Entregan Premio Nacional Alfonso Reyes 2005

De WikiNoticias UANL

26 de mayo de 2006

Víctor Barrera Enderle recibió el premio del XVII Certamen Nacional Alfonso Reyes 2005.

Víctor Barrera Enderle recibió el premio en efectivo por 80 mil pesos como ganador del XVII Certamen Nacional Alfonso Reyes 2005 con su estudio De la amistad literaria (Ensayos sobre la genealogía de una amistad: Alfonso Reyes-Pedro Henríquez Ureña 1906-1914).

Este trabajo, que presentó bajo el seudónimo “Lysis”, fue electo como ganador por el jurado integrado por Pedro Ángel Paolu García, Jorge Edmundo Esquinca Azcárate y José Javier Villarreal Álvarez-Tostado; certificó la identidad del ganador Javier García Garza, notario suplente de la Notaria No. 89.

Este Certamen Nacional Alfonso Reyes 2005 es convocado por el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el Ayuntamiento de Monterrey y la Universidad Autónoma de Nuevo León.

El acto tuvo lugar el 25 de mayo en la Biblioteca Universitaria "Raúl Rangel Frías", y estuvo presidido por Romeo Flores Caballero, Presidente de Conarte, y Rogelio Villarreal Elizondo, Secretario de Extensión y Cultura de la UANL.

HOMENAJE A LA AMISTAD

Víctor Barrera Enderle (Monterrey, 1972) se convirtió en el segundo regiomontano en ganar Certamen Nacional Alfonso Reyes (Hugo Valdés a principios de los noventas lo obtuvo con el ensayo sobre Sergio Pitol), convocado anualmente para ensayos sobre literatura, particularmente sobre la obra alfonsina.

En su trabajo, el Director de la Revista Armas y Letras de la UANL, presenta una amistad literaria que funciona como una forma de conocimiento alternativo; como un diálogo crítico fundamental en su proceso de formación como sujetos modernos.

El resultado final será impresionante: Reyes realizará el intento latinoamericano más grande, de crear una teoría literaria (El Deslinde, 1944), y Henríquez Ureña iniciará la historiografía literaria de corte crítico (Las corrientes literarias de la América hispana, 1946).

Los dos son hoy figuras indispensables para la literatura latinoamericana, a través de ellos, Barrera Enderle celebra la amistad literaria, la cual se ha manifestado en algunos casos: Franz Kafka y Max Brod, Borges y Bioy Casares, Roberto Bolaño y Mario Santiago, entre otros.

Aquí una breve entrevista con Víctor Barrera Enderle:

¿Sobre qué versa el ensayo que te hizo ganador del Certamen Nacional Alfonso Reyes 2005?

Sobre la amistad de Alfonso Reyes y Henríquez Ureña, cómo se conocieron, cómo empezaron a trabajar, cómo fue el vínculo que los unió, es decir, los dos compartía una vocación por la literatura y cómo fue esa vocación que los une y fortalece esa amistad. Además veo cómo esta amistad se convirtió en una formación alternativa como escritores modernos, tanto Alfonso Reyes como Henríquez Ureña deseaban ser escritores modernos en este México que iniciaba el siglo 20, sabían que el medio no era muy propicio, es decir, rechazaban la literatura mal vista, ellos quería hacer una profesión de la literatura y para eso no contaban más que con su vocación y su amistad.

En este diálogo entre amigos uno hacia de maestro del otro y viceversa, se recomendaban lecturas, se criticaban trabajos, este elemento que está sobre todo en los textos íntimos, en los epistolarios, me parecían fundamental y poco tratado por la crítica, es decir, están las obras que todos conocemos, pero también estos textos y recurrí a ellos y los comparé con sus trabajos.

Mi ensayo abarca los primeros ocho años, la formación y genealogía de esa amistad. Además este ensayo es una celebración de esa amistad que le pongo la categoría literaria, que está unida por el gusto y la crítica de la literatura.

¿Este ensayo lo hizo ex profeso para el certamen?

He trabajado desde que hice mi Maestría en Teoría Literaria a Alfonso Reyes y Henríquez Ureña, por separado y tenía material, pero siempre me había interesado el aspecto de su formación como escritores modernos, me parece que es un momento de transformación en la cultura latinoamericana, inicia la modernidad crítica en América Latina con la generación del Ateneo de la Juventud y en particularmente con Reyes y Ureña. Lo escribí el año pasado el ensayo y lo envié al certamen.

¿Cómo escritor qué te deja este ensayo?

En realidad con este ensayo quise celebrar a mis amigos, con quienes comparto el gusto por la literatura, porque la amistad literaria no tiene nada que ver con escritores, sino también con lectores, y yo me considero sobre todo un lector, y con gente que comparte ese gusto, no importando las nacionalidades ni procedencia.

¿Había pues esa doble intención en tu trabajo?

Si. Una forma de celebración a la amistad, pero una amistad sincera, que se sustente en la crítica, no solamente en el club de elogios mutuos que no sirve para nada, sino en una amistad que vaya formando parte de la alineación de los escritores, lectores y del campo literario latinoamericano.

¿Te gustaría que en un futuro se escribiera un ensayo sobre la amistad de Víctor Barrera y…?

(Risas) creo que la amistad es una forma de trascendencia y lo digo en mi ensayo, con ella buscamos trascendernos en los amigos, es decir, expresar nuestras opiniones, y por ahora se están perdiendo los registros que eran las cartas.


Herramientas personales