Entregan el premio Literatura Joven Universitaria 2010

De WikiNoticias UANL

22 de septiembre de 2010

Ricardo Ovalle García resultó el gran ganador de este certamen al obtener los tres lugares de la categoría de poesía y un acumulado de 18 mil pesos.

El certamen Literatura Joven Universitaria llegó a una edición más, con la participación de 112 trabajos de diferentes Preparatorias y Facultades, 42 en la categoría de poesía y 72 en el caso de cuento.

En el 2010 destacó un resultado sorpresivo, ya que el joven Ricardo Ovalle García resultó ganador de los tres lugares en la categoría de poesía, con lo cual se llevó un acumulado de 18 mil pesos.

Los jurados en esta edición fueron Nervinson Machado, Gerson Gómez y Ángel Sánchez Borges, quienes otorgaron, además, tres menciones honoríficas en la categoría de cuento y dos en la de poesía.

RICARDO OVALLE GARCÍA (Poesía).

Facultad de Filosofía y Letras / Letras Mexicanas.

1er lugar – Grandes tracks fáciles de olvidar.

2do lugar – Todos los poemas que no se quieren leer.

3er lugar – Brevísima introducción a la nostalgia.

Ricardo nunca se imaginó, al inscribir tres trabajos en la convocatoria, que los tres serían del agrado del jurado y se llevaría los tres lugares. Ya en anteriores ediciones había conseguido menciones honoríficas.

“No digo que sea un orgullo, porque puede ser circunstancial todo, los jueces, el gusto que tengan ellos. Pero me siento bien por el premio”.

Del primer poemario, Grandes tracks fáciles de olvidar, menciona que es una poesía muy conversacional. “La poesía retórica y filosófica no me gusta mucho. No me gusta que la gente acabe de leer algo mío y se aburra, que piense que es algo sin sentido lo que escribo”.

Dice sentirse sorprendido que estos textos hayan ganado el primer lugar, mientras que el segundo, “Todos los poemas que no se quieren leer”, deja de lado las referencias a la cultura pop. Finalmente, “Brevísima introducción a la nostalgia” se trata de poemas brevísimos y aforismos, de una línea o dos.

Según Ricardo es más lector de narradores que de poesía, destacando entre sus gustos Guillermo Fadanelli (de quien sacó uno de sus seudónimos, “Rock Hudson”), aunque reconoce a Leticia Herrera como una de sus poetas preferidas.

JOSÉ MARÍA CANTÚ SERNA (Cuento).

Facultad de Filosofía y Letras / Letras Mexicanas.

1er. lugar – TX-3300295.

El título de este cuento, que bien podría sugerir algún texto futurista o de ciencia ficción, no es más que la etiqueta de código de barras de una pieza de sartén, que sirve de pretexto a José María para ofrecer una historia muy cinematográfica, en torno a la problemática laboral mexicana.

“Una vez escuché a alguien que dijo que hay que escribir de lo que conoces, y como de chico me tocó jalar en una nave industrial, en una maquila de cajas y en una empresa de recursos humanos, quería hacer un cuento completamente cotidiano”, dice.

“Quería que el texto reflejara las cosas que he visto. Quise tratar de poner los dos polos: la señora de clase media alta más preocupada por tener su camioneta nueva. Y por otro lado, un chavito sin nada qué perder, que lo único que quiere es conseguir un trabajillo y salir de jodido, pero que por desgracia en el proceso pierde un brazo”.

Chema Cantú ya había conseguido un tercer lugar en el certamen hace algunos años, con un cuento que, a decir de él, sólo tenía la intención de hacer reír. Sin embargo, con este procuró tocar un tema con mayor compromiso social.

“Mi intención era esa, denunciar de alguna forma que la jugada no es pareja ahorita, que hay gente que va a quedar en la miseria, o lisiada, mientras otra gente está luchando por obtener una camioneta con la que alimentarían a un regimiento”.

MELODY LIZETH CORTÉS GONZÁLEZ (Cuento).

Facultad de Ciencias de la Comunicación / Comunicación (Publicidad).

2do. lugar - El precio de la libertad.

A decir de Melody, la única ganadora que no pertenece a la Facultad de Filosofía y Letras, el segundo lugar del certamen es un gran logro, que comprueba que no es necesario estar en el entorno de las letras para poder escribir.

“El cuento nació a raíz de una vivencia personal, de alguien allegado, de lo que padece una persona con esquizofrenia. El cuento está ubicado en el siglo XVIII, es lo que viven dos hermanas, una que cuida a la que tiene el padecimiento. Y cómo muchas veces al tener un padecimiento se recurre a salidas extremas, en este caso el cansancio de tener que pasar tantos años cuidando a una persona”, comenta.

Melody ya había participado en el certamen cuando estaba en la preparatoria, pero es hasta la facultad que se sintió más preparada y logró este reconocimiento, que la motiva a seguir.

“La verdad yo sí quiero vivir de las Letras, toda mi vida había estado orientado hacia allá, y todo mundo pensaba que iba para Filosofía y Letras. Pero, en cierta forma, por mi carácter introvertido, quise meterme a una carrera que desarrollara esa parte mía. La carrera de Comunicación me representó un reto”.

ALFREDO IVÁN MATA NOYOLA (Cuento).

Facultad de Filosofía y Letras / Letras Mexicanas.

3er. lugar – No creo en el destino.

Bajo el rulfiano seudónimo de “Pedro Páramo”, Alfredo Iván consiguió el tercer lugar de la categoría de cuento con “No creo en el destino”, un texto que, a decir del autor, escribió una noche antes del cierre de la convocatoria.

“Es un cuento en segunda persona, algo que ya traía en la cabeza desde hace tiempo. Pero me tocó un semestre muy pesado y no había tenido tiempo de escribir. Vi la convocatoria y una noche antes del cierre me senté a escribirlo. Es la primera vez que participo”.

El joven reconoce que es una sorpresa muy grata este reconocimiento, y que su gran narrador es el argentino Jorge Luis Borges, aunque también menciona a José Emilio Pacheco, García Márquez y Julio Cortázar.

“Una vez escuché a la maestra Coral Aguirre decir que el cuento debe ser tanto fondo como forma, que no se deben separar ambos. Debe tener un compromiso muy grande con el arte y con lo que uno quiere decir”, explica.

Herramientas personales