Entremeses invitan a no tener miedo al teatro ni a los clásicos

De WikiNoticias UANL

6 de septiembre de 2005

A través de un género de pieza cómica corta como los entremeses cervantinos, la Secretaría de Extensión y Cultura de la UANL busca acercar a los estudiantes universitarios al teatro como parte del Programa de Apoyo a la Apreciación a las Artes.

Para conmemorar los cuatrocientos años del Quijote y como apoyo a la asignatura de Apreciación de las Artes que se imparte en facultades y el módulo siete de Artes y Humanidades de las preparatorias de la UANL, la Secretaría de Extensión y Cultura y el grupo teatral Matizesdesiete presentan los entremeses de Miguel de Cervantes Saavedra.

De los ocho entremeses se escogieron cuatro, El viejo celoso, La guarda cuidadosa, La cueva de Salamanca y Los habladores, para ser representados en las diferentes facultades y preparatorias durante el semestre agosto-diciembre 2005 dentro y fuera del área metropolitana de Monterrey.

Los entremeses cervantinos se han presentado ya en Veterinaria, Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME), Arquitectura, Ciencias Biológicas y Ciencias de la Comunicación, y durante septiembre de 2005 se presentarían en las preparatorias foráneas para cubrir todas las escuelas de Nuevo León pertenecientes a la Máxima Casa de Estudios.

El objetivo de estas jornadas es acercar a los estudiantes a las diferentes disciplinas artísticas, en este caso el teatro, por medio de un género de pieza cómica corta que destaca por la complejidad psicológica de sus personajes y la aguda sátira de las costumbres.

Al respecto Rubén González Garza, encargado de la dirección, vestuario e iluminación, comenta: “Llevarles estas obras al lugar donde estudian es facilitarles un poco el acercamiento al teatro, que no le tengan miedo, es un incentivo para que después ellos lo busquen y lo disfruten y de ese modo formar un nuevo público”.

Para llevar a cabo sus presentaciones el grupo se ha topado con diversas dificultades, pero en todos los casos el uso del ingenio y la creatividad les ha permitido sortearlos. Por un lado, no cuentan con escenografía, eso permite adaptarse a las condiciones y espacios de los diferentes lugares donde se representan, pero a la vez exige mucho más de los jóvenes y profesionales actores.

Ellos son Jenny Villarreal, Lissete Treviño, Roberto Alanís, Andrés Salas, Eddy Ríos, Esteban Ibarra, Marilú Martínez y Roberto Rodríguez.

Luego de dos meses de ensayo de los cuatro entremeses, sólo presentan dos en las giras y son los actores quienes escogen cuáles pueden ser los que más agraden al público, por lo regular Los habladores, que narra las situaciones que vive un hombre casado con la mayor habladora del mundo y La cueva de Salamanca, que en forma divertida refiere el tema de la infidelidad matrimonial.

“Aunque sea una obra de hace mucho tiempo sigue teniendo vigencia al tocar temas de actualidad como la infidelidad”, asegura Jenny Villarreal.

Roberto Rodríguez considera que la farsa agrada más al público ya que la risa atrae a la gente: “En mi personaje de Los habladores me llego a trabar, pero igual la gente se ríe y eso les gusta mucho”.

La respuesta del público universitario ha sido muy buena, en la Facultad de Música pusieron un entremés más porque el público lo empezó a pedir, “la respuesta fue muy favorable, un público muy atento”, recordó González Garza.

En Ingeniería Mecánica y Eléctrica creyeron que acudirían pocos estudiantes, “pensamos que no iba a funcionar por el texto”, menciona Roberto, pero fue grande su sorpresa al ver una multitud reunida al aire libre.

En Veterinaria algunas jóvenes aceptaron que jamás habían visto una obra de teatro y preguntaron al grupo dónde se presentaba.

Rodríguez comenta que en muchas ocasiones el público no se acerca al teatro por que desconoce las propuestas que existen, pero cuando lo hace sale complacido.

Selene Salas, estudiante de Ciencias Biológicas, opinó: “Me gustó mucho, me gustaron las actuaciones, sobre todo de la puerta, me agradó que todos estaban bien concentrados en cada personaje, que le daban énfasis a cada argumento”.

Carlos Eduardo Espinoza de la Garza, estudiante de Biotecnología Genómica, indicó: “Me gustó más Los habladores por cómo se expresaron los actores, el teatro se debe tomar más en cuenta, es un arte que no se debe perder”.

Karla González de Arquitectura comentó que un maestro la invitó, “lo que más me gustó fue la creatividad, que no necesitaran tanta escenografía”.

Por eso la actriz Jenny Villarreal invita a los estudiantes a que asistan a estas jornadas, a que “no le tengan miedo a los clásicos”.

“Esperamos que la gente se quede con ganas de seguir viendo teatro”, finalizó Marilú Martínez.

Herramientas personales