Es fundamental combinar las raíces culturales donde se desarrolla el proyecto arquitectónico

De WikiNoticias UANL

21 de octubre de 2005

Con la ponencia del peruano Jorge Marsino Prado inició el décimo cuarto Simposio Internacional de Arquitectura en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Con la ponencia del peruano Jorge Marsino Prado inició el décimo cuarto Simposio Internacional de Arquitectura en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Marsino invitó a los cerca de 600 estudiantes de distintas universidades locales y del país a involucrar los sentidos y tomar en cuanta las raíces culturales de la población al momento de realizar un proyecto arquitectónico.

“Es fundamental combinar las raíces culturales de la zona donde se ubica el proyecto, porque de ahí se enriquecen los proyectos, pueden mejorar y ser mejor recibidos en la comunidad, que es a quien nos debemos como profesionales”, expresó el arquitecto avecindado en Santiago de Chile.

“Podríamos decir que la obra tendría que ser necesariamente visual, táctil, olfativa, en la medida en que hiciéramos un proyecto donde tuviéramos un camino de piedra, que al caminar pudiéramos sentir el sonido o una alfombra de paja, eso tiene que ser parte de la arquitectura”, agregó el entonces socio director de Consultores Moreno Arquitectos en Santiago de Chile.

El conferencista inaugural presentó detalladamente a los estudiantes seis proyectos realizados por su firma desde el 2002: La Biblioteca Universitaria de la Universidad de Parapacá, la Universidad Central de Chile en la ciudad de Santiago.

Así como la construcción de la Universidad de las Américas, el Colegio Alicante del Rosal, un colegio para la Alianza Francesa en Santiago de Chile y un diseño de la ‘Torre Bicentenaria’ que no se construyó, pero con el que obtuvieron el tercer lugar de 170 propuestas.

“Creo que hoy en día vivimos un gran estímulo visual de imágenes y proyectos diversos, es importante que (los futuros arquitectos) logren controlar los proyectos a través de una idea, un pensamiento, un concepto”, dijo el expositor ante cientos de estudiantes reunidos en la Sala Polivalente de la Facultad de Arquitectura de la UANL.

“Para lograr fijar el proyecto y que los proyectos no sean tan cualquier cosa, cada instante nosotros estamos haciendo proyectos que tienen una raíz conceptual común, donde la idea y el concepto son fundamentales para el proyecto”, sentenció Marsino Prado.

Durante la apertura del evento estuvo el entonces director de la Facultad de Arquitectura, Raúl Cepeda Badillo, quien al final de la ponencia entregó un reconocimiento a Jorge Marsino Prado, mientras que inauguración formal del evento estuvo a cargo del entonces secretario académico de la UANL, Ubaldo Ortiz Méndez, el miércoles 19 de octubre.

El simposio continuó hasta el jueves 20 con las conferencias de los arquitectos mexicanos Jesús Acosta Verde y Agustín Hernández, así como de la española Elena Casanovas.

Las actividades finalizaron el viernes 21 de octubre con las ponencias de Antonio Sanmartín de España, Wendell Burnette de Estados Unidos y Shuhei Endo de Japón.

Herramientas personales