Estudiantes y profesores de la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas y de la FIME realizaron una Bobina de Tesla

De WikiNoticias UANL

11 de noviembre de 2008

El objetivo es generar energía alterna y transmitirla sin necesidad de cables

Un grupo de estudiantes y profesores de la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas (FCFM) realizó la presentación de un proyecto que nos remonta al momento en que el famoso ingeniero Nikola Tesla pensaba transmitir la energía eléctrica sin necesidad de conductores.

La llamada Bobina de Tesla es un generador electromagnético que produce altas tensiones de elevadas frecuencias (radiofrecuencias) con efectos observables como sorprendentes efluvios, coronas y arcos eléctricos. Es causa de gran interés por su espectacularidad. Un modelo de esta bobina se presentó durante la semana cultural, realizada del 6 al 12 de octubre de 2008 por el aniversario 55 de la FCFM.

“Es un circuito eléctrico resonante. Consta de una bobina principal y una bobina secundaria y de una inducción electromagnética. Esa inducción genera alto voltaje que se transmite en forma de radiofrecuencia al ambiente y puede prender una lámpara a cinco metros o más de distancia”, explicó el maestro Francisco Hernández Cabrera, parte del proyecto.

Este experimento de Tesla surgió con el fin de generar energía alterna y transmitirla sin necesidad de cables. El ingeniero había concebido una ciudad que fuera alimentada por una bobina, sin ningún cable intermediario.

Aunque esta idea no prosperó, todos los circuitos alternos que conocemos en la actualidad son la base de los experimentos y desarrollos del inventor croata fallecido en 1943. El modelo de corriente alterna de Tesla resultó ser más efectivo que el de corriente continua, concebido por Thomas Alva Edison.

“A final de cuentas la frecuencia es muy importante en la transmisión ahora de telefonía o las radiocomunicaciones o, incluso, en cualquier dispositivo de alta eficiencia, la generación y transmisión de la energía es alterna”.

En el proyecto también participaron los profesores Alejandro García, Alejandro Lara y los estudiantes Heriberto Vélez Garza, Daniel Alonso Reyes Briones y Ramón Guzmán Acosta, que cursan diferentes semestres de la licenciatura en Física, así como de la Ingeniería en Automatización de la FIME.

“Agarramos mucha práctica, que es lo que el físico debe tener, cuestión experimental -explica Heriberto Vélez-, en particular me sentí muy agraciado por el proyecto que resultó por la colaboración de todas las personas”.

Daniel Reyes, por su parte, explicó que este proyecto demuestra que el conocimiento que se adquiere no se queda solamente en una parte teórica, sino que puede establecerse en la práctica y tener un fundamento aplicado, para una visión hacia futuro.

“Generalmente vemos nuestro mundo cotidiano desde una perspectiva, pero al verlo desde un ámbito científico ves cómo mejorar las cosas, cómo estudiar los fenómenos naturales y cómo aplicarlos en beneficio de la humanidad”.

“Para una persona que está estudiando la licenciatura en Física, como un servidor, es fundamental participar en este tipo de proyectos, puesto que no todo se queda en los libros, sino que hay que aplicarlo”.

Los estudiantes destacaron que la bobina implicó un gran trabajo y una numerosa colaboración, dado el tiempo y la complejidad necesaria, así como el apoyo de la facultad.

“Nos dio la confianza, nosotros pedimos el proyecto y nos dieron la oportunidad. De nuestra parte también queremos ver de irnos encaminando hacia otras líneas. En este caso a mi me gustaría trabajar algún día con CFE (Comisión Federal de Electricidad)”, indicó Daniel Reyes.

Herramientas personales