Enseñar ciencias para resolver problemas básicos del mundo

De WikiNoticias UANL

2 de febrero de 2006

Frank Blonk durante su disertación ‘Renovar la enseñanza de las ciencias’.

En 1995 menos del quince por ciento de las escuelas de Francia se practicaba algún tipo de ciencia. A diez años de la implementación del proyecto ‘A Main à la Pâte’, (Manos a la Obra), más del 70 por ciento de los maestros enseñan ciencia en el país galo.

Frank Blonk, catedrático del Colegio Franco Mexicano de Guadalajara, basó su ponencia ‘Renovar la enseñanza de las ciencias’ en el proyecto impulsado por el premio Nóbel George Charpak.

“Tenemos que entender el mundo que nos rodea, los niños van a vivir dentro de poco en un mundo cada día más lleno de técnica y es importante que tengan acceso, no al entendimiento completo, pero si por lo menos saber manejar adecuadamente este mundo. Vivir en un mundo sin entender nada, nos quita libertad”, aseguró Blonk, en el segundo día de actividades del Foro Internacional sobre Prácticas Educativas Exitosas.

‘A Main à la Pâte’, proyecto lanzado inicialmente en 344 aulas de clase está sustentado en diez principios y busca despertar la curiosidad y la actitud en los niños por resolver un problema básico del mundo en el que se desenvuelve.

“Tenemos que ayudar al niño que va a ser el ciudadano del mañana a tomar decisiones, en los retos tecnológicos del mañana como el buen manejo de la energía, la clonación; no tenemos que dejar esas grandes decisiones solamente a los científicos, todos tenemos que tomar parte de ese debate”, explicó el educador.

‘A Main à la Pâte’, fue generalizado en todo el país gracias a la participación de la Academia de las Ciencia y al Ministerio de Educación, y en el 2002 fue clave en la renovación del programa escolar en Francia.

El primer principio básico de ‘A Main à la Pâte’, se basa en la observación y la experimentación en un mundo real.

“No hablemos en una forma abstracta, tenemos que partir del entorno del niño, vamos a poner ejercicios donde el niño pueda manipular y confrontar sus ideas”, pidió Frank Blonk a los docentes que se dieron cita en el auditorio de la Biblioteca Universitaria ‘Raúl Rangel Frías’.

El segundo principio establece una argumentación guiada, “el maestro solamente organiza el debate y las reflexiones que realmente donde se construye el conocimiento”, afirmó el investigador francés.

Otros de los principios contemplan una programación de secuencia de aprendizaje, una carga horaria mínimo de dos horas por semana, que el niño lleve un registro de sus investigaciones, además de la colaboración de la familia, la participación de de científicos.

Herramientas personales