Entonaron cantos navideños

De WikiNoticias UANL

30 de noviembre de 2009

Con la interpretación de tradicionales villancicos y la representación escénica de la Pastorela, maestros y estudiantes de la Facultad de Filosodfía y Letras encendieron el espíritu Navideño.


La Navidad llegó a la Facultad de Filosofía y Letras, y de qué manera, pues los villancicos sonaron para dar la bienvenida a esta época del año plena de reflexión, buena voluntad y de compartir.

Los colores blanco y rojo dieron vida al escenario; representaciones y bailes acompañaron a las canciones que interpretaron, tal fue el caso del grupo del maestro Jorge Baquera, quienes cantaron y bailaron al ritmo de “Mary`s boy child” y de “Santa Claus is coming to town”.

De pronto saltaron a escena los renos de Santa, estudiantes de la maestra Lourdes Cantú quienes llevaban puestos unas astas y la nariz pintada de rojo, característica que usaron para su villancico “Run Rudolph”.

Por su parte el grupo más numeroso de alumnos de segundo semestre dirigidos por el maestro Ricardo Abundis cantaron “12 Days of Christmas” y para cerrar el grupo del maestro y presentador del evento Jesús Villarreal cantaron “Happy Christmas”.

Una muestra de música que tuvo desde renos hasta una lluvia de dulces para los asistentes fue lo que se vivió en el auditorio “Alfonso Rangel Guerra”, evento organizado el 26 de noviembre por el Colegio de Ciencias del Lenguaje.

PASTORELA

El taller de Teatro de la Facultad de Filosofía y Letras llevó a escena la Pastorela “Ni tan-tan ni muy-muy”, bajo la dirección del maestro Antonio Craviotto.

Un poco de historia: En Italia durante el siglo XVI, Torcuato Tasso dio a conocer el género teatral llamado “Fábula Pastoril”, que consistía en una pastorela o villancico escenificado. La palabra ‘pastorela’ viene del italiano pastorella, que en español significa pastorcilla.

En México, los mayas, los aztecas y muchas otras civilizaciones, hacían representaciones dramáticas de diferentes tipos: cacerías, hombres disfrazados de animales, curaciones, sacrificios, entre otras. Estas representaciones tenían un carácter religioso y se llevaban a cabo frente a los templos de sus dioses. Al observar esto, los misioneros aprovecharon estas expresiones teatrales y religiosas para evangelizarlos, suplantando poco a poco a sus ritos paganos por las pastorelas.

El inicio formal de las pastorelas, según algunos historiadores, fue en 1527 en Cuernavaca con “La comedia de los reyes”. En 1530 se escenificó “La Natividad Gozosa de nuestro Salvador” y poco a poco se comenzó a escenificar el peregrinar de José y la virgen María, al mismo tiempo, se fueron incorporando las aventuras de los pastores y las tentaciones que lograron vencer para llegar a Jesús.

En las pastorelas se ve claramente la lucha entre el bien y el mal, y son una bellísima, tierna e ingenua representación escénica de marco festivo y alegre, que refiere acontecimientos previos a la llegada de Jesús y termina con el esplendor del pesebre o la adoración de los pastores.

En la pastorela se mezclan personajes divinos y humanos, donde el destino eterno de los hombres ocupa el papel central de la trama. Los personajes centrales pueden ser Dios, la Virgen, los pastores, ángeles y demonios. Las pastorelas son jocosas y alegres, presentan al diablo ridiculizándolo y terminan siempre con su derrota: con el triunfo del bien sobre el mal.

Se trata de despertar en los oyentes los más nobles sentimientos de amor, dando una moraleja y un mensaje de tipo religioso donde se exalta la fe cristiana.

Herramientas personales