Estancia en Francia lo vinculó a la fabricación de celdas solares orgánicas

De WikiNoticias UANL

13 de noviembre de 2009

Un proyecto de investigación sobre nuevas fuentes de energía, de la Universidad francesa de Bordeaux-1 relacionó a Jesús Cantú Valle en el diseño y fabricación de celdas solares orgánicas.

Una estancia francesa de verano integró a Jesús Cantú Valle en un proyecto multidisciplinario de investigación en celdas solares orgánicas. El entonces estudiante de noveno semestre de Física en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas de la UANL se integró a un equipo de estudiosos de la división de Electrónica Orgánica en el Laboratorio de Integración de Materiales a Sistemas (IMS) de la Universidad de Bordeaux-1.

“Trabajamos diferentes dispositivos, diodos emisores de luz, materiales orgánicos, transistores y celdas solares, yo me integré al proyecto y fue muy interesante trabajar con ingenieros electrónicos, químicos y físicos de Japón, Vietnam, Taiwán, Alemania, India, Francia, fue una buena experiencia para medir los conocimientos adquiridos en la licenciatura y aprender cosas nuevas.”

El proyecto de nuevas fuentes de energía vinculó a Cantú Valle con el área específica de energía solar, diseñando, fabricando y caracterizando celdas solares orgánicas.

“Es un dispositivo compuesto de diferentes capas, películas delgadas de distintos materiales para producir energía, antes había trabajado con materiales inorgánicos, ahora estamos trabajando materiales con compuestos de polímero y materiales orgánicos, son más amigables con el medio ambiente, es mas económico fabricar un material polímero, permite incrementar la eficiencia de estos materiales y se logra una tecnología más viable en el futuro.”

Desarrollar técnicas para producir energía en masa, de menor precio, con una visión hacia tecnologías sustentables fue el propósito del equipo, donde Jesús Cantú era el único mexicano.

“Todo se trabaja sobre un sustrato, luego va una placa metálica como cátodo, sigue un recubrimiento con un polímero conductor sobre el cual se deposita un polímero semiconductor, y luego una película de otro metal, nosotros usamos mucho el aluminio, también usamos vidrio, el electrodo es transparente y permite que entre la luz, existen los electrones libres en las capas de polímero, hacen una disociación y generan corriente eléctrica.”

Jesús habló con pasión del tema, la estancia le regaló no solo conocimientos técnicos, también enseñanzas de otras índoles.

“Es interesante saberte miembro de un grupo donde compartes diferentes opiniones, ideas, pude medir mis conocimientos y no estamos mal, eso te quita un peso de encima, un miedo, te sientes con la confianza de irte a cualquier lado, de integrarte a un grupo de trabajo, me sirvió mucho para adquirir confianza, adquirir muchos conocimientos en el área, referencias, contactos y aprender más de la vida.”

Su interés primario por la electrónica orgánica y otros temas relacionados, hizo que el profesor Francisco Cabrera encaminara al alumno con investigadores del Centro de Innovación, Investigación y Desarrollo en Ingeniería y Tecnología (CIDIIT), de ahí surgió la invitación a Francia.

“He podido dar continuidad a este tema, de hecho quiero hacer mis estudios de posgrados en el Departamento de Electrónica, relacionados con electrónica de estado sólido o dispositivos superconductores, semiconductores.

“Dentro de esta área se trabajan la mayoría de los dispositivos electrónicos, celdas solares, diodos, transistores y en base a eso se pueden hacer diferentes aplicaciones en MEMS, NEMS, DLCI, dispositivos biomédicos, una gama de variedades.”

Y con pasión inagotable, Jesús visualizó su futuro estudiando maestrías, doctorados, llevando el tema a escalas superiores de viabilidad y escribiendo historia en el mundo de la física contemporánea.

Herramientas personales