Actuaría, que a partir del semestre Agosto-Diciembre de 2007 oferta la Universidad Autónoma de Nuevo León, a través de la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas.

Todos alguna vez atravesamos periodos decisivos, determinantes de futuro. A Norberto Lerma le sucedió hace muy poco. Se terminaban sus días de preparatoria, había pensado estudiar Física o Matemáticas en la Universidad Autónoma de Nuevo León, también le interesaba la Administración de Empresas, pero no conseguía definir su vocación.

“Fue entonces que conocí los planes de estudio y el perfil de la carrera de Licenciado en Actuaría, la vi como un punto medio entre las otras aspiraciones que tenía, aparte una carrera nueva para la Universidad Autónoma de Nuevo León, por lo que encontré atracciones, retos, y dije, aquí me quedo.”

A la decisión inicial le siguió un tiempo de búsqueda y confirmación. Supo que la especialidad formaría a profesionales expertos en el manejo de riesgos en empresas e industrias, que su trabajo como actuario podría acrecentar la estabilidad de las organizaciones de negocios, que podría mediante modelos matemáticos ofrecer soluciones reductoras de riesgos y favorables al crecimiento, la competitividad, y todas estas características le permitieron visualizar un poco más en serio algunos ángulos de su futuro.

“Apenas voy por el segundo día de clases, pero ya tengo una expectativa de emprendedor, un entusiasmo, quiero esforzarme para poder ejercer a un nivel muy alto, para poder estar actuando bien en el mercado laboral, en escenarios competitivos. Me gustaría trabajar en empresas bancarias, en instituciones de seguros, pero ahora solo pienso en formarme bien. Creo que aún no estoy totalmente consciente de la responsabilidad social que adquiero con esta profesión, pero sé que es grande.”

Alfredo Alanís Durán, al frente de la carrera de matemáticas en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas, informó que han trabajado en la conformación de un programa académico eficiente que cumpla con la demanda de empresas y compañías de seguros, para la evaluación de daños, estadísticas.

“El sector empresarial e industrial del Estado necesita actuarios de formación, y a ese requerimiento está respondiendo nuestra oferta educativa. Esperamos contratar a tres maestros de Actuaría de la UNAM para reforzar el cuerpo académico de la especialidad, aunque ahora están recibiendo sólo contenidos generales de matemáticas, física y computación.”

EXPECTATIVA Y RESPONSABILIDAD

Por su parte Magaly Miguel, procedente de la prepa 12 de Cadereyta, había escuchado de esta carrera por medio de una conocida de la familia, graduada de la especialidad por la Universidad de las Américas de Puebla.

“A través de ella tuve una idea general de la carrera de Licenciado en Actuaría, aunque no tenía entendido del todo lo que era. Luego escuché que se iba a empezar a estudiar en esta universidad y que iba a tener un enfoque hacia el riesgo empresarial. Hasta ese momento yo no tenía ninguna carrera definida, solo sabía que quería estudiar algo que tuviera que ver con las ciencia exactas.”

Quizás por malas experiencias con las matemáticas durante la niñez, Magaly quedó marcada para siempre con las ciencias.

“En primaria llegué a reprobar, me daban trabajo las matemáticas, pero cuando entré a la secundaria me apliqué en ellas y poco a poco me fui dando cuenta de que le había encontrado el gusto, desde entonces cambió para siempre mi percepción sobre esta ciencia, al grado que marcó mis preferencias a la hora de decidirme por una carrera universitaria.”

Una vez tomada la decisión, la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas será su escenario habitual en los próximos nueve semestres.

“Desde ahora tengo muchas expectativas, espero que me guste, que salga preparada, con las herramientas necesarias para hacerlo bien... Sé que tendremos la gran responsabilidad de evaluar riesgos, tener que observar desde afuera los procesos empresariales, pero sabemos que los maestros nos van a ayudar a ser excelentes actuarios.”

GENERACIÓN HISTÓRICA

Anabel Esparza puso cara de reflexión ante la certeza histórica. Cuando pasen 50 años, y sea una anciana, quizás voltearán a verla y dirán, “ella pertenece a la generación pionera de estudios de Actuaría en la Universidad Autónoma de Nuevo León.”

“Creo que este hecho nos exige ser los mejores, somos pocos y nos toca enfrentar lo nuevo, pero contamos con maestros preparados, mis compañeros saben mucho, yo me considero responsable, y ya me he formado una visión alta de trabajo y de desempeño en la sociedad.”

En una Feria de Opciones Educativas a la que asistió en Cadereyta evaluaba oportunidades diversas dentro de las ciencias Físico Matemáticas.

“Me dijeron que existía Actuaría, que era sobre probabilidades estadísticas, riesgos, lo cual me interesa mucho. Siempre me ha gustado esa rama de las matemáticas y se me hizo muy atractiva esta nueva opción, así que me decidí por Actuaría.”

Procedente de la Escuela Preparatoria # 20, del Municipio de Santiago, Esparza ha iniciado su etapa de estudios superiores universitarios con un cúmulo de anhelos, curiosidades e intereses diversos. Absorber todo lo que sus maestros y compañeros le puedan enseñar, y abrir su mente a cuánto conocimiento nuevo se desdobla en esta nueva etapa de su vida.

“Estoy segura de lo que quiero, mis papás me están ayudando en todo y me dicen que adelante, que hay que ser bueno en lo que uno escoja... Y eso es lo que quiero lograr al final de mi carrera, cuando me vea trabajando en alguna empresa aseguradora, en una casa de bolsas, un banco, no sé, siendo un elemento importante en la toma de decisiones... la realidad es que tanto mis compañeros como yo debemos defender el prestigio que tendrá la primera generación de esta carrera en la Universidad Autónoma de Nuevo León.”

Esa mentalidad también acompaña a Jesús Adrián Obregón Aguilar y al resto de sus compañeros, diez en total, que conforman la generación de inicio de esta especialidad no sólo en Nuevo León sino en todo el norte y parte del centro del país.

“Sé que vamos a salir bien formados, con grandes oportunidades de trabajo, estamos ante un reto y una oportunidad, no tenemos el precedente de otros estudiantes que lleven la carrera aquí en la universidad, así que viviremos experiencias únicas.”

El Colegio Nacional de Actuarios, la Universidad Nacional Autónoma de México y otras instituciones han ayudado a encaminar la nueva posibilidad que hoy se abre para los estudiantes del norte del país. Y entidades como Banco Mercantil del Norte, Casa de Bolsa Value, Banca Afirme, Banca Santander Serfin, Seguros ING, S.A. de C. V., Grupo Maseca, entre otros, forman parte del alto número de organizaciones que están ya pendientes de esta formación.

Un nuevo capítulo en la trayectoria de grandes desafíos de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Alumnos que inician la carrera de Licenciatura en Actuaría en la Universidad Autónoma de Nuevo León:

1. David Enrique Alonso Martínez.

2. Lenin Brayan Arenas Coronado.

3. Sandy Lizet Barba Segura.

4. Sahira Berenice Cárdenas Olvera.

5. Anabel Guadalupe Esparza Aguirre.

6. Alondra García Andrade.

7. Norberto Lerma Reyes.

8. Elba Magaly Miguel Ponce.

9. Jesús Adrián Obregón Aguilar.

10. David Ramírez Delgado.

Herramientas personales